El Economista - 70 años
Versión digital

dom 17 Oct

BUE 11°C

Versión digital

dom 17 Oct

BUE 11°C

Las provincias batirán récord de déficit

04-10-2016
Compartir

A pesar de los acuerdos sellados con la Nación y del endeudamiento masivo en los mercados internacionales, las provincias se encaminan a cerrar un año con mayor déficit fiscal que el registrado en 2015, alejándose aún más de la meta de equilibrio fiscal trazada por el Gobierno para 2019. De acuerdo al proyecto de Presupuesto 2017 elaborado por el Poder Ejecutivo, el rojo fiscal agregado entre las 24 jurisdicciones pasaría de los $ 53.000 M alcanzados el año pasado (-0,9% del PIB) a $ 105.000 M (-1,3%) , una cifra récord, al menos en los últimos doce años.

“Que esto haya sucedido un año par, en el que no se registran elecciones que suelen disparar el gasto ya llama la atención. Pero si además se tiene en cuenta que este año las provincias comenzaron a recibir el reconocimiento histórico de devolución gradual de los 15 puntos de coparticipación que iban a financiar al sistema previsional estatal; y adicionalmente recobraron la posibilidad de acceder al mercado financiero internacional, llegar a un resultado negativo récord se entiende mucho menos”, evalúa un informe de NOAnomics. En efecto, según la consultora que dirige Félix Piacentini, las provincias percibirán durante este año, por esos dos conceptos, aproximadamente $ 150.000 M más que el año pasado.

¿Qué pasó, entonces? “La explicación está en la incapacidad de las provincias en contener el gasto corriente, que aumentaría al 38% para todo el año, motorizado fundamentalmente por los gastos de consumo cuyo ítem principal corresponde al gasto en personal”, sostiene Piacentini.

En un contexto de recesión y con la coparticipación avanzando por debajo de la tasa de inflación para la mayoría de las provincias como consecuencia de la menor recaudación tributaria registrada a nivel nacional, una consecuencia esperada es que los gobiernos provinciales salieran a inyectar más dinero en sus economías para morigerar la situación. Así, a contramano de lo que sucedió a nivel nacional, donde el Gobierno produjo un (moderado) recorte de los gastos, los gobernadores continuaron en la senda expansiva de los últimos años. “No hay un ajuste, ni nada por el estilo. Todo lo contrario, si los números que proyecta la Nación se dan, hay una expansión fiscal fenomenal”, advierte Piacentini en diálogo con El Economista. Sobre esos números, se referirá seguramente el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, cuando asista hoy al Congreso para brindar informe sobre los números previstos en el proyecto de Presupuesto para su área.

Asimismo, los intereses de la deuda también harán su aporte. Aunque todavía son poco significativos (reflejan apenas 2,3% del gasto corriente), desde el año pasado y por la devaluación y la suma de nueva deuda, se duplicaron, de $ 14.400 M a $ 29.700 M.

Para el año que viene, en tanto, el escenario arroja previsiones contrapuestas. Por un lado, por el acuerdo con la Nación firmado este año, las provincias recibirán $ 42.510 M entre devolución de fondos coparticipables y préstamos de la Anses. Asimismo, si la economía vuelve a crecer, verán incrementarse los fondos de su propia recaudación y los que reciben por la coparticipación federal. No obstante, como contrapartida, tendrán que afrontar mayores servicios de la deuda luego de colocaciones en mercados internacionales que sumarían US$ 7.500 M a fin de año, y será un año electoral, lo que dificultará las probabilidades de que se logre una contracción del gasto.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés