“La recuperación comenzó en el 4°T y se consolidará en 2017”

23-01-2017
Compartir

Entrevista a Hernán García, Economista jefe de Banco Galicia

Los recientes cambios en el equipo económico, opina Hernán García, economista jefe del Banco Galicia, “apuntan a formar un equipo más cohesionado” y, a la vez, “consolidan el rumbo que se inició en diciembre de 2015”. Los cambios que traerá aparejados Nicolás Dujvone, proyecta, “redundarán en menores costos financieros para el sector privado, mayor inversión y crecimiento del empleo”. En diálogo con El Economista, García también ofrece su opinión sobre el crecimiento del PIB, la tasa de inversión y la inflación.

¿Qué análisis hace de los cambios en Hacienda y Finanzas y cree que ahora hay un equipo económico más cohesionado y coordinado que el previo?

Creo que son cambios que apuntan a formar un equipo más cohesionado pero que consolidan el rumbo que se inició en diciembre de 2015. Con Dujovne tendremos mayor previsibilidad en la trayectoria del déficit fiscal y habrá una mejor sintonía con la política monetaria. Mayor transparencia, previsibilidad y consistencia macro redundarán en menores costos financieros para el sector privado, mayor inversión y crecimiento del empleo.

En la cuestión fiscal, a priori no hay cambios de objetivos y se mantiene el target de un rojo de 4,2% del PIB para el 2017. Además, se cree que no habrá un ajuste por el lado del gasto dado que se trata de un año electoral y en el cual el Gobierno se juega mucho, y una porción mayoritaria del gasto es inflexible. ¿Usted coincide o cree que, aun así, podremos ver novedades fiscales?

Creo que las elecciones de octubre condicionan el ritmo de consolidación fiscal, pero no la dirección. La recuperación de la actividad económica en 2017, los recursos provenientes del blanqueo del primer trimestre, y el ahorro vía subsidios permitirán sobrecumplir la meta oficial de 4,2% del PIB. Por otra parte, la reciente emisión de deuda muestra que el apetito por activos argentinos se mantiene sólido y esto aporta algo de margen de maniobra. Esperamos contar con metas oficiales para 2018 y 2019.

En 2016, entre los grandes sectores económicos, el único que arrancó en serio fue el agro. ¿Se sumarán más en 2017? Pienso en autos, construcción, energía?

La recuperación comenzó en el cuarto trimestre de 2016 y esperamos que se consolide durante 2017. Estimamos un crecimiento de la masa salarial (empleo y salario real) de entre 4% y 6% que sentará las bases para una expansión notable del consumo privado. Creo que la consolidación del ciclo económico previo a las elecciones podría ser una señal fuerte para los mercados y dará impulso a las inversiones. Sin dudas, el agro se plantea como un factor importante del crecimiento en 2017, aunque el rol protagónico que se creía que iba a tener se encuentra hoy en duda dada las inundaciones del último mes. Los sectores que apuntalarán el crecimiento en 2017 más allá del agro serán los vinculados a la construcción y el comercio con Brasil, dentro del cual la industria automotriz se encuentra entre los sectores destacados.

Un dato sobre el cual se habla poco es la inversión, pero es clave porque es lo que asegura la sustentabilidad del crecimiento y que éste no se agote pronto y forme el famoso serrucho que hemos visto en los últimos años. ¿Cómo está viendo la inversión y 2017 será el año de su despegue?

Sin dudas Argentina cerrará gradualmente la brecha de inversión a PIB que aún tiene en relación a otros países de la región. La consolidación del ciclo económico y político que esperamos ocurra en 2017, sumado a una reducción del costo del capital, darán a la inversión un impulso importante. El déficit de infraestructura y la necesidad de fortalecer la matriz energética del país representan una gran oportunidad. Creo que podemos esperar un crecimiento de dos dígitos del gasto en inversión en 2017.

La inflación está cediendo notablemente. Sin embargo, todavía no todos confían en que se logrará la meta del BCRA (12- 17%) en 2017. ¿Usted qué números maneja?

Sin dudas la tasa de inflación ha bajado marcadamente y el BCRA está haciendo un esfuerzo importante para orientar las expectativas dentro del rango objetivo. En 2017 la inflación dependerá en gran medida de las negociaciones paritarias y del avance del tipo de cambio primordialmente. Si bien creemos que el tipo de cambio colaborará en contener la inflación, los factores inerciales, sumado a los ajustes pendientes en tarifas, aún representan un desafío para el cumplimiento de la meta del BCRA. Estimamos en 2017 una inflación en torno al 20% anual con tendencia decreciente.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés