La recaudación en abril mostró una economía con matices

En términos interanuales, los ingresos tributarios crecieron 33,9%.

03-05-2016
Compartir

La recaudación impositiva en abril estuvo en línea con el incremento interanual de precios, según informó ayer la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip). De este modo, los ingresos fiscales muestran que la economía argentina se mantiene estancada, sin signos de recuperación todavía, aunque tampoco en una dirección fuertemente recesiva.

Los ingresos al Fisco durante abril crecieron 33,9% interanual, al pasar de $ 112.659 M en abril del año pasado a $ 150.809 M en el mismo mes de este año. De esta manera, la recaudación tributaria cerró el primer cuatrimestre del año con ingresos por $ 586.029 M, lo que implica una suba de 32% respecto del mismo período del año anterior, según precisó el titular de la Afip, Alberto Abad, durante la conferencia de prensa en la que hizo el anuncio de los resultados fiscales del mes pasado.La recaudación a través del IVA sumó $ 47.858 M contra los $ 45.859 M, lo que significa una suba de 42,5% interanual, impulsada principalmente por el ingreso por medio de los impuestos aduaneros, que subieron 78,9%. Según especialistas consultados del Iaraf y la consultora ACM, esta suba ?algunos puntos por encima de la inflación interanual?, marca que si bien la economía no logra todavía recuperarse y el consumo sigue en caída (en abril se contrajo 6,6%, según la CAME), no existe tampoco un contexto de fuerte recesión, que hubiera arrojado números de recaudación muy por debajo de la variación de precios.

Otro dato central estuvo en la recaudación por la vía del comercio exterior. En abril, según la Afip, los ingresos recaudados provinientes de los derechos de importación sumaron $ 4.608 M, 105,7% más respecto de los $ 2.240 M de abril del año pasado. Para Maximiliano Castillo, director de ACM, esto arroja dos conclusiones positivas: por un lado, muestra la apertura comercial de los últimos meses, tras el cambio de gobierno; por otro, la suba podría responder a mejores expectativas de producción a futuro, dado que la mayoría de las importaciones provinieron de empresas y exportadores que tenían impedido llevar adelante compras de maquinaria e insumos del exterior. En ese sentido, Abad aseguró que el incremento en derechos de importación estuvo “impulsado más que nada por la incorporación de Bienes de Capital, como maquinaria”.

De todos modos, Ariel Barraud, presidente del Iaraf, relativiza el dato. En primer lugar, observa, la suba se debe en parte al crecimiento en pesos de los valores importados que produjo la brusca devaluación de diciembre. En segundo lugar, los números de abril de este año se comparan con los del mismo mes del año anterior, cuando la economía estaba plenamente cerrada al exterior, por lo que cualquier suba en términos nominales tiene un impacto elevado en términos relativos.

Mientras tanto, los derechos de exportación sumaron ingresos por 37,6% más que en abril de 2015, al $ 12.787 M. “Si se toma en cuenta la tasa de devaluación interanual comparable (+62%) se observa que el comportamiento nominal estuvo muy por debajo de la misma, como resultado de las reducciones aplicadas en las alícuotas del principal producto de exportación gravado (soja y derivados), la eliminación de las mismas en el resto de los productos agroindustriales y el mal desempeño de los precios de exportación. En consecuencia, el acumulado del primer cuatrimestre arrojó un incremento nominal de sólo 28,1% respecto de igual período de 2015”, planteó la Consultora Ledesma en un informe a propósito de los datos revelados por Afip.

Por otra parte, en un contexto en el que el empleo se ha insertado en la agenda con la discusión por el nivel de despidos en el sector público y privado, los datos del sistema de seguridad social también reflejaron una economía planchada, lejos de la recuperación pero también de una fuerte contracción. Si bien es cierto que los números muestran una reducción del mercado laboral y del poder adquisitivo salarial, están lejos de ser el reflejo de una contracción extraordinaria. En ese sentido, el ministro de Finanzas Alfonso Prat-Gay, fue más optimista y celebró vía Twitter: “Fuerte aumento interanual de contribuciones patronales (42%) y aportes personales (35%) en abril. Aumentó el empleo y también los salarios”.En tanto, resaltó la fuerte caída en términos reales que registró la recaudación por el impuesto a las ganancias, que creció apenas 8,7% nominal, reflejando el costo fiscal de las modificaciones del gravamen y las devoluciones a los contribuyentes.

Con esta recaudación y un crecimiento del gasto por debajo de estos números, además, el plan fiscal del Gobierno Nacional se muestra sostenible en el tiempo, aunque tampoco arroja una contracción importante del déficit. “Es un resultado muy interesante porque se logra mientras estamos devolviéndole a los contribuyentes”, manifestó en esa línea Abad.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés