La “mano dura” de Macri, los dólares que se van y la apuesta de los inversores

La movilización de la CGT fue la gota que rebasó el vaso y el mismo Presidente pidió la cabeza de Sabor. Con un Macri envalentonado, ¿se vienen más cambios?

25-08-2017
Compartir

Por Leandro Gabin

Con las PASO definitivamente en el espejo retrovisor, el Gobierno recibe elogios desde el exterior no solo por el resultado electoral sino por la batería de reformas que ?se especula? encararía antes de octubre. Muchas de ellas ya se están anunciando por los aires de renovación política que vive Cambiemos.

La contienda electoral a nivel nacional dejó muy bien parado al oficialismo y eso le permite acelerar la reforma tributaria (que estará en el despacho de Mauricio Macri en el corto plazo para su análisis), lo más comentado, junto a los cambios en las leyes laborales, ayer en el Council of The Americas por los empresarios y los hombres de las finanzas.

Mano dura

Además, según algunas voces escuchadas en pasillos oficiales, podría haber cambios en algunas áreas de Gobierno. Se cree que el Presidente empezará a premiar ya no sólo los resultados de sus funcionarios sino su lealtad en los momentos difíciles que transitó la gestión desde fines de diciembre del 2015 hasta ahora. “Mauricio funciona como un empresario que no le tiembla la mano para echar a personalidades llevadas por él al Gobierno con tal de contentar a otro que le mostró buenos resultados. Deja armar equipos y no tiene pruritos en desplazar gente puesta por él”, explicaba un vocero del oficialismo en la sombras.

El ejemplo concreto es lo que le sucedió esta semana a Ezequiel Sabor, el viceministro de Trabajo, una figura que venía de la gestión de Macri en la Ciudad (miembro de la Fundación Pensar) pero que estaba distanciado del número uno de la cartera, Jorge Triaca.

La contienda electoral a nivel nacional dejó muy bien parado al oficialismo y eso le permite acelerar la reforma tributaria

La movilización de la CGT fue la gota que rebasó el vaso y el mismo Presidente pidió la cabeza de Sabor. “Para Macri, a pesar de la cuestión personal, los funcionarios se quedan si rinden. Si no es el caso y además no juegan para el equipo, y a pesar del aprecio que pueda tenerle, tiene las horas contadas”, afirmaba un allegado a uno de los más notables aliados a Macri e integrante de la mesa chica del PRO como Horacio Rodríguez Larreta. En base a esa teoría es que empieza a sonar (en algunos pasillos) la idea de cierto recambio. Pero los mismos que admiten esos rumores hablan de que, llegado el caso, podrían ser “mínimos porque equipo que gana no se toca”. Por ahora, sólo rumores.

Más ojos

Algunos enmarcan esta mayor proactividad presidencial a lo sucedido en el BCRA. Gustavo Lopetegui y Mario Quintana proponen a dos economistas críticos de Federico Sturzenegger en la entidad: Marina dal Poggetto y Guillermo Nielsen. La primera elegida por el ex LAN y el segundo, por el ex Farmacity.

La dupla en la Jefatura de Gabinete convenció a Macri de que era necesario ponerle un freno a la “independencia a ultranza” del BCRA en la toma de decisiones. Los dos apuntados criticaron abiertamente las ambiciosas metas de inflación de la entidad y las tasas altas. Casi como contestándoles a esa “injerencia” del Ejecutivo en Reconquista 266 es que, durante la semana, el BCRA elevó las tasas en el mercado secundario de Lebac por arriba de 27%. Asfixiante para la teoría económica que indica que a mayor costo del dinero, menos nivel de actividad. Esto es contrarrestado por Sturzenegger que les recuerda en público a los críticos que la economía está creciendo en forma sostenida y con inflación a la baja: una novedad para Argentina.

El número uno del BCRA fue más allá y destacó que la inflación en agosto será más baja que en julio cuando dio 1,7% si bien le sigue preocupando la medición “núcleo” aún más elevada de lo deseado. “Argentina crecería más si no tuviéramos estas tasas por las nubes”, retrucan desde Jefatura de Gabinete, que ahora tendrán “oídos” en el directorio de la entidad para conocer el nivel de detalle de la toma de decisiones.

Se cree que el Presidente empezará a premiar ya no sólo los resultados de sus funcionarios sino su lealtad en los momentos difíciles

Algunos creen, con razón, que la apuesta servirá de poco ya que Sturzenegger seguirá concentrando todo el poder y las decisiones. Un detalle no menor: mientras partía rumbo a Wyoming, Estados Unidos, para participar de la cumbre de banqueros mundiales que todos los años se realiza en Jackson Hole, Sturzenegger supo de los elogios que recibió por parte del FMI. El director del Departamento del Hemisferio Occidental del Fondo, Alejandro Werner, destacó el establecimiento de una “política monetaria independiente” del BCRA y “el esquema de flotación del tipo de cambio que ha sido muy exitoso en la región”. Música para sus oídos.

Te quiero verde

Mientras en el Gobierno siguen pensando cómo será la segunda etapa de campaña, se confirmó que la manía argentina por los dólares se mantiene intacta. El BCRA publicó las estadísticas con respecto a la compra de dólares y en julio, previo a las PASO, fueron un récord del año. Los ahorristas compraron U$S 3.005 millones en los bancos. Estas operaciones fueron concretadas por 983.485 clientes, máxima concurrencia observada desde enero de 2016 y que representó un incremento de 200.000 clientes respecto a lo observado el mes previo. Si se desagrega la información teniendo en cuenta el monto de las compras mensuales por cliente, se observa que casi el 50% de las compras de billetes (unos US$ 1.400 millones) fue realizado por importes de hasta US$ 10.000 mensuales por cliente. En base a la información del Central, el 96% de la cantidad de clientes que compraron billetes operaron en este rango (o sea compras por hasta US$ 10.000) resultando en una compra promedio por cliente de US$ 1.483 dentro ese grupo de ahorristas. Léase, compraron los inversores pequeños y medianos.

El BCRA publicó las estadísticas con respecto a la compra de dólares y en julio, previo a las PASO, fueron un récord del año. Los ahorristas compraron U$S 3.005 millones en los bancos. Estas operaciones fueron concretadas por 983.485 clientes, máxima concurrencia observada desde enero de 2016

Lo visto en julio es un monto récord de este año y es sólo superado, en la era Macri, por la adquisición de divisas en diciembre del año pasado cuando se llevaron US$ 3.474 millones. De hecho, la magnitud es similar a los peores momentos de compra de dólares que sufrió el kirchnerismo previo al cepo cambiario. Por ese entonces, los ahorristas compraban en torno a US$ 3.300 millones antes de que la ex presidente instaurara las inefables restricciones. La manía dolarizadora de los argentinos alcanza, en los primeros siete meses del año, un total de US$ 17.246 millones. Preocupa en el mercado financiero que en lo que va del mandato de Mauricio Macri, la compra de billetes esté lejos de haberse disipado por la “mayor confianza” de los inversores (pequeños o grandes): los ahorristas se llevaron de los bancos US$ 37.000 millones en poco más de un año y medio. Claro que el récord absoluto lo tiene el año del cepo de Cristina. En 2011 la compra de billetes alcanzó los US$ 26.000 millones.

La dupla en la Jefatura de Gabinete convenció a Macri de que era necesario ponerle un freno a la “independencia a ultranza” del BCRA en la toma de decisiones

¿Seguirá hacia adelante? Los especialistas creen que hay niveles de dolarización “piso” elevados, independientemente de lo que suceda en octubre. “Mientras se pueda seguir financiando, no habrá problemas. Pero cuando no es eternamente sostenible”, agregaba un ex director del BCRA ahora en la banca pública.

Más allá de todo

Más allá de esto, en el mercado financiero no temen a esto y volvieron las apuestas por los activos locales. El Merval en récord absoluto (23.000 puntos) y las nuevas recomendaciones de los bancos de Wall Street potencian los movimientos alcistas. Salió, por ejemplo, UBS subió su recomendación con los papeles argentinos a “comprar”. Las acciones elegidas por estos gigantes del mundo de las finanzas son Supervielle e YPF, muy similar a lo que también salieron a recomendar desde Morgan Stanley que ahora ven oportunidades en papeles locales. Claro, la confirmación de los resultados en las PASO es una virtual respuesta a lo que pedía el MSCI: el guiño de las urnas al Gobierno de Macri. Desde el fondo Greylock, por ejemplo, recomiendan además de las acciones a los cupones PIB previendo que la economía repuntará lo suficiente para volver a pagarles a los inversores.

Pero, como se dijo, los grandes jugadores esperan respuestas concretas a las reformas económicas de Cambiemos. En un paper a clientes que envió recientemente el fondo ingles Ashmore, dicen que la “Argentina se prepara para aprobar una ley de responsabilidad fiscal que rige las finanzas de los gobiernos provinciales. En virtud de la propuesta, no se permitiría que el gasto corriente de las provincias aumente más rápido que la inflación y no se permitiría que el empleo gubernamental crezca más rápido que el ritmo de crecimiento de la población”. Recuerda que la propuesta se presentará como parte del proyecto de Presupuesto 2018, pero no se votará hasta después de las elecciones legislativas del 22 de octubre. “Si no pasa, esto sería un gran problema. Argentina es uno de los grandes defaulteadores del mundo, no debido a defectos de carácter o peculiaridades culturales, sino porque la Constitución otorga a las provincias poderes excesivos en comparación con el Gobierno Central. Este defecto en la Constitución se ha permitido a las provincias pedir prestado demasiado dinero una y otra vez con el conocimiento de que eventualmente serán rescatados por el Gobierno Central, que eventualmente incumplirán en virtud de este acuerdo. En resumen, las próximas elecciones de mitad de mandato han ganado de repente mucha más importancia desde la perspectiva de los inversionistas”, alertó Ashmore.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés