“La economía arrancó a crecer y esta vez no será un amague”

24-01-2017
Compartir

Entrevista a Miguel Zielonka, Director asociado de Econviews

En diálogo con El Economista, Miguel Zielonka, director asociado de Econviews (la consultora que capitanea Miguel Kiguel), se muestra optimista con el nivel de actividad. “Los motores ya están funcionando a toda potencia”, dice. Sin embargo, argumenta que el impacto de la recuperación en la calle será menos fuerte que en anteriores ocasiones pero, eso sí, más persistente. Con la llegada de las estimaciones del nivel de actividad de diciembre ha crecido el consenso entre los economistas de que la economía “pegó” la vuelta y comenzó a crecer. ¿Tienen la misma mirada desde Econviews? Efectivamente, según nuestro diagnóstico durante el cuarto trimestre de 2016 la economía hizo piso y comenzó a crecer. Mirando por el espejo retrovisor, el rebote de actividad se hizo rogar. Mirando por el parabrisas hacia adelante, vemos cuatro ítems que van a impulsar el crecimiento en los próximos trimestres:

Obra pública y aumento a jubilados.

Recomposición del poder de compra del salario.

Menor riesgo país y mejores condiciones de acceso al crédito.

Tasa de inflación más baja reduciendo la incertidumbre.

Y ojalá se “enchufe” Brasil, que podría ser el quinto driver.

¿Hay riesgo de que sea un falso despegue como en agosto pasado o ahora será distinto?

Argentina es el país de lo posible. A priori no se puede descartar ningún escenario, pero creemos de muy baja probabilidad que esta vez se trate de un amague. La justificación para esa afirmación está en los impulsores de crecimiento que anticipamos en la respuesta anterior. Varios de esos motores ya están a toda potencia funcionando, y la recuperación del salario real se irá dando con los acuerdos en paritarias.

¿Cuándo se empezará a sentir la recuperación en el gran público?

Es una muy buena pregunta. La recesión del 2016 fue hasta ahora muy parecida a la del 2014 en cuanto a la trayectoria temporal del PIB y del consumo. Nuestra visión es que de ahora en más la evolución de PIB y consumo, comparada con la de 2014/2015, será la de un rebote con menos fuerza pero con mucha más persistencia. Esto es así porque el rebote de 2015 (año electoral) estuvo basado en estímulos transitorios mientras que la salida de la recesión esta vez viene acompañada de la remoción de desequilibrios y restricciones que tienen que impulsar la inversión a largo plazo.

El frente inflacionario parece que empeorará en el margen antes de mejorar por los ajustes tarifarias pautados para el primer trimestre. ¿Qué cifras manejan para estos meses, que además son clave para alinear expectativas de cara a las paritarias?

Dentro de los bienes y servicios regulados (que pesan 19,4% en el IPC AMBA del Indec), en el primer trimestre habrá subas en naftas (8%), medicina prepaga (6%), electricidad (36%) y peajes (entre 50% y 100%, a lo cual se suma un ajuste del 100% en los parquímetros hace pocos días). Si bien aún no hubo anuncios, también habrá aumentos en educación, agua, telefonía y transporte público (por ahora se frenó el aumento del subte). Nuestra estimación mensual de inflación para el primer trimestre es de 1,8%, 1,7% y 2% para enero, febrero y marzo, respectivamente. Para el total año, pronosticamos una inflación de 20,5%, unos puntos por encima del 17% del rango superior del programa monetario del BCRA.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés