El Economista - 70 años
Versión digital

vie 03 Feb

BUE 26°C
Versión digital

vie 03 Feb

BUE 26°C

La deuda pública en bonos creció 83,5% en 2016

Según el balance de pagos del Indec

30-03-2017
Compartir

El gran dato del balance de pagos del cuarto trimestre de 2016 fue el del incremento del endeudamiento externo, que según el Indec llegó a ser de US$ 22.048 M, es decir 13% respecto a diciembre del 2015. Si se miran sólo los datos de bonos y títulos públicos del sector público no financiero (incluido el BCRA) se ve que casi se duplicó en 2016: saltó de US$ 42.650 M a US$ 78.252 M. De su mano, las reservas crecieron US$ 13.725 M.

Cuenta corriente

La cuenta corriente dio un déficit de US$ 15.024 M. Abultadísimo, pero aun así menor en 11% al de 2015 ya que se revirtió el rojo que había dado el balance de mercancías, que en 2015 había dado un negativo de US$ 388 M y en 2016 pasó a dar US$ 4.490 M. Y la mejora de los números en mercancías fue superior al deterioro que dieron los servicios, de la mano del turismo.

La mejora en el comercio de mercancías se explicó en una caída de las importaciones propia de la recesión económica que se registró durante el año pasado. El economista del Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz (CESO), Andrés Asiain, subrayó: “Por la recesión hubo una baja de las importaciones que permitió equilibrar el balance de comercio”.

Con todo, la balanza de bienes y servicios dio un rojo de US$ 2.520 M. Si a eso se le suma la salida que se registró por las rentas de la inversión, que fue de US$ 12.551 M, y las transferencias corrientes, se llega a que las necesidades de financiamiento durante el 2016 fueron de nada menos que US$ 14.787 M.

Cuenta financiera

Por el lado de la cuenta financiera, como se dijo, los ingresos más que compensaron esas necesidades y llegaron a US$ 28.894 M, incrementándose 120% respecto a los US$ 13.152 M registrados en el año 2015.

Un capítulo importante de los datos brindados ayer por el Indec fue el pobre desempeño de la Inversión Extranjera Directa (IED), que a lo largo de todo el año llegó a apenas US$ 5.745 M. Un número no sólo de por sí muy bajo para un Gobierno que apuntó explícitamente a incrementarlas y lograr que la actividad crezca con ella como impulso. Sino además muy bajo respecto al US$ 11.759 M que se dio en 2011, aunque ese dato para muchos es algo mentiroso.

Al respecto, el director de la consultora DNI, Marcelo Elizondo, aclaró: “El dato de 2015 de IED era mentira. Los US$ 11.000 M demostraban que las empresas no podían mandar sus utilidades afuera e invertían de manera forzada. En el 2016 las empresas pudieron volver a mandar dólares y, entonces, la inversión se vino abajo”. Con todo, el número de IED sigue siendo muy bajo.

Deuda y fuga

La principal explicación del abultado ingreso por la vía financiera es entonces el endeudamiento, que se incrementó US$ 22.048 M y llegó a US$ 192.462 M. Otro dato paralelo a destacar es que la fuga dio US$ 20.311 M. En 2015 había sido mucho menor: US$ 2.547 M. Ahí también se esconde cierto ruido respecto a lo que ocurría en 2015, cuando la salida de dólares aparecía maquillada con maniobras de subfacturación de exportaciones y sobrefacturación de importaciones. Pero aun así es un número muy alto. Al respecto, Asiain reflexionó: “ Hubo un incremento muy fuerte de la fuga. Eso demuestra que gran parte del endeudamiento se usó para financiar la fuga de capitales”.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés