El Economista - 70 años
Versión digital

mie 01 Feb

BUE 25°C
Versión digital

mie 01 Feb

BUE 25°C

La demanda por bonos argentinos superó US$ 42.000 M

El apetito por la renta argentina es un activo de Caputo

28-03-2017
Compartir

El interés por adquirir bonos de emisores argentinos quedó claramente palpable en el primer trimestre del año. Tomando tan sólo las colocaciones que el Tesoro, las provincias y las empresas realizaron en el exterior, se desprende que la demanda para comprar estos títulos alcanzó los US$ 42.244 millones. Esto es, más que triplicó lo que finalmente esos emisores decidieron tomar (US$ 13.000 millones).

Los datos surgen de un paper de Research for Traders (RfT) y marca cómo aún hoy los activos locales seducen al inversor internacional. Esto no es novedad ya que los bonos argentinos pagan tasas de interés más elevadas en el mundo. El que menos pagó en términos nominales fue el Ministerio de Finanzas en su última colocación en francos suizos (400 millones) cuando pagó 3,375% por un título con vencimiento en 2020. Del otro lado del mostrador, hubo quienes debieron convalidar tasas del 10% como el caso de provincia de La Rioja, Entre Ríos se endeudó al 9% anual en dólares, y Stoneway Capital Corporation tuvo que salir al 10%. En estos tres casos tomaron dólares al 2025.

Si bien gran parte de las emisiones argentinas ya se hicieron este año, adelantándose al efecto Trump y antes de que la Fed subiera las tasas, todavía hay margen para otras emisiones. De hecho, Tierra del Fuego comienza esta semana su roadshow para colocar un bono internacional por hasta US$ 200 millones. Los bancos colocadores son UBS y Puente. También el Banco Macro incrementa programa de ONs antes de emitir peso-linked. Y se rumorea que se viene un nuevo bono internacional de Arcor, la compañía de Luis Pagani.

Debido al aluvión de colocaciones, se incrementan las críticas por el festival de deuda que está volviendo a ser protagonista. El año pasado, un 2016 de desahogo en lo financiero después del ostracismo kirchnerista y donde el Tesoro explicó gran parte de esas salidas al mercado, se hicieron en total US$ 35.520 millones. Y se pensaba que este año iba a ser mucho más modesto que el año pasado, algo que a priori, parecería que no está sucediendo. Resta que salga al mercado YPF, por ejemplo, la petrolera insignia que suele realizar unas dos emisiones por año y por montos que no bajan de los US$ 1.000 millones. Y como todavía la suba de tasas en Estados Unidos no impactó en el riesgo país, las empresas tienen margen para seguir “de shopping” por los mercados internacionales.

Desde el costado cambiario, el aluvión de dólares es una buena noticia para el Gobierno: por un lado, financia el déficit fiscal y por el otro la creciente dolarización de carteras por el tipo de cambio atrasado. En la Argentina actual, el canal comercial ya no pesa tanto como antes (si bien tiene su gran importancia) y cada vez más tiene relevancia la vía financiera. Así, los dólares “sobran” en Argentina. Pero a riesgo de que esos mismos billetes verdes que hoy ingresan por emisiones de deuda o para hacer el tan mentado carry-trade puedan decidir irse de un día para el otro.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés