El Economista - 73 años
Versión digital

vie 12 Jul

BUE 6°C

La confianza en el Gobierno fue clave

Analistas aseguran que la confianza en las nuevas reglas de juego fueron la principal causa del éxito

06 abril de 2017

Funcionarios y diversos analistas consideraron que el principal factor que incidió en la elevada adhesión al blanqueo fue la confianza de los contribuyentes en las reglas de juego planteadas por el Gobierno.

El primero que salió en punta ayer en ese sentido fue el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, que aseguró que el ingreso de los US$ 116.800 millones al blanqueo fue un éxito por el “cambio en las reglas de juego que tenemos en la Argentina”.

Según el funcionario, “el resultado muestra que los argentinos volvemos a confiar en el país” y que “emerge un nuevo sistema financiero similar al que estaba, de alrededor de 15% del PIB”.

Para el ministro, los inversores valoraron que ahora hay “una economía más estable, con menos inflación y déficit fiscal” y que el Gobierno está “haciendo la tarea, por más que eso tenga costos en el corto plazo”.

En la misma línea, el tributarista César Litvin consideró que el éxito del blanqueo se debió principalmente a que “esta gestión genera más confianza que las anteriores” y a “las señales oficiales de que la reforma tributaria futura reducirá la presión fiscal”.

Por su parte, Diego Fraga, abogado del estudio RCTZZ, también coincidió EN que “el éxito del sinceramiento se debió al cambio de los vientos políticos y económicos”.  En ese sentido, dijo que “si bien fue determinante el inminente intercambio automático de información fiscal a nivel internacional, las condiciones nacionales ayudaron mucho”. La prueba de esto, sostuvo, es que “si bien los blanqueos anteriores (del gobierno de Cristina Kirchner) fueron muy beneficiosos, los resultados entonces fueron paupérrimos”.

Otros factores

Por otra parte, los especialistas aseguraron que otro factor que incidió en la elevada adhesión fueron los intercambios de información fiscal que la AFIP firmó con varios países, que dificultan cada vez más mantener los activos ocultos.

Por la “transparencia fiscal y el intercambio de información ya no se puede jugar a las escondidas en el exterior”, aseguró Litvin. Estos acuerdos implican que se traspasarán las bases de datos de los contribuyentes sin aviso en 101 jurisdicciones, que abarcan a los principales paraísos fiscales: Suiza, Bahamas e Islas Vírgenes, entre otros.

En la presión que generó esta política de intercambios incidió principalmente el reciente acuerdo firmado con Estados Unidos, con lo que, según Litvin, “cayó el último refugio global de los activos no declarados y uno de los preferidos por los argentinos”.

Por otra parte, el tributarista dijo que también influyó  en el éxito del blanqueo que muchos bancos empezaron ponerse más estrictos y a preguntar a sus clientes de dónde provenían los fondos. Así, muchos argentinos con cuentas en bancos internacionales que no hubieran entrado al blanqueo corrían el riesgo de que la entidad les cerrara la cuenta. De hecho, a tanto llegó esto que muchas entidades les pedían la firma de un asesor tributario que certificara que los fondos estaban declarados.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés