El Economista - 70 años
Versión digital

lun 18 Oct

BUE 20°C

Versión digital

lun 18 Oct

BUE 20°C

La AFA se aleja del Estado

20-07-2016
Compartir

El desorden institucional que atraviesa la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) parece no encontrar resolución. Aunque avanzó en un punto de acuerdo. Debatido entre los dirigentes y aceptado de buena manera por el Gobierno. Aquél relacionado con los derechos sobre las transimisiones de partidos. En el anochecer del lunes, una carta dirigida al secretario general de la Nación, Fernando De Andreis -firmada por varios clubes de primera división y el ascenso- exigía romper el contrato que ata al Estado con AFA hasta el 2019, por el programa Fútbol para Todos. Entre los firmantes, aparecía el presidente de Boca, Daniel Angelici, aliado del presidente Mauricio Macri y actor importante de la iniciativa.

El contrato, firmado siete años atrás durante el primer mandato de Cristina Fernández de Kirchner, garantizaba por diez años la gratuidad de las transmisiones de fútbol de la primera y a posteriori, cuando ocurrió el descenso de River Plate, de la B Nacional. Al asumir el 10 de diciembre pasado, Macri adelantó que su intención era recortar al máximo posible los gastos del Estado en el fútbol, pero a la vez, intentar sanear las crisis de los clubes. Cuestión que ya adeltantaba un rumbo de este tipo. Más aún en un contexto crítico de la institución, con una comisión normalizadora a cargo de la conducción provisoria (a pedido de la FIFA y a cargo del presidente de Belgrano de Córdoba, Armando Pérez). Y varias cuestiones sin definir.

Carta y respuesta oficial

Clubes de primera división y de la B Nacional enviaron una carta en la que le pedían al Gobierno romper el contrato del ciclo Fútbol para Todos. Solicitaban que “las partes podamos disolver el vínculo que nos une, y a través de una licitación internacional, buscar oferentes privados interesados”. La cifra que los unía, según los clubes, resultaba “exigua y para el Estado un importante gasto”. El comunicado fue firmado por 26 de los 30 clubes de primera. Se exceptuaron al pedido, Rodolfo D´Onofrio, de River; Matías Lammens, de San Lorenzo; y los dirigentes de Arsenal y Olimpo.

“Somos totalmente conscientes de que las prioridades presupuestarias de este Gobierno están puestas en otro lado. Tenemos una situación de continuidad contractual con la AFA, pero ahora podremos evaluar, gratis no le sale a nadie”, fue la rápida respuesta de De Andreis, a cargo de las negociaciones con los clubes entre los funcionarios del Gobierno. Pero aclaró: “Queremos que se mantenga la situación actual donde no hay cobro adicional por ver un partido de fútbol”. Además, en diálogo con Radio Mitre, aseguró que este año, el último que quedaría vigente, el costo del Fútbol para Todos será de $1.800 millones.

Varios actores del mundo político respaldaron la rutpura. Por caso, el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, que ayer se reunió con Macri y días atrás felicitó la asignación de Pérez al frente de la comisión normalizadora. Se manifestó a favor de la desvinculación de los derechos de televisión y sostuvo que “esos recursos sirven para cubrir otras necesidades que tiene el país”. Entre los dirigentes kirchneristas hubo fue donde se esbozaron las primeras críticas.

Como se sabe, Angelici fue uno de los promotores de esta ruptura. Presidente de Boca y vicepresidente segundo del Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires, estuvo activo en las negociaciones. Con un éxito extra en su haber. Ayer fue designado presidente de la Liga Sudamericana de Clubes de Fútbol, la estructura que en algún momento desafió a la Conmebol.

Comisión Normalizadora

“Hay que alejarse lo más rápidamente posible de utilizar un dinero del Estado”, dijo el elegido por la FIFA para encabezar la comisión normalizadora, Armando Pérez. El presidente de Belgrano dejó, de esta manera, algunas pautas sobre hacia dónde avanzaría su conducción provisoria. Con la licitación de derechos como posible objetivo en el corto o mediano plazo. En ese sentido, Pérez también se refirió a la ya famosa Superliga, otro de las cuestiones a definir por la AFA. “Es una condición para ver si mejora lo que hoy estamos cobrando. Y no alcanza también porque se administró mal”, señaló en una entrevista con La Nación. La Superliga se disputará a partir de agosto, tras conocer varias negociaciones y un amplio respaldo final.

Lo que resta definir es al que será la autoridad de esta competencia. También la de la AFA, superada esta transición. Según trascendió, el Gobierno no tendría candidatos propios, pero sí, dos nombres a vetar: el del dirigente gremial Hugo Moyano y el de Marcelo Tinelli. Para la AFA, el pedido de FIFA es que se elija al presidente durante el 2016. El propio Pérez figura entre los candidatos. Aunque se manifestó escéptico ante un panorama que calificó como “cada vez más complejo”. “Mis ideas no son muy populares y no creo que me voten”, dijo en la misma entrevista.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés