La actividad tocó piso pero aún no se recuperó

09-01-2017
Compartir

En términos de actividad económica, una certeza parecería ser que en octubre se logró tocar el piso a la pronunciada caída que caracterizó al 2016. Eso no significa que ya estén claros, en los datos de avance, los indicios de una recuperación.

Para la consultora ACM, dirigida por Maximiliano Castillo Carrillo, “si bien con la dinámica actual de los distintos indicadores tanto de oferta como de demanda no se puede prever un repunte sustancial de la actividad agregada para el último cuarto del año 2016, lo más probable es que con la mejora observada, la actividad 'al menos' se mantenga estable en ese periodo”. Para mantenerse estable y permanecer en una caída de 2,5% del PIB en la totalidad del 2016, durante noviembre y diciembre el crecimiento tendría que ser a un ritmo de 0,3%, con base en una potencial mejora que se pudo haber registrado durante diciembre en la construcción, sector que en los primeros once meses del año mostró una caída estrepitosa, un repunte incipiente de la industria, que se estaría dejando entrever en los IPI de FIEL y Orlando Ferreres, y una moderación en la velocidad de la caída del consumo, aunque permanecería en su carácter de caída. A eso habrá que sumarle el desempeño de la agricultura.

Piso y estabilidad

La caída de la actividad en el tercer trimestre fue menor que la pensada, incluso menor que la que habían ido anticipando los EMAE. Para los EMAE la economía iba a caer 0,9% en la comparación intertrimestral desestacionalizada y finalmente la merma fue de 0,2%. En cambio, para el cuarto trimestre los indicadores no demuestran indicios tan claros de que, tras la moderación de esa caída en julio-agosto-septiembre, que se habría convertido en piso en octubre, se pueda afirmar que haya llegado el repunte que se espera para el 2017.

“Más allá de estos resultados, lo cierto es que con los diferentes indicadores aún no son tan contundentes como para prever un repunte de la economía. Los diferentes indicadores relevados para noviembre y diciembre no exhiben claramente una mejora sustancial y tuvieron más bien resultados mixtos. “, sostiene la consultora dirigida por Castillo Carrillo.

Datos mixtos

Por un lado, en noviembre la industria mostró una mejora intermensual desestacionalizada de 0,6% respecto a octubre, según el IPI de FIEL. Y la producción automotriz creció por segundo mes consecutivo en diciembre. Por otro, la construcción en noviembre tuvo un pésimo -4% en la comparación intermensual desestacionalizada, según el Índice Construya. Con todo, algunos indicios, como el crecimiento de 1,4% interanual en los despachos de cemento, parecierían indicar que en diciembre podría haber una mejora.

Por el lado de la demanda, el consumo, si bien sigue mostrando importantes caídas, éstas parecen cada vez de menor importancia. Las ventas minoristas medidas por CAME, por ejemplo, cayeron 8,5% en noviembre y sólo 5,4% en diciembre. Algo similar ocurrió con las ventas de autos, que había caído 12,6% en noviembre y 3,3% en diciembre. También en ese sentido se movió la inversión, ya que a la potencial mejora de la construcción en diciembre se sumaría que la producción de bienes de capital pasó de una caída de 5,8% en el tercer trimestre a una de 3,2% en el cuarto mientras que su importación creció 10,8% en noviembre.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés