El Economista - 70 años
Versión digital

lun 25 Oct

BUE 29°C

Versión digital

lun 25 Oct

BUE 29°C

Expectativas más moderadas

El Relevamiento de Expectativas de Mercado del BCRA mostró que las previsiones de los especialistas se deterioraron levemente con respecto a junio.

03-08-2016
Compartir

por Mariano Cúparo Ortiz

Por segundo mes consecutivo, el BCRA realizó el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM), una encuesta que la autoridad monetaria realiza a 57 especialistas en temas económicos, de consultoras, centros de investigación y entidades financieras, tanto nacionales como extranjeros, para determinar cuáles son las expectativas de mediano y corto plazos en cuanto al índice de inflación esperado, la tasa de política monetaria, el tipo de cambio nominal, el nivel de actividad económica y el resultado primario del sector público no financiero.

Los resultados presentan pequeñas divergencias con lo que eran las optimistas expectativas que tenían los especialistas en junio: tanto en el índice de inflación esperado, como en el nivel de actividad, la tasa de las Lebac y el resultado fiscal primario, las esperanzas se deterioraron levemente.

Como se sabe, las expectativas en economía son parte fundamental de la toma de decisiones. Sin ir muy lejos, el BCRA suele definir su tasa de política monetaria de acuerdo con las expectativas. No hay muchas dudas: el mercado mira estos números que el propio mercado genera. Las principales conclusiones que arrojó el informe son las siguientes:

Inflación

En cuanto al IPC GBA esperado en promedio por los 57 encuestados, se descubre una divergencia con respecto a lo que había surgido en la encuesta de junio. Es decir, en julio las expectativas de inflación son levemente más altas. Para agosto se espera un IPC de 2%, lo que está apenas por encima del 1,9% que se esperaba en junio. Para septiembre se aguardaba una de 1,8%, similar al que se esperaba en junio. En octubre el promedio sostuvo que sería de 1,7% (en junio 1,6%), en noviembre de 1,6% (era 1,5%) y en diciembre una de 1,7%, similar a lo que se esperaba en junio.

Para diciembre se espera una variación interanual de 41,95 (en junio era de 40,2%). De acá al mismo mes del 2017 se espera una de 22,5%, idéntica a la que se esperaba hace un mes. Para el 2017 se espera una de 20%, un poco por encima del 19,4% de junio. Y de acá a julio del 2018 se espera una de 15,9%.

Tasa de Lebac

Acorde con las expectativas de inflación, que muestran que la velocidad de la desinflación fue menor a la esperada, las previsiones para la tasa de las Lebac también se ajustaron hacia arriba. En agosto el promedio de las opiniones de los especialistas apunta a una tasa del 29,1%, cuando en junio veían una del 27,8%. Para septiembre esperan una del 28%, por encima del 26,9% que esperaban en junio. En octubre ven una de 27%, en noviembre del 26,3% y en diciembre una de 25,6%, bastante más cercana al 25,3% que esperaban en junio.

Para julio de 2017 la expectativa es que la tasa esté al 21,6% y en diciembre de 2017 una de 19,7%, acorde con la esperanza de que la política antiinflacionaria haya logrado sostener la desinflación y poder así bajar el rendimiento de las Lebac por debajo del 20% manteniendo las tasas positivas a las que apunta.

Tipo de cambio

En cuanto al tipo de cambio nominal, las expectativas permanecen mucho más estables y, cuando hay divergencias en lo esperado con respecto a un mes atrás, es hacia la idea de que la devaluación será incluso apenas menor de lo imaginado, en una ritmo siempre estable. El ritmo de la depreciación, según esperan, será totalmente gradual y lento. Así, para agosto los especialistas esperan en promedio un tipo de cambio nominal del $ 15,3; para septiembre uno de $ 15,5, para octubre uno de $ 15,7, uno de $ 15,9 para noviembre y uno de $ 16,2 para diciembre.

En julio del 2017 ven un tipo de cambio de $ 17,7 y en diciembre uno de $ 18,7.

Nivel de actividad

Para el promedio de los 57 especialistas consultados por el REM, el nivel de actividad efectivamente caerá en el 2016 y luego se recuperará en el 2017, lo que único que cambia es la magnitud de la caída del 2016: en junio se esperaba una de 1,3% y en julio una de 1,5%. Para el 2017 la expectativa es la misma: se crecerá, según creen los especialistas en promedio, al 3,2%.

Para el tercer trimestre el pronóstico es que la caída será del 2,1% mientras que el mes pasado se esperaba que la caída de ese mismo trimestre fuera del 1,9%.

Resultado fiscal primario

En el caso del déficit fiscal, las expectativas también se deterioraron con respecto a las de junio. Pero sigue apareciendo un dato sorprendente: a pesar de que tienen expectativas peores que en junio, los encuestados siguen esperando un desempeño mejor que el proyectado por el Ministerio de Hacienda y Finanzas Públicas.

Para el 2016, el Programa Financiero del Ministerio previó un rojo de $ 358.000 M de pesos, mientras que el promedio de lo esperado por los especialistas es un déficit de $ 356.000 M. En junio las expectativas eran incluso más optimistas, con un déficit esperado para fin de año de $ 345.000 M.

Otro dato curioso es que en junio los especialistas en promedio esperaban que el resultado fiscal primario de 2017 presentara una leve mejora con respecto al 2016 (sostenían que el déficit sería $ 343.000 M) pero ahora esperan que empeore: sostienen que será de $ 372.000 M.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés