“En el segundo semestre pueda haber una leve mejora en el consumo”

Entrevista Sandra Dalinger, Gerenta de Trade de CCR.

06-05-2016
Compartir

El consumo se está contrayendo y tiene pocas posibilidades de recuperación este año. ¿Qué está pasando?

En cuanto a datos, estimamos que en abril también va a ser bastante abrupta la caída, que va a ser todavía un poco más marcada que en el mes de marzo. Algo que surgió en el estudio Pulso Social, que este año se le puso “De la racionalidad al palo”, es que hoy hay un consumidor puramente racional. Lo veníamos viendo ya el año pasado pero este año es lo que más se destaca por parte del consumidor. La realidad es que en este shock racional el consumidor ya no consume en automático. Hace un par de años el consumidor ponía piloto automático, agarraba el carrito y ponía lo que quería. Hoy pesa mucho más la exploración de otras marcas y otros productos. Cuando pretende comprar algo tal vez va con la referencia de la marca que le gusta porque el argentino tiene una tendencia a ser marquista pero en este momento analiza un poco más las alternativas que tiene, relacionadas también a lo que puede comprar y a los precios. Tiene una mayor conciencia de lo que gasta y está mucho más al ritmo de todas las ofertas que hay en las distintas cadenas de supermercados, independientemente del formato.

¿Qué pesa más hoy en la evaluación de los consumidores: la financiación o el precio?

Lo que surge hoy de las respuestas es que el plástico hoy no es un aliado. Si no tiene una promoción aplicada a través de una tarjeta de crédito, evita financiar sus compras. Tiene que aprovechar todas las promociones de las cadenas en sí mismas: un 2x1, un 4x3 o el segundo producto al 60%.

Y no tiene mayor problema en recorrer distintas bocas o volver más de una vez al mismo supermercado?

No, y de hecho viene creciendo año a año la cantidad de lugares que el consumidor recorre para hacer sus compras. Hacia el 2012, los consumidores recorrían alrededor de 3,6 lugares para hacer sus compras y ahora vemos que la gente recorre 4,76, casi cinco lugares, para hacer sus compras. Por ahí va dos veces a un mismo lugar y a uno va una sola vez. No es la cantidad de veces sino a los distintos formatos a los que va a hacer sus compras. Se les pregunta en un mes cuántos lugares recorre. Hay que pensar que la gente hoy recorre casi cinco lugares para adquirir sus productos.

Imagino que todo esto tiene que ver con la macroeconomía y con cómo le pega al bolsillo la inflación. Si empezara a revertirse esta tendencia, ¿se puede recuperar rápido el consumo?

Históricamente, el argentino cuando se acomodó económicamente volvió a las primeras marcas o a los hábitos de compra que tenía. Surge algo muy interesante del Pulso Social del año pasado y de un estudio puntual que se hizo de un shopper mayorista en 2015, tratando de entender el comportamiento del consumidor final en este tipo de formato: como se empezó a dar cuenta que el tiempo que invierte no es tanto para lo que tiene de beneficio, hoy seguiría haciendo lo mismo, esto es, no volvería a los viejos hábitos. Es mucho más bajo el porcentaje de gente que volvería a hacerlo que quienes seguirían haciendo lo mismo que ahora para quedarse con un plus en su bolsillo.

Más allá de este estudio puntual, ¿cómo ven los próximos meses a nivel de consumo?

Sin datos definitivos del mes de abril y sabiendo que va a tener una tendencia de caída un poco más abrupta de lo que fue marzo, entendemos que en este primer semestre del año va a ser lo que tiene los datos de mayor decrecimiento y más abruptos en cuanto a datos de caída. Hasta este mes estamos hablando de precios nuevos con salarios viejos, que es una verealidad porque la mayoría de los gremios ha cerrado los aumentos salariales por paritarias en forma parcial. Ahí la gente va a tener la realidad de su nuevo neto en el bolsillo y poder adquisitivo. El impacto en este caso va a ser diferente porque la gente ha sufrido no sólo el aumento en los productos en góndola sino también el impacto de los precios en el transporte públicos y en los servicios.

Es un combo que le pega todo junto en el mismo momento?

Exactamente. Esto nos indica que en el segundo semestre del año puede haber una leve mejora en el consumo, pero entendemos que no va a ser muy significativa. Creemos que el año va a terminar igualado.

¿Qué importancia le asignan los consultados a las políticas de control de precios y hay confianza en esos mecanismos?

Porque el Gobierno está intentando ahora ese camino. Esta vez ese tema no salió pero sí en otros estudios dice que a veces por ahí no termina comprando el producto con precio cuidado pero sí le sirve como referencia de precios. Al haber tantas promociones a veces se pierde cuál es el precio real del producto. Piensa que dentro de ese valor es un precio lógico.

¿Qué perspectivas tiene el consumidor promedio sobre el futuro de la economía?

Se consulta más que nada sobre lo que entiende que puede pasar en 2017 más que en 2016. El 58% de las personas cree que vamos a estar mejor/mucho mejor y peor/mucho peor, el 32%. Cuando en 2015 se preguntaba esto los resultados eran muy distintos. Hay mucho más optimismo hacia el año que viene y ve este año como un tiempo para ir acomodándose.

¿O sea que no ven que la economía hoy esté acompañando, pero sí más adelante?

En lo inmediato no. Un resumen del reclamo general de la gente es los reclamos por la inflación/ el estado de la educación, de la salud y la seguridad. La inflación fue el de más menciones y hasta hace poco era la inseguridad, que hoy está en quinto lugar. Esto hace que la gente tenga una cierta cautela.

Notas Relacionadas:

"Buscan dinamizar el consumo pero aún faltan políticas activas" (06/05/2016)

"Pienso, luego consumo" (06/05/2016)

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés