El Economista - 73 años
Versión digital

sab 20 Jul

BUE 9°C

El “rojo Ezeiza” superará los US$ 10.000 millones en 2017

En 2017, el déficit turístico será récord y, en 2018, con un dólar aún atrasado y una mejora del poder de compra del salario, se deteriorará todavía más

19 diciembre de 2017

Un informe realizado por Ecolatina y Key Market, y difundido hoy, sostiene que el saldo de la balanza del sector turismo y viajes alcanzaría un déficit récord superior a los US$ 10.000 millones en 2017. Así, se profundizará el rojo del sector que viene experimentado Argentina desde 2011 en adelante. No casualmente varios economistas sugieren, un poco sotto voce, implementar algún tipo de desincentivo para el turismo emisivo, algo que, sin embargo, difícilmente hoy ocupa la agenda del Gobierno.

“Uno de los principales motivos de este comportamiento se encuentra en la evolución del tipo de cambio real: desde fines de la década pasada, Argentina demuestra tener una fuerte tendencia a la apreciación cambiaria que se sostiene hasta el día de hoy, básicamente debido a distintos intentos de controlar la inflación mediante el anclaje del tipo de cambio nominal. Con excepción de 2014 (se registró una devaluación nominal de más del 20%) y 2016 (cuando se materializaron los efectos del salto cambiario del 40% generado a raíz de la salida del cepo en diciembre de 2015), el tipo de cambio real multilateral se ha movido siempre en dirección a la apreciación”, dicen desde Ecolatina y Key Market.

Eso, lógicamente, genera una suerte de “doble Nelson”: por un lado, Argentina se vuelve más costosa para los turistas extranjeros, desincentivando la llegada de viajeros y, por otra parte, se torna relativamente más barato para los argentinos vacacionar en el exterior, y se incrementa la salida de turistas.

Los datos

Así, durante 2017, el turismo que hacen los argentinos tanto dentro como fuera del país se ubica en terreno positivo, pero crece a un ritmo mayor el turismo internacional. En los primeros nueve meses del 2017, la cantidad de noches que se hospedaron los argentinos fuera del país aumentó 16,4% mientras que las que realizaron en algún destino de Argentina se incrementaron apenas 4,9%. Asimismo, el crecimiento de estas últimas se debe en parte a una base de comparación negativa dado que, para el mismo periodo de 2016, las pernoctaciones de residentes en el país cayeron 2,8%. Por su parte, las realizadas en el exterior aumentaron 23,9% el año pasado.

Las perspectivas

Desde el sector público se llevan a cabo distintas medidas con el objeto de proveer al sector de diversos estímulos que permitan acelerar su crecimiento en los próximos años y achicar su déficit. Con el diseño e implementación del Plan Federal de Turismo, destaca el informe, el Gobierno busca generar 300.000 puestos adicionales de trabajo en el sector para 2020, incrementar la cantidad de turistas (hasta 9 millones de extranjeros y 70 millones de residentes, lo que implica un aumento del 50% y 47%, respectivamente) y el gasto de los mismos (a alrededor de US$ 18.000 millones, incrementándose más de 70%), posicionando a Argentina como un eje clave de la región e invirtiendo US$ 800 millones en el sector. A ello se suma la devolución del IVA a turistas extranjeros por servicios de alojamiento y desayuno que entró en vigencia a comienzos de 2017.

El turismo de los argentinos tanto dentro como fuera del país se ubica en terreno positivo, pero crece a un ritmo mayor el turismo internacional

Paralelamente, se desarrolla un proceso de renovación en infraestructura que tiene como uno de sus componentes claves al transporte aéreo, buscando “conectar” el país a nivel nacional, regional y mundial. En concordancia con eso, se encuentra la reciente incorporación de nuevas líneas aéreas al mercado, como es el caso de Avianca y Andes, y la inminente llegada de aerolíneas low-cost como Norwegian y FlyBondi.

Aun así, dicen Ecolatina y Key Market, “se espera que el déficit del sector se profundice en el corto plazo”. Para 2018, el tipo de cambio real multilateral no sufriría cambios significativos, y se mantendría el atraso cambiario existente. “Ese fenómeno, sumado a un poder adquisitivo en dólares que experimentaría una leve mejora el año próximo, probablemente contribuya a la profundización del déficit de divisas por turismo que viene experimentando Argentina durante los últimos 7 años”, agregan. Quienes podría dar una mano para equilibrar un poco la balanza son los brasileños: “El respiro podría venir por el lado del ingreso de turistas brasileños, cuya economía cerrará el 2017 con un crecimiento en torno al 0,7%, recuperándose así de la recesión sufrida en 2016, y con pronósticos de crecimiento en torno del 3% para 2018”.

El informe completo:

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés