El Economista - 70 años
Versión digital

mar 04 Oct

BUE 13°C
Versión digital

mar 04 Oct

BUE 13°C

El resultado primario mejora (y el financiero empeora)

Más allá del crecimiento de los intereses, Hacienda podrá sobrecumplir su meta fiscal del 2017

22-11-2017
Compartir

 Por Mariano Cúparo Ortiz

La Secretaría de Hacienda publicó ayer los datos del resultado fiscal primario de octubre y celebró que el rojo fiscal cayera 47%, contra el mismo mes del año pasado. Lo hizo porque hubo una desaceleración del gasto, que creció muy por debajo de los ingresos (6% contra 31,8%). El acumulado del resultado primario para lo que va del año viene mostrando una mejora de 6,1% contra el año pasado. Pero el acumulado del resultado financiero empeoró 16,7%.

De esa manera, la buena noticia es que la meta fiscal de 2017 (un rojo equivalente al 4,2% del PIB) se puso más a tiro e incluso su perspectiva de sobrecumplimiento con -4%. La mala: el resultado financiero, que toma en cuenta los crecientes gastos por el pago de intereses de la deuda, creció en forma extraordinaria y en el acumulado del año compensa lo que se logró por la vía del esfuerzo en el gasto primario.

Mejora el primario

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, volvió a celebrar: “El resultado fiscal de octubre confirma que estamos avanzando hacia la solvencia fiscal. Argentina va en camino a cerrar el primer año, desde 2004, con los recursos creciendo por arriba del gasto, y donde el gasto consolidado disminuye notablemente en relación al PIB”.

La afirmación es completamente cierta, si sólo se toma el resultado primario como parámetro. En los primeros diez meses del año los ingresos crecieron 30,8% contra el mismo período del 2016, si se toman en cuenta los pesos extraordinarios que entraron por el blanqueo. En cambio, si no se los toma en cuenta, tal como lo mostró ayer la Consultora Ledesma, lo hicieron 28%. En cualquier caso, crecieron por encima del gasto primario, que subió 24,2%. Pero si a ese gasto primario se le suma el  de los intereses, que creció 78,7% en enero-octubre, la cosa cambia y da el mencionado -16,7%.

Mediante un comunicado, Hacienda destacó: “Octubre es el cuarto mes consecutivo en que los ingresos crecieron más que los gastos primarios. El crecimiento de los ingresos (32% interanual) estuvo impulsado por una mayor actividad económica. Los impuestos que siguen mostrando mayor dinamismo son Ganancias (35%), IVA (39%), aportes y contribuciones a la seguridad social (34%) y a los créditos y débitos (28%)”.

Y por el lado de los gastos, detalló: “Por el lado de los subsidios económicos, hubo una reducción del 49%, principalmente en el sector energético de 65% y transporte de 2%. El gasto de capital tuvo una caída de 28%, debido principalmente a la elevada base de comparación del año anterior.  Las Transferencias corrientes a provincias se mantuvieron constantes en términos nominales. Los gastos de funcionamiento se incrementaron sólo 4%, influidos por los gastos salariales, que lo hicieron 17,2% y los operativos, que cayeron 24,5%. En cambio, el conjunto de las prestaciones sociales, continúa teniendo incrementos en términos reales. En octubre aumentaron  34,9%, con un crecimiento del 42,2% de las jubilaciones y pensiones contributivas”.  La analista de la consultora LCG, Melisa Sala aclaró que, sin despreciar el ajuste que el Gobierno viene llevando a cabo en varias partidas, “la marcada desaceleración del gasto en octubre se explica en buena parte en una elevada base de comparación interanual, ya que en octubre de 2016 el gasto primario había crecido 51% interanual”.

Resultados mixtos

El director y socio de la Consultora Ledesma, Gabriel Caamaño Gómez, señaló que “la meta para el resultado primario está ahí cerca, pero no hay espacio para relajarse”. Y agregó que “el resultado financiero viene muy mal, compensando” esa mejora que se ve en el primario. Y mostró unos datos interesantes: el gasto primario cayó 0,5 punto del PIB en lo que va del año (cayó de 18,9% a 18,4%), idéntico al 0,5 punto que creció el gasto por intereses (subió de 1,2% a 1,7%). Es decir que el gasto total sigue siendo de un idéntico 20,1% sobre el PIB.

Y también comentó: “Si mirás el resultado financiero vas a ver que fue apenas mejor que el de 2016 para el mismo período. Pero es bastante peor que el de 2015. En cambio, si mirás el resultado primario ves que es bastante mejor que el de 2016 y casi igual al de 2015”. Y es que el resultado financiero dio un rojo de 3,7% contra el PIB en enero-octubre de 2015, uno de 4,7% en 2016 y uno de 4,6% en la actualidad. Y el primario dio 2,7% en 2015, 3,4% en 2016 y 2,5% en 2017.

También desde Ecolatina destacaron la creciente brecha entre el déficit primario y el financiero, con el primario cayendo 6% interanual y con el financiero creciendo 17%. Y lo mismo remarcaron desde LCG: “Los intereses de la deuda siguen siendo la partida del gasto con más crecimiento: 88% interanual. El 80% de lo ahorrado en subsidios se destinó al pago de intereses. En lo que va del año el ahorro en subsidios llega a cubrir apenas dos tercios del aumento de la carga de la deuda. Es el efecto colateral de una estrategia fiscal gradual (que, igualmente, no contaba con muchas alternativas)”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés