El Economista - 70 años
Versión digital

sab 16 Oct

BUE 18°C

Versión digital

sab 16 Oct

BUE 18°C

El gran objetivo debe ser mover la inversión

La seguridad jurídica está dando un viraje de 180 grados y es oportuno establecer este régimen.

01-06-2016
Compartir

por Miguel Arrigoni (*)

Ya es un anuncio oficial, si bien era un hecho, el mal llamado blanqueo o, mejor dicho, exteriorización de capitales no declarados. Hay una gran diferencia entre uno y otro: el primero es haber evadido, y ahora beneficiarse. El segundo es, aun habiendo pagado impuestos, haber escondido el dinero. ¿Por qué? Por temor, obviamente.

La administración anterior, que tuvo aciertos importantes en temas de superávit gemelos, por ejemplo, pero luego, cuando los perdiera, comenzó a presionar sobre los movimientos de divisas, obligando a empresas a traer a Argentina reservas internacionales, impedir el pago de dividendos, trabar importaciones y exportaciones, etcétera.

Y para un pueblo que ha sufrido con sus ahorros al menos tres veces en los últimos treinta años, en dramáticas circunstancias a veces, es totalmente coherente, si bien puede ser moralmente reprochable (¿lo es?), el esconder los ahorros. Algún reconocido economista dijo, hace años, “cuando vos tenés un dólar es tuyo, cuando lo metés en el sistema, es nuestro”.

Por ende, en un momento en el que la seguridad jurídica para los inversores está dando un viraje de 180 grados, es más que oportuno establecer este régimen. Porque el ingreso de dinero declarado será volcado a la productividad, al capital y a las inversiones en su inmensa mayoría.

Y capital e ingresos son trabajo, que es lo que hoy está más afectado por las medidas de sinceramiento tomadas. Aún más allá, creo que el timing es un poco tardío, pero válido aún. Si cabe una última reflexión: se debe elegir una prioridad.

Si la misma es recaudar, el ingreso será menor.Si la idea es fortalecer la inversión, las tasas deberían ser muy bajas, y lograr una masiva adhesión. Se habla de US$ 20.000 millones. Particularmente, creo que irá en proporción de la cuantía del impuesto, tanto en el movimiento puntual como en los sucesivos tributos. Pagar 1,5% hoy por capitales, cuando los bancos en el exterior cobran en cambio de pagar por depósitos, es un hecho que hay que revisar. También lo que se considera ganancia, hoy un verdadero impuesto a los Ingresos Brutos, en las que las deducciones prácticamente no existen.

Recordemos que si bien los capitales no pagarán a la entrada lo harán cuando comiencen a hacer andar más rápido la rueda de las inversiones: ese debe ser el gran objetivo.

(*) CEO de First.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés