El Gobierno sumó el compromiso de empresarios

En su pretensión de restarle argumentos al proyecto de emergencia ocupacional, Macri logró que grandes empresarios firmaran un acuerdo para que no haya despidos por tres meses.

10-05-2016
Compartir

El discurso fue breve. Como los que acostumbra el presidente Mauricio Macri. Y estuvo atravesado por muchos de los argumentos que repite por estos días. Ligados a “ponerle el hombro a una transición difícil”, a la complejidad de la herencia recibida y a su certeza de que pronto llegarán los frutos del cambio de política. “Nuestro objetivo no es conservar los empleos que tenemos, sino crear millones depuestos nuevos”, dijo el Mandatario, rodeado de sus funcionarios más relevantes y varios de los más importantes empresarios que operan en el mercado local. A ellos los comprometió a firmar un documento en el que garanticen “no reducir nuestros planteles de empleados durante al menos los próximos noventa días”. Y con ellos coincidió en los efectos perjudiciales que tendría la sanción del proyecto de emergencia ocupacional que trata la Cámara de Diputados esta semana y que ya tiene media sanción del Senado.“Hacer política no es reunirse para crear trabas, eso es volver a caer en la viveza criolla mal entendida, eso es bastardear la política”, dijo al respecto. Y agregó: “Todos tenemos que poner el hombro en esta transición difícil de sinceramiento de economía. Les pido no sólo este compromiso por noventa días, sino de transmitir esta confianza que tenemos en nuestro futuro”. Entre sus interlocutores estaban Cristino Rattazzi, de Fiat; Eduardo Elsztain, Irsa; Luis Pagani, de Arcor; Miguel Acevedo, de Aceitera General Deheza; Teddi Karagozian, de Tn Platex; Claudio Belocopit, de Swiss Medical; Luis Betnaza, de Techint; y Facundo Gómez Minujin, de JP Morgan. También fueron invitados referentes de las tres corrientes de la CGT, quienes prefirieron un perfil más bajo y mostraron puntos de vista diferentes respecto de ese compromiso empresario.

Con esta jugada, el Gobierno pretende restarle argumentos al proyecto de emergencia ocupacional. No sin admitir, de alguna manera e implícitamente, la incertidumbre en el mercado laboral y la crisis de algunos sectores. Los anuncios que se esperan para hoy y que incluyen medidas de fomento para las pymes completan el combo. Para sumarle contenido a cierto voluntarismo. Así lo adelantó luego de la intervención del Presidente, el ministro de Producción, Francisco Cabrera, en su diálogo con la prensa. Aunque no precisó cuáles serían estos incentivos y si tienen puntos de coincidencia con la propuesta planteada en su momento por el Frente Renovador. Lo que sí parece segura es la decisión de Macri de vetar de manera completa o parcial la sanción de la ley. Más allá de los costos políticos. Más allá del grado de consenso social que tenga la iniciativa.

Acuerdo

El documento firmado por los empresarios es escueto. Y, en buena medida, está redactado con la impronta que el Ejecutivo le impuso a la discusión. Por caso, menciona el concepto de “cepo al trabajo” por el que ya había transitado el ministro Jorge Triaca y tiene en su encabezado una caracterización acorde con el diagnóstico del Gobierno. “Ante el momento de cambio positivo que está viviendo la Argentina y de transición económica que genera dificultades de corto plazo en los argentinos, nosotros como empresarios, desde nuestro rol de generadores de empleo y producción, queremos comprometernos a no reducir nuestros planteles de empleados durante al menos los próximos noventa días”, arranca el texto. Para luego enumerar, a modo de compromiso y de profesión de fe, también la voluntad de “generar planes de inversión para promover más puestos de trabajo” y “trabajar junto al Gobierno Nacional y a los sindicatos en una agenda de desarrollo y de mejora de la calidad del empleo en el país, sector por sector”.

El cierre, por si hacía falta, reafirma la ponderación positiva respecto de las políticas del Ejecutivo y marca diferencias con el proyecto de la oposición. “Creemos que las medidas que está tomando el Gobierno Nacional son las adecuadas para alentar la creación de nuevos puestos de trabajo. Por el contrario, consideramos que la propuesta de ley antidespidos que tiene media sanción en el Congreso introduce un cepo al trabajo que dificulta las nuevas inversiones y generará el efecto contrario al que dicen buscar”, concluye.

Otros actores

Como se dijo, los dirigentes sindicales también fueron invitados a Casa Rosada para ponerlos al tanto del compromiso empresario. No todos los referentes, por cierto. Por caso, quedaron a fuera las dos CTA, las que manifestaron rápidamente su señal de fastidio con la situación. Pero tampoco estuvo presente el secretario general del gremio de los Camioneros y líder de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, que sí había sido convocado para la tarde de ayer. Ciertas rispideces no restañadas durante los días previos y algunos compromisos de otro tipo (en su rol de dirigente de fútbol, por ejemplo) alegados como válidos lo excusaron. Los que estuvieron fueron el líder de la CGT Alsina, Antonio Caló, el dirigente de los peones rurales Gerónimo Venegas y el gastronómico Luis Barrionuevo, entre otros.

“Pedirles a los empresarios que no despidan gente parece más bien una táctica política en función del debate que se está dando en la Cámara”, fue lo que dijo otro Moyano luego del anuncio. Facundo, esta vez, también dirigente sindical y diputado nacional por el Frente Renovador. “El Presidente, el Ejecutivo Nacional, tiene que dejar al Parlamento legislar y no embarrar la cancha con estos anuncios”, señaló por las redes sociales a pocos minutos del discurso presidencial. A su vez, Pablo, el otro Moyano camionero, advirtió que habrá “reacción de los trabajadores” si Macri llegara a vetar la ley.La participación empresaria en el encuentro se fue gestando durante el fin de semana. El ministro Cabrera había lanzado la iniciativa, de alguna manera, solicitando un compromiso más explícito de los empresarios que se oponen al proyecto de ley opositor. Y ayer por la mañana tanto la la UIA como la Sociedad Rural hicieron punta en el rechazo. Explícito y sin medias tintas. Por la tarde, llegaría la convocatoria de Macri, que varios de los empresarios más importantes del país aceptaron sin mediar dilaciones.

Lo que queda por saber es que cambia esto (si es que cambia algo) para el bloque renovador. “Queremos evitar los despidos y que esto sea acompañado por la defensa de la pequeña y mediana empresa”, volvió a repetir ayer Sergio Massa. Mientras que la entente empresaria no parece haber movido las consideraciones del FPV-PJ. El propio presidente del Justicialismo, José Luis Gioja, se mantuvo firme en su postura. “Macri pretende cambiar la fuerza de una ley por la firma de un papel”, dijo.

Notas relacionadas:

"Madanes: “La reunión se dio en un buen clima”" (10/05/2016)

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés