El Economista - 73 años
Versión digital

jue 25 Jul

BUE 14°C

El consumo de bebidas crecerá 5,6% durante 2017

Según ABECEB, esto se dará luego de la caída del 8,6% del año pasado

07 abril de 2017

Luego de un 2016 negativo, con una caída del 8,6%, el consumo de bebidas mostrará durante este año una mejora del 5,6%. El repunte, según un informe publicado hoy por ABECEB, vendrá de la mano de la recuperación del poder adquisitivo y de una oferta potenciada por una mejor performance en la producción.

Si se analiza por producto, el consumo de gaseosas crecerá el 8% en 2017 y así remontará la caída del 10,5% contabilizada el año pasado; el de cervezas tendrá un repunte del 6% y mejorará la baja del 4,8% anterior; mientras que el consumo de vino crecerá  alrededor del 3%, bastante por debajo de la merma del 8,2% del año pasado.

Entre las causas que explican el menor consumo en 2016, se destacan la reducción del poder adquisitivo, el aumento de costos y su traslado a precios, que en el caso de los vinos implicó un aumento del 132% y en el de las cervezas del 55% (en comparación con los valores de 2015).

En números, en 2016 se vendieron 64,7 millones de hectolitros contra 70,8 millones de 2015. Del total vendido en 2016, las gaseosas participaron con 37,5 millones de hectolitros, la cerveza con 17,7 millones y el vino con 9,4 millones.

Por su parte, la industria de bebidas se contrajo un 4,4% en 2016, pero actualmente revierte la tendencia. Así en abril de 2016, la producción mostraba un derrumbe del -19,3; que en julio se redujo al -10,6, en enero de este año al -4 y en febrero al -0,1 (EMI). El sector es de gran importancia para la actividad ya que explica el 6,8% del PIB y sus exportaciones en 2016 alcanzaron los US$ 1.176 millones.

En lo que hace al segmento de vinos, se estima que la cosecha de 2017 estará por debajo de los niveles históricos aunque será mejor que la de 2016, cuando se registró la peor cosecha en 56 años. Los valores esperados para la próxima se mantendrán dentro del rango de 20,17 y 22,35 millones de quintales, cuando una cosecha normal es del 25,5 millones de quintales (promedio de los últimos diez años), es decir, 21% por debajo del promedio.

El mercado interno representa cerca del 80% de las ventas de la industria y la posibilidad de recomponer la rentabilidad vía aumento de los precios internos encontró un límite en el consumo, tras la suba de precios en 2016.

A nivel externo, no hay perspectivas de una mejora en la competitividad por vía de la devaluación del peso y los productores podrían verse presionados a ceder rentabilidad para mantener sus ventas externas y su participación en el mercado local, de modo de enfrentar las mayores importaciones de vino (principalmente de Chile).

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés