El Economista - 70 años
Versión digital

sab 03 Dic

BUE 20°C
Versión digital

sab 03 Dic

BUE 20°C

El BCRA cierra el año con la tasa congelada

28-12-2016
Compartir

por Mariano Cúparo Ortíz

El BCRA permanece enfocado en su afán de alinear y disciplinar las expectativas de la sociedad en torno a la inflación esperada para el 2017. Ayer dejó nuevamente congelada la tasa de interés de política monetaria, es decir la de las Lebac a 35 días, en 24,75%, a pesar de que, tal como lo destacó en el Informe de política monetaria publicado ayer, en julio-noviembre se registró, según el IPC CABA histórico, el nivel de inflación más bajo desde el 2012 para ese indicador.

Disciplinando

Así, con las expectativas de inflación recogidas por el Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM), que realiza el propio BCRA mediante una encuesta a más de cincuenta economistas nacionales e internacionales, llegando a un IPC GBA general de 20,3% para el 2017 según el promedio de los encuestados, la autoridad monetaria volvió a dejar quieta la tasa, como lo hizo durante todo noviembre. La meta del BCRA marca un techo de 17% para el 2017.

Ese panorama de necesidad de disciplinamiento hacia la baja queda aún más delimitado si se miran las expectativas ya no de los economistas, sino de la calle, relevadas por la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT). En diciembre la Encuesta de expectativas de inflación de la UTDT, que realiza una encuesta a 1.212 personas, prevé un abultado IPC de 28,9% para 2017. Muy por encima de las metas

Expectativas duras

La relación del BCRA con las expectativas inflacionarias y las metas planteadas para el año que viene resultaron en una apasionante novela que todo analista siguió martes a martes en las licitaciones de Lebac durante el 2016. Este fue el último capítulo y el martes que viene se comenzará a mover la tasa de referencia a partir de los pases a 7 días

Esa novela mostró subas y bajas abultadas de tasa, hasta que hacia septiembre y octubre el BCRA comenzó a mantenerse firme en la postura de no realizar bajas significativas hasta que las expectativas se alineen con las metas. En noviembre, ante la negativa del REM a mostrar los resultados que se buscaban, el BCRA dejó de insistir y la bajó en dos puntos porcentuales. Ahora diciembre vuelve a mostrar un congelamiento.

La primera meta

A partir de la necesidad del Gobierno de disciplinar a esas expectativas, el Central viene destacando semana a semana los logros obtenidos en materia de desinflación. En ese aspecto, un dato muy esperado para poner a prueba la credibilidad de la autoridad monetaria en su capacidad para lograr la desinflación, es ver si conseguirá cumplir las metas pactadas para el último trimestre.

Incluso en ese aspecto el afán por contagiar expectativas llevó a que el BCRA realice un cálculo particular para lograr alcanzar esa meta, que es lograr un IPC GBA general promedio de 1,5% para los últimos tres meses. Como octubre dio, según el Indec, 2,4% y noviembre 1,6%, diciembre debería darle 0,5%, un número imposible de lograr. Entonces, para definir el IPC que tomará en cuenta en octubre, el BCRA decidió promediar agosto-septiembre-octubre, lo que le dio uno de 1,2%. De esa forma, el cálculo pretende eliminar el efecto tarifas y se beneficia del 0,2% registrado en agosto. Con noviembre en 1,6%, al Central le bastará 1,7% para lograr la meta autofijada.

La licitación

Las propuestas alcanzaron un nivel de $ 86.871 M, adjudicándose $ 86.846 M, lo que implica la renovación parcial del vencimiento que era de $ 102.931 M y una baja en el stock en circulación por $ 16.085 M, generando una expansión de la base monetaria de $ 18.586 M. Las tasas de corte se ubicaron en 24,75%, 24,57%, 24,25%, 23,75%, 23,33%y 22.97% para los plazos de 35, 49, 77, 140, 203 y 266 días, respectivamente.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés