Economías regionales, en caída

Informe de CAME alerta sobre la pérdida de rentabilidad.

09-05-2016
Compartir

Cada vez es más compleja la situación de las explotaciones agropecuarias en el país. La agenda de demandas es tan amplia que cada vez incopora en los reclamos a más sectores producticos, que no logran escapar de los efectos negativos de la coyuntura económica sobre la rentabilidad de sus negocios. La posibilidad de quiebra de muchos productores, con el consabido impacto sobre el empleo en las provincias, es una realidad difícil de soslayar.

Apretados por la suba de costos, la importante caída de la demanda, falta de acceso a financiamiento a tasas razonables, sobreoferta de algunos productos con caída de precios, fuerte presión impositiva y pérdida de competitividad para exportar, las economías regionales están en crisis. Todo esto se da en momentos que el aumento exponencial de las tarifas eléctricas y el reciente incremento de los combustibles pone a algunas producciones muy demandantes de estos insumos energéticos en una situación por demás compleja. Así lo hicieron saber más de un centenar de dirigentes agropecuarios, nucleados en la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), en representación de 80 entidades del sector agropecuario y 35 complejos agroproductivos, que en conjunto explican siete de cada diez empleos en el sector.

Algunas de las medidas que piden son:

Beneficios impositivos para las economías regionales.

Subsidios al precio del gas-oil (subió 18 veces desde 2001).

Reducir los requisitos para acceder al crédito.

Normalizar los reintegros de IVA y exportaciones.

Poner en marcha un Plan Nacional de Reparación de Rutas y Caminos, Ferrocarriles e Hidrovía.

Fomentar los seguros agrícolas para los pequeños y medianos productores.

Incrementar los topes del Monotributo Social Agropecuario.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés