“Dujovne no será el más ortodoxo, pero es mejor que Prat-Gay”

02-01-2017
Compartir

Entrevista a Javier Milei, Economista. Por Mariano Cúparo Ortiz

El siempre incisivo y ortodoxo Javier Milei conversó con El Economista acerca de lo que pasó y de lo que vendrá para la macro local. El camino al iceberg, el déficit, el endeudamiento y las malas políticas fueron los ejes de sus palabras.

¿Fue bueno el cambio de Nicolás Dujovne por Alfonso Prat-Gay?

Desde mi punto de vista, la irresponsabilidad fiscal a manos del keynesiano Prat-Gay nos estaba dejando de cara al 2017 con un déficit fiscal consolidado entre Nación, provincias, municipios y BCRA del 12% del PIB. Ese sería el segundo déficit más grande de la historia argentina al menos desde que se computa el resultado fiscal en 1961. El más grande fue el Rodrigazo, con 14%. En un contexto de tasas de Estados Unidos que van a subir, se iba camino a una crisis de cara al 2018. Me parece que el Gobierno tomó conciencia de esto y probablemente intente hacer un cambio. Al menos eso es lo que ha estado manifestando Dujovne, que no es ningún improvisado. El estaba en la Fundación Pensar y era el encargado del diseño del ajuste fiscal. Así que en principio el Gobierno ha tomado nota de la peligrosidad de lo que ha dejado Prat-Gay y su idea keynesiana de que aumentando el déficit fiscal aumenta tanto el PIB que desaparece el déficit, algo ridículo.

¿Usted cree que la designación de Dujove significa entonces que viene el ajuste?

El Gobierno tiene que tomar conciencia de que los números fiscales están muy mal. Si no toman conciencia estamos en una situación complicada. Yo creo que lo han hecho. Frente al despilfarrador que fue Prat-Gay, Dujovne es una diferencia. Aunque seguramente no va a ser un ortodoxo de la línea de José L. Espert, Diego Giacomini y la mía. Eso está claro.

¿Cómo sigue el camino del Titanic hacia el iceberg, tal como lo denominó alguna vez?

A nivel Nación, para pagar una deuda en términos de PIB cercana al 50%, dadas las tasas a las que coloca Argentina, y con la perspectiva de que podría tener una tasa de crecimiento de largo plazo de 3%, vos tendrías que tener un superávit primario de 2% del PIB a nivel nacional. Eso para poder pagar. Para el 2017 estábamos encaminados para tener un déficit primario de 6%. Quiere decir que el desequilibrio fiscal es de 8% del PIB. Pero si la tasa de interés en Estados Unidos sube, y eso implica que el riesgo país en Argentina sube, con lo cual Argentina va a tasas de interés oscilando entre el 9% y el 10%, y vos tenés que el crecimiento va a ser sólo empujado por lo que crezca la población en el mejor de los casos, en ese contexto tu desequilibrio fiscal asciende a 11% del PIB. O sea, nadie te va a financiar semejante brecha. La consecuencia sería que en algún momento el mercado no te va a prestar más, irías al FMI, que te va a sugerir que hagas el ajuste fiscal. Como no lo vas a cumplir, se te corta el financiamiento y aparece la crisis. O defaulteás o empezás a emitir. Si defaulteás la tasa de interés se te va a las nubes y te hunde la actividad económica. Si emitís vas a tener una llamarada inflacionaria y vas a tener caída de salarios reales.

¿Está descartando la posibilidad de que el año que viene se crezca tal como lo prevé la meta de Hacienda?

No se va a crecer al 3%, porque eso implica un salto de 8% o 9% del PIB entre punta y punta, cosa que

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés