Dujovne asume hoy con el mandato de cuidar el gasto

02-01-2017
Compartir

Hoy, Nicolás Dujovne asumirá como ministro de Hacienda con un mandato tan claro como complejo: cuidar el gasto público e ir reduciendo el enorme déficit fiscal de las cuentas públicas del sector público nacional. No hará mucho más. La tarea que se le ha encomendado ya es bastante difícil.

“Mi principal desafío es cuidar este Presupuesto”, dijo el viernes pasado junto a Marcos Peña y Luis Caputo, y comentó que buscará que el rojo primario sea aún menor a 4,2% del PIB, el objetivo del Presupuesto 2017, aunque no anunció ningún target nuevo. Fue una señal y un mensaje. Pero su tarea no será fácil. Nunca lo fue. Los rojos fiscales, en el pasado, se “solucionaron” von bruscas devaluaciones y licuaciones del gasto. La idea, ahora, es evitar ese desenlace. El ordenamiento de las cuentas públicas, junto a la ausencia de brotes verdes, fue el talón de Aquiles de las Macrinomics en 2016.

“Nosotros queremos bajar el déficit y queremos aumentar el gasto en infraestructura porque está devastada después de 12 años de desinversión. También queremos eliminar los impuestos distorsivos”, dijo en la conferencia de prensa. En 2016, dijo, el país redujo impuestos distorsivos por 1,7 punto del PIB. “Algo inédito”, dijo. Avanzar en los tres frentes en simultáneo no será fácil, y más aún si la economía no repunta.

Así como el modelo kirchnerista era inherentemente inflacionario, varios analistas creen que el modelo macrista es pro-gasto público. Prueba de eso es que, cada vez que negocia, abre la billetera. Así, Dujovne precisará el aporte de sus colegas del gabinete para que cambien el chip y aporten a su causa de contener el avance del gasto público.

Además del “nosotros” que usó frecuentemente Dujovne, también habló de “eficiencia” y “equidad” en el gasto público (“los recursos de la sociedad”) y evitó palabras políticamente incorrectas como “ajuste”, “reestructuración” y demás. “Vamos a empezar a mirar muy finito cómo estamos gastando”, dijo el nuevo ministro de Hacienda.

¿Privatizaciones?

En la última entrevista que El Economista le realizó a Dujovne, en julio pasado, comentaba que el déficit fiscal subiría en 2016 de 4,2% a 4,8% del PIB y que la meta de 2017 (por ese entonces era de 3,3% del PIB) era difícil de cumplir “porque Argentina está agregando 1,2 puntos del PIB de gasto previsional”. Se refería a la Reparación Histórica.

“Lo que sospecho es que el Gobierno va a vender sus participaciones accionarias en el FGS de la Anses y vender las centrales termoeléctricas de Campana y Timbúes y con eso generar ingresos vía privatizaciones por 2 puntos del PIB o más, imputarlos arriba de la línea y cumplir las metas fiscales con privatizaciones. O sea que el programa electoral del 2017, así como el de 2015 fue gastarse las reservas netas, será no bajar el déficit sin privatizaciones y poder darle un impulso fiscal a la economía sin que eso dañe la relación de Argentina con los mercados porque va a estar cumpliendo con la meta fiscal”, decía en aquel entonces. ¿Pondrá sobre la mesas esas ideas en 2017?

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés