El Economista - 70 años
Versión digital

sab 13 Ago

BUE 15°C
Versión digital

sab 13 Ago

BUE 15°C

Dólares y macro

Importaciones y exportaciones.

15-02-2012
Compartir

Ecolatina sostiene en su último informe que la proyección de exportaciones totales del Presupuesto (U$S 90.800 millones), que incluía una importante desaceleración, resulta “difícil de alcanzar”. Y agrega: “En el mejor de loscasos, el crecimiento de las ventas externas será muy bajo o nulo”. La consultora sostiene que si el nivel de las exportaciones no trepa en 2012, las importaciones tampoco deberían hacerlo pues la prioridad oficial es conservar el saldo comercial en torno de los U$S 10.000 millones, un valor que permite afrontar los pagos de deuda y las demandas ?acotadas? del sector privado sin una pérdida excesiva de reservas.

“En este marco el Gobierno reaccionó extendiendo los controles oficiales a las importaciones. Como ya mencionamos, esta estrategia no está exenta de riesgos: conflictos comerciales, incertidumbre, menor crecimiento y mayores precios”. Distintos cálculos sostienen que el 80% de las compras al exterior intervienen en el proceso productivo local y que por ese mism omotivo el impacto sobre la actividad sería significativo. La mitad de las importaciones son bienes intermedios y piezas de capital, insumos clave para la producción diaria. Por su parte, combustible y energía concentra 13% de las compras externas, y bienes de capital 20% del total importado.“Tampoco conviene restringir estos rubros ya que afectan la oferta energética y la de la economía doméstica”, sugiere Ecolatina. El restante 19% son bienes de consumo y autos, rubros que segurament etendrán mayores trabas para su ingreso. Un fuerte ajuste en este rubro no estaría exento de costos. En el corto plazo es difícil reemplazar la producción importada, por lo que habría menos bienes disponibles para consumir y, por ende, más caros.

“La extensión del recorte de las compras externas necesario para alcanzar un superávit elevado será relevante para el nivel de actividad, ya que desde 1973 las importaciones cayeronen 15 oportunidades y en todos esos años, excepto 1983, se observó una reducción del PIB”, dice Ecolatina. Por último, el impacto sobre la actividad también depende de cómo se implemente el control sobre las importaciones y la magnitud del ajuste necesario. En la medida que se evite paralizar una planta productiva por un insumo importado barato, el daño será más acotado. “En síntesis, dada la necesidad de preservar el saldo comercial, el nivel de exportaciones definirá en buena medida la dinámica de la actividad en 2012. Las recientes lluvias y las acciones de los líderes europeos son, en este marco, buenas noticias.

Asimismo, será clave que en la práctica el Ejecutivo restrinja las importaciones lo más eficientemente posible para no dañar la producción interna. Los crecientes costos sobre el nivel de actividad podrían motivar al Ejecutivo a rever las restricciones a la demanda como estrategia para sostener la caja en dólares. Si el Gobierno quiere evitar una devaluación, que recompondría el superávit de cuenta corriente pero aceleraría la inflación, deberá apuntalar la entrada de divisas por la cuenta capital mediante financiamiento externo del sector público o del privado”.

(De la edición impresa)

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés