Dólar y tarifas, claves para la suba del consumo

02-01-2017
Compartir

“Más allá de todas las complicaciones vividas durante el 2016, la economía argentina cierra el año con un halo de esperanza: el éxito del blanqueo y las señales de estabilización del nivel de actividad y de la inflación permiten ser optimistas de cara al año que comienza”, dice Ecolatina.

La ausencia de un contexto internacional favorable, implica que el impulso para que mejore la economía local tendrá que venir necesariamente del frente interno y, allí, la variable clave que puede hacer la diferencia es el consumo. “En una economía transaccional con escasa profundidad del crédito, la clave para estimular el gasto de las familias es mejorar el ingreso real de los hogares. Por ello, el Ejecutivo hará todo lo posible para que las paritarias superen la inflación en 2017”, dicen desde Ecolatina.

Sin mucha expectativa para la inversión (existe capacidad ociosa en muchos sectores productivos), el consumo deberá ser el driver económico y político. “Si el gasto de las familias no se recupera, es probable que el apoyo al Gobierno en las urnas sea acotado, complicando los últimos dos años de gestión del actual mandato presidencial”, advierten desde Ecolatina.

“En la práctica, esto implica acotar la suba de los precios regulados y el tipo de cambio para profundizar la desinflación observada en los últimos meses del 2016”. Asimismo, agregan, “el desafío de la próxima negociación salarial morigerar las subas nominales de los salarios (que se negocie en base a la inflación futura y no el 40% de este año) pero garantizando que los aumentos conseguidos superen el alza de precios”.

El escenario más probable para 2017, dice Ecolatina, es una recuperación acotada del PIB (+3,2%) con una importante desaceleración de la inflación (23%).

El maleficio del par

Más allá de las mejores perspectivas económicas planteadas para 2017, el verdadero éxito de la política económica del Gobierno se juega en los últimos años del mandato presidencial. “Recién a fines de 2018 sabremos a ciencia cierta si la economía logra romper con el maleficio de los años pares recesivos que nos afecta desde 2012”, dice Ecolatina, en referencia a la caída en los años pares (y no electorales) y las subas en los impares (y electorales).

“Pero salir del escenario de estanflación en el que estamos sumergidos no será sencillo porque el Ejecutivo sólo ha corregido parcialmente los desequilibrios macroeconómicos heredados y en un año electoral el margen para hacer ajustes de fondo es acotado. En este sentido, lograr una recuperación el año entrante es mucho más fácil que sentar las bases de un nuevo ciclo de crecimiento sostenido. Ojala que a fines de 2017 haya un balance económico positivo, y que las perspectivas para el siguiente año sean favorables”, dicen. Amén.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés