El Economista - 70 años
Versión digital

mar 28 Jun

BUE 11°C
Versión digital

mar 28 Jun

BUE 11°C

Distintas visiones sobre el rumbo de la inflación

Hoy se conocerá el IPC del Indec.

15-06-2016
Compartir

Hoy el Indec difundirá el IPC de mayo correspondiente a la CABA y el GBA y se cerrará así un capítulo muy negativo para las estadísticas del país. Junto al índice general se conocerán también los datos de los precios regulados, los estacionales y del resto que conformarían lo que se conoce como inflación núcleo. Se espera una información confiable y completa más allá de que el número final estará en línea con los que publicaron las consultoras privadas. Se abre una nueva etapa para las políticas públicas destinadas a bajar la inflación.

El Gobierno aspiraba a que la tasa de inflación bajase significativamente en el segundo semestre del año y que a partir de julio el IPC empezase con el 1 adelante.

Pero, seguramente habrá que esperar un tiempo más para que esa tasa se consolide y todavía no está clara la estrategia del Gobierno en la materia. Inicialmente la apuesta se limitó a moderar la expansión monetaria advirtiendo que es una política que opera con cierto rezago. De todas maneras, al igual que en otras terrenos, se trata de una política bien orientada pero que no produjo todos los resultados esperados.

Hay economistas como Javier González Fraga que sostienen que la inflación núcleo se desaceleró fuertemente y que pronto el IPC se ubicará en torno al 1,5% mensual, lo cual es compatible con una tasa anual de 20%, muy cercana al objetivo oficial. Otros, son menos optimistas porque consideran que hay mucha inercia inflacionaria y por lo tanto en los próximos meses el IPC tendrá el 2 adelante. Pero todos coinciden en que la tasa de inflación que se ubica en el 40% interanual bajará significativamente. Sin embargo, a la hora de determinar la magnitud de la caída, las coincidencias desparecen. En las últimas semanas ganó peso la opinión de quienes ven un descenso más lento de la tasa de inflación.

Hay economistas que advierten que en Argentina no hay experiencia en políticas de baja gradual de la inflación. A los países de la región les llevó muchos años lograr niveles de un dígito luego de un brusco descenso inicial. Otros, como Miguel Kiguel, sostienen que si la tasa de inflación se estabiliza en torno al 20% no habrá mucha presión social para reducirla porque la sociedad está acostumbrada a convivir con ella y aprendió a defenderse. Consecuentemente, el Gobierno tendrá menos margen político para imponer políticas más austeras.

Por otra parte, algunos cambios recientes en la política oficial llevarán a que la tasa de inflación baje más lentamente. Ante la evidencia de que la reactivación se estaba demorando, el Gobierno lanzó algunas medidas para alentar el consumo como el pago a los jubilados y los aumentos en la AUH.

Al mismo tiempo, como la llegada de la inversión privada se demoraba, se decidió acelerar la pública. No se vislumbraba la reactivación anunciada para el segundo semestre y el Gobierno salió a provocarla con medidas que tendrán impacto en las cuentas públicas. Eso supone más actividad económica pero un descenso más lento de la inflación. Al mismo tiempo, en estos días, además del aguinaldo, muchos trabajadores están recibiendo los aumentos salariales acordados en las paritarias. Es decir que en los próximos meses habrá cierto repunte del consumo. Que será bienvenido, pero que no es compatible con una reducción drástica e inmediata de la tasa de inflación. En ese contexto, durante el segundo semestre, el BCRA hará explícita su meta de inflación, que será un parámetro para fijar las expectativas de los agentes.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés