El Economista - 73 años
Versión digital

vie 12 Jul

BUE 9°C

Diálogos after office

El periodista dialogó con un economista de la city porteña, que también sabe, y no poco, de los entretelones de la política económica

20 julio de 2017

El periodista dialogó con un economista de la city porteña, que también sabe, y no poco, de los entretelones de la política económica.

Periodista: Empiezan a llegar los números del fin de semestre. ¿Mejor o peor que lo esperado?

Economista: Hay una mínima mejora, y no más que eso.

P: ¿Hay algún punto débil?

E: Y?el expansionismo fiscal modera protestas en el corto plazo, pero posterga y repotencia conflictos cuya resolución deviene, en general, en mayor inestabilidad macro. Pensar que sólo con correrse del populismo los inversores de riesgo iban a minimizar los riesgos jurídicos de nuestro país fue un error. Ahora, no se puede estar pensando “en el segundo semestre” todos los años?

P: ¿Para usted afecta el crecimiento, los precios y las expectativas?

E: Afectó a todo, y se perdió el año pasado. Ahora es tarde para emprender reformas estructurales conflictivas. Y con Cristina senadora, no va a ser fácil lograr consensos en el Congreso.

P: ¿Lo dice por la viabilidad o no de algunas desregulaciones necesarias?

E: También por la demorada reforma fiscal. Aun cuando (Nicolás) Dujovne se muestre conforme con su debut como ministro, el déficit fiscal total no para de crecer.

P: ¿Pasa por Hacienda la solución?

E: Obvio que no. Hay una decisión política de no bajar el gasto en serio y las primeras señales ya se vieron este mes. Crear una Dirección de Bicicletas, o algo así, sin sonrojarse, seguir aumentando la planta de contratados y, lo peor, pensar en nuevas subas de impuestos y empezar con las desmentidas. Lo de la renta financiera a los extranjeros es un gravísimo error, justo cuando uno ve que Argentina sigue sin ser atractiva. Otra falla de coordinación, ahora entre la AFIP y la CN. Y al jefe de Gabinete y al ministro de Hacienda los pasaron como alambre caído?

P: Pero el ministro anunció su suspensión.

E: Yo hubiera hecho lo mismo, pero no anunció la derogación de esa resolución de la AFIP así que cuidado?Encima, filtraron a la prensa esa idea de inventar más impuestos, ahora sobre los alimentos y bebidas que, según ciertos funcionarios y sus asesores “científicos”, no serían saludables. Más presión fiscal, justo cuando el BCRA sigue sin encontrarle la vuelta a la inflación núcleo y el consumo privado tarda en repuntar. Se metieron en temas que no dominan y nunca fueron su especialidad, ahora los quiero ver?

P: Pero la inflación bajó y la actividad subió?lo dicen las cifras.

E:  Ese es el lado bueno de la historia, si comparamos con el año pasado. El problema es que el desfase de subas de precios y salarios no genera una percepción de mejora de ingresos reales. En buena parte de los trabajadores registrados esta es la realidad, pero no es nada espectacular.

P: Pero el BCRA dice que ya estamos creciendo al 4%

E: Son estimaciones, y comparando con los peores meses del año pasado veremos datos divinos en el tercer trimestre de este año, pero seguimos lejos de un crecimiento vigoroso y percibido como tal. Y la meta de inflación, ya es anécdota?

P: ¿Hay algo faltante en el diagnóstico del BCRA?

E: (Federico) Sturzenegger anteayer mostró un gráfico en el que se ve que en su medida de inflación núcleo no incluye precios regulados que no son nada irrelevantes, como el costo de educación privada y las cuotas de medicina prepaga. Estas aumentaron este mes y van a tener un nuevo toque el mes que viene. Ya hay rumores de que van a presionar al Gobierno para un aumento en los próximos meses. En otro frente, tenemos a don (Juan José) Aranguren, que no es de postergar subas de combustibles, y en noviembre a más tardar tendremos otro aumento de tarifas. Si no lo autorizan, habrá un flor de tarifazo en febrero o marzo y ahí veremos si podrán contener una ola de protestas en serio. Cualquiera sea el escenario, nadie ve una inflación a menos de 1% mensual por un semestre o más.

P: En su visión, entonces, las metas de inflación no anclan expectativas.

E: Se arranca con un desbalance fiscal fenomenal, y un desorden de precios relativos que no se puede corregir en 24 horas, pero hay que hacerlo. Además, no se le explicó esa realidad a la población.

P: Pero, insisto, la economía está saliendo de la recesión?

E: En pocos sectores: agroindustria, energía, obra pública, sistema financiero, no mucho más.

P: ¿Y entonces?

E: El BCRA tiene que esterilizar la emisión por adelantos directos al Tesoro o por comprarle los dólares que toma endeudándose. Y esto no es de hoy. Se arrancó de un diciembre de 2015 con exceso de oferta de pesos y demanda dedólares. Y el ajuste de las tasas de interés es en base a la inflación pasada, más bien que la esperada.

P: ¿Las tasas cortas no influyen en la inflación esperada?

E: El BCRA dice que sí, y debe hacerlo, aunque casi nadie le cree. Y presentaciones como la de anteayer, muestran que las tasas que fija “Sturze” dependen de la inflación. Entonces no son un “ancla”. Un ancla para que frene otros precios debe quedarse atrás? y no ser neutralizada con una política fiscal expansiva.

P: ¿Y el dólar?

E: Los bancos van por el dólar porque nadan en liquidez y están saturados de Lebac. Y mientras tanto se sigue emitiendo de lo lindo. En el primer semestre del año pasado la base monetaria se expandió en $ 7.300 millones y en el primero de este año, más del doble. Si computa la expansión bruta para financiar al Tesoro, en el primer semestre de 2016 fue de $ 80.500 millones. Este año, más del doble. Eso va a consumo y a dólar. Aun cuando el BCRA se autodenomine “duro” e independiente, es bastante tiernito con la emisión, y su supuesta independencia del Tesoro no es tal.

P: ¿Cómo sigue el dólar?

E: Si el BCRA y la banca estatal no intervienen, algo de volatilidad puede haber, pero nada de corrida. Igual, si el dólar se mueve, es consecuencia del desequilibrio macro, y sobre todo fiscal. Es más que claro que si no se achica el déficit y la emisión para financiarlo, tampoco en 2018 se cumplirán las metas del BCRA. Menos con subas de tarifas y salarios de dos dígitos, al menos hasta fines del año próximo.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés