El Economista - 70 años
Versión digital

lun 05 Dic

BUE 33°C
Versión digital

lun 05 Dic

BUE 33°C

Diálogos after office

El periodista dialogó con un economista y un analista político, muy solicitado en estos días en la city porteña

29-06-2017
Compartir

El periodista dialogó con un economista y un analista político, muy solicitado en estos días en la city porteña.

Periodista: Sorprendieron algunas listas de candidatos. ¿Cómo ve el panorama?

Analista político: El movimiento que se vio a último momento en el ex Frente para la Victoria, ahora llamado Unidad Ciudadana, fue lo más destacado. Después, algunos casos puntuales, pero nada demasiado inesperado.

P:¿Logrará el oficialismo ganar bancas en el Congreso?

AP: No lo descarto. Pero para el núcleo de decepcionados y moderados, los candidatos menos atractivos son los del kirchnerismo. Aun así, Cristina candidata a senadora es la peor noticia para el oficialismo.

P: ¿Tiene la banca asegurada?

AP: Se eligen tres senadores por la provincia de Buenos Aires, y en el conurbano está primera.

P: ¿No cambiaría nada?

AP: Si hay avance en alguna causa judicial podría modificar ciertos humores, pero Cristina senadora ya está descontado.

P: ¿Sólo para inmunidad judicial?

AP: Obvio. Nada impide que continúen los procesamientos y que en caso de ser hallada culpable por algún delito reciba la condena que corresponda. Pero no podrá ser encarcelada.

P: ¿Complicará al oficialismo?

AP: Seguro, más si la economía no repunta, y si no se complica su situación judicial. Viene decidida a volverlos locos hasta ganarles la presidencial de 2019.

P: (Jaime) Durán Barba dice que la economía no juega ningún rol.

AP: Esperable. En su libro “El arte de ganar”, recomienda no atacar en temas que puedan contaminar al candidato. Cambiemos machacará con la identificación de kirchnerismo con corrupción. Los kirchneristas seguirán con el mantra de que (Mauricio) Macri gobierna para los ricos.

P: ¿No habría mucho cambio en los debates públicos?

AP: El escenario no cambia, y algunos números lo confirman. En la última encuesta de la consultora Analogías, en la provincia de Buenos Aires, Cristina lidera la intención de voto. Además, dos tercios de los encuestados respondieron que la situación económica del país empeoró en los últimos dos años, y sólo 42% espera una mejora en el mediano plazo.

P: ¿Y usted cómo lo ve? ¿Son buenas o malas noticia para los inversores?

Economista: La reaparición kirchnerista se planta a la sociedad como algo con aspiraciones presidenciales. O sea, un shock permanente, y no transitorio. Si el predicamento del populismo es premiado con votos, ni soñar con lluvia de inversiones. Le diría que siquiera una garúa.

P: ¿Los mercados esperaban otra cosa?

E: No. Es obvio que alguien con riesgo cierto de ir a la cárcel busque fueros, más cuando en un año y medio nadie la puso contra las cuerdas. El Gobierno sigue tratando de liberar la economía del estatismo ineficiente que dejó el kirchnerismo, pero con eso no basta. Se avanzó hasta llegar a estos comicios. Después se verá. Mientras tanto nadie hunde capi

tal. Hay que esperar.

P: ¿No ve una fuerte baja de la inflación y del desempleo para el próximo semestre?

E:  La inflación se esperaba que baje en junio, pero retornaron las subas en productos masivos en la segunda quincena. Creo que estará entre 1,3% y 1,6%.

P: ¿No se va a cumplir la meta del BCRA de inflación no superior al 17% para este año?

E: No, definitivamente.

P: ¿Habrá progreso en la reducción del déficit fiscal?

E:  No me hago ilusiones. Por un lado, se reducen algunos gastos operativos. Por otro, se siguen inflando con contratados varios ministerios. El gasto en obra pública empezó a crecer en serio, pero a niveles todavía pequeños. Tampoco veo avance con la promesa de reforma tributaria. Ya estamos casi en julio y apenas si se está amagando cierto diálogo en la materia, pero la propuesta oficial es todavía desconocida. De hecho, en la última semana en la bicameral, si algo se destacó fueron los faltazos de unos cuantos legisladores. Sin una propuesta concreta, aunque sea para rechazarla, no le van a prestar atención. Tienen la cabeza en la campaña electoral.

P: ¿Influirá mucho el clima de campaña?

E:  Y sí. No le hable a ningún gobernador de reducción de IVA o de algún otro impuesto coparticipado. Igual, tarde o temprano, las provincias deberán iniciar un efectivo ajuste.

P: ¿Y la Nación?

E:  Y mire los números a mayo, el déficit fiscal sigue creciendo? es insostenible

P: ¿Cómo ve el segundo semestre?

E:  Crecimiento, pero inferior a lo que esperan las autoridades, inflación moderada hasta los ajustes de tarifas de noviembre y diciembre, y un dólar tranquilo hasta casi fin de 2018.

P: ¿Opinión sobre el bono a cien años?

E:  Todo el barullo de los últimos diez días surgió, una vez más, del pésimo manejo comunicacional de este Gobierno. Si hubieran publicado el prospecto en Boletín Oficial, ni siquiera una nota en Internet aparecía. Generaron la imagen de un Gobierno ilíquido, desesperado por fondos.

P: ¿Emisión cara o barata?

E:  La tasa es la esperable para un país que empezó a portarse como “sujeto normal” hace apenas un año y medio. La pregunta es si el motivo para emitirlo fue marketinero. Da la impresión de que sí, y les salió pésimo. Recién al publicarse ayer el prospecto se confirma que el bono tiene una cláusula de rescate. No más discusión. Igual, en algo hay consenso casi unánime: el problema no es este bono, sino el déficit, la presión tributaria, y un desborde de gasto y burocracia que no se puede sostener mucho tiempo más.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés