El Economista - 70 años
Versión digital

jue 28 Oct

BUE 34°C

Versión digital

jue 28 Oct

BUE 34°C

Diálogos after office

El periodista dialogó, una vez más, con un reconocido economista de la citu en vísperas de la Semana Santa

13-04-2017
Compartir

El periodista dialogó, una vez más, con un reconocido economista de la city en vísperas la Semana Santa.

Periodista: Terminó el primer trimestre, y los números macro no entusiasman.

Economista: Ya se lo comenté en el verano. Mucha sobreactuación, mucho show mediático y en redes sociales, pero la realidad es inapelable. Seguimos en estanflación.

P: ¿No lo sorprendió el número de la inflación?

E: Creo que a nadie. El error de los Precios Transparentes generó volatilidad en los precios de electrodomésticos y perjudicó a las tiendas de indumentaria y zapaterías, pero la inflación en alimentos y otros bienes de primera necesidad refleja empuje de costos y demanda. Recién empezó la contracción de base después que ajustaron los precios que midieron el Indec y los institutos provinciales.

P: ¿No lo ve “contractivo” o “hawkish” al BCRA?

E: Es difícil mantener en equilibrio un nivel de inflación, tasa de interés y tipo de cambio aceptables para todos. Sin dominancia fiscal, la cosa es simple: se “clavan” las tasas de interés o tipo de cambio, y de manera creíble se conducen los pasivos monetarios y no monetarios hacia una meta de inflación también creíble. Con dominancia fiscal se complica. El déficit fiscal está fuera de control y Finanzas tiene que aprovechar la captación de deuda en dólares antes que la Fed suba fuerte las tasas. La emisión por compra de dólares del Tesoro se frena con pases o emisión de Lebac y eso presiona las tasas hacia arriba. La trayectoria de la base monetaria y el circulante empieza a tornarse cada vez más difícil de predecir.

P: Pero el BCRA dice ser independiente. De hecho con esta suba de tasas medio que “se cortó solo”?

E: En algunas decisiones sí, pero es con el OK de la Casa Rosada. A las provincias las puede “persuadir” a que cambien los dólares que captan en el exterior en bancos oficiales o privados, o que compren deuda nacional en dólares sin pasar por el BCRA. Pero la causalidad dominante sigue siendo déficit fiscal a endeudamiento en dólares y de ahí a monetización de nuevas reservas que luego se esterilizan con Lebac o pases. De ahí lo que algunos mencionan del fuerte aumento del stock de Lebac. Con una vida promedio de pocas semanas y superando al circulante, empieza a ser un elemento preocupante.

P: ¿Por qué?

E: Primero, por su monto y corto vencimiento. Segundo, porque su demanda no es independiente del atractivo del “carry trade”. Ingresando dólares y con expectativas de baja de tipo de cambio, las fuertes compras pueden revertirse con expectativas de suba de tipo de cambio. El resultado de las elecciones no va a pasar desapercibido, y tantos las PASO como las legislativas son en el segundo semestre. Ahí no tendremos a Finanzas colocando deuda en Wall Street, ni tampoco las divisas de la soja. Además hay que ver qué harán los primeros grandes fondos del exterior que en septiembre-octubre del año pasado primerearon con sus compras de bonos en pesos. Si eligen realizar rápido las ganancias del carry trade, ¿hacia dónde irá el dólar? ¿El impacto en los precios se frena sólo con las tasas de pases? Con un Fisco incorregible, y un BCRA con credibilidad en baja, nadie lo sabe.

P: ¿Entonces aprueba o no lo que hace el BCRA?

E: Veo discurso sobreactuado, y no sólo en Twitter. Fue quizá exagerada esta suba ante el salto en el IPC de alimentos, pero también innecesaria la baja previa de tasas cortas. Si el BCRA introduce volatilidad, aunque descienda la inflación le costará consolidar reputación antiinflacionaria.

P: ¿Por qué?

E: Por los resultados. Anunciaron las metas de inflación en septiembre y las aplican en enero. En los últimos seis meses la inflación no sólo no converge a las metas optimistas entre 12% y 17% anual. Tome índices de varias provincias y observará aceleración inflacionaria entre trimestres.

P: ¿Dónde?

E: Provincia de Santa Fe: en el último trimestre del año pasado la inflación promedio fue 1,6% por mes. En el primero de este año 2,4% por mes. Córdoba pasó de 1,8% promedio mensual en el 4° trimestre del año pasado a 2,4% por mes en enero-marzo de este año. Le puede dar cierto alivio Mendoza, con una baja de 2,3% mensual en el último trimestre de 2016 a 2,1% por mes en el primero de este año. Pero la inflación de marzo en Mendoza fue 3,6%. Otros distritos muestran números también alejados de la meta del BCRA: 3,4% en Córdoba o 2,9% en la Ciudad de Buenos Aires. Lo lamento por los negadores de la inflación por empuje de costos e inflación inercial, pero realidad mata relato?

P: ¿Qué habría que cambiar?

E: La verdad todo lo que condiciona a la autoridad monetaria, que es básicamente el déficit fiscal y el endeudamiento en dólares. Subiendo tasas, se asegura ingreso de capitales para compensar la lenta reacción de la recaudación tributaria en una economía que no crece mucho. Podrá tirar un par de trimestres más, pero luego hay que atacar el problema.

P: ¿Por el lado del gasto?

E: Por supuesto. Es vox populi que desde septiembre del año pasado al menos un Ministerio no pare de gastar en contratados y consultorías que nadie sabe para qué sirven. Los del Ministerio de Modernización parecerían más preocupados por ajustar en serio que los de Hacienda, que pareciera se dedican hacer prensa que a controlar las cuentas fiscales.

P: ¿Y entonces?

E: Como dicen los amigos del norte, muddling-through?o sea seguir tirando. A aprovechar el carry trade y las inversiones en bonos y acciones. Al menos hasta agosto-septiembre tenemos fiestita y plata dulce con riesgo cero.

P: ¿Y después?

E: Ajuste fiscal, gradual o de shock, con reforma del Estado o sin ella, con un préstamo del FMI o no? Recién ahí se definirá si sólo con tasas cortas bastará o no para frenar la inflación.

P: ¿Y el debate gradualismo versus shock?

E: Los fracasos del gradualismo en los años '70 y '80 han sido más que claros en nuestra historia. Por algo sus portavoces mediáticos empezaron a cambiar de discurso y a corregir sus proyecciones. Mire, si algo es claro, es que si no hay cambios de política y de no pocos funcionarios, esto se va a complicar cada vez más.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés