Desinflación en pausa: el IPC enero rondó 1,8% y febrero podría dar 2%

30-01-2017
Compartir

Los precios se calentaron en enero, y no fue por el clima. Ni por los limones, casi un lujo por éstos días. El propio Federico Sturzenegger, titular del organismo oficial que más de cerca mira la dinámica nominal de la economía (por razones obvias), lo viene admitiendo en sus comunicados de política monetaria con su expresión “señales mixtas”, y también con sus propias acciones: la tasa sigue en 24,75% hace más de 8 semanas y la última ocasión en la que contó con márgenes atenuar el sesgo contractivo de la política monetaria fue a fines de noviembre.

Según diversas estimaciones privadas a las que accedió El Economista, el registro del Indec (mide el Area Metropolitana de Buenos Aires) para el primer mes del 2017 será 1,8%, una suba de 0,6 punto contra el 1,2% de diciembre pasado. Así lo anticiparon desde Estudio Bein (EB), que dirige Miguel Bein; Elypsis, liderado por Eduardo Levy Yeyati y Econviews, capitaneado por Miguel Kiguel.

Además, con la excepción de algunos rubros particulares que bajan por motivos estacionales (como indumentaria), todos los demás suben y es, como dicen en la jerga, una tendencia difundida. Asimismo, la famosa inflación “core” (o inflación macroeconómica) sigue elevada y, según Elypsis, “estuvo arriba de 1,5% en enero”. El Indec dará su veredicto el 9 de febrero.

Un comienzo flojo

Si se confirman esos números que van circulando, será un mal dato si consideramos que el BCRA buscaba una tasa de inflación promedio de 1,5% para el último trimestre de 2016. Comenzar 2017 con 1,8% sería, además, complicado para las expectativas, que aún no aflojan ni se alinean a la meta de 12-17% del BCRA. Así lo atestigua el Relevamiento de Expectativas de Mercado (REM) del BCRA y la tradicional encuesta de expectativas de la UTDT. Todavía hay una brecha entre el BCRA y todos los demás. Eso no se ha zanjado y ha motivado la pausa en la baja de tasas.

A la vez, y teniendo en cuenta los movimientos que se esperan en los precios regulados, el mes que arranca el miércoles se perfila peor. Febrero arranca con ajustes para las boletas de electricidad (el número final se conocerá en los próximos días), naftas, prepagas y seguramente se sumen algunos clásicos de los meses estivales, como la educación privada. “El piso de febrero es 2%”, dice Gabriel Zelpo desde Elypsis. “Es un inicio de año bastante difícil”, agrega.

Según Econviews, el IPC del primer trimestre será así: 1,8%, 1,7% y 2%. Y en abril subiría el gas (y en octubre nuevamente), y seguramente impacte en el IPC también. Ninguna de las tres fuentes sondeadas confía en que el BCRA llegará a su meta en 2017: acumulará 20,5% según Econviews; Elypsis la observa en 20% y Estudio Bein, algo más arriba, en 23%. Ecolatina (ver aparte) la proyecta en 24%.

El consumo

La gran pregunta es qué pasará con los salarios reales (y, por ende, con el consumo) si los precios están algo más calentitos, por un lado y, por el otro, el Gobierno se pone más puntilloso con las paritarias, como ocurrió con los bancarios.

Por ahora, sin embargo, todos siguen creyendo que los salarios crecerán por encima de 20% y les ganarán a la inflación. Aunque la magnitud varíe, pocos creen que los sindicatos tolerarán una suba de 17%, como sugirió Mario Quintana (ya perdieron más de 5% en 2016) y que el Gobierno estimulará eso (necesita que crezca el consumo para que se mueva la economía y potenciar sus probabilidad electorales).

“Esperamos que los salarios le ganen a la inflación, aunque eso quizás se demore un poco por las subas que veremos en el primer trimestre”, dice Zelpo. “Eso será uno de los drivers del crecimiento en 2017”, añade.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés