El Economista - 73 años
Versión digital

jue 18 Jul

BUE 10°C

De la “garúa” a la “lluvia”, la apuesta financiera y los Petrobras boys en YPF

Los esfuerzos del Gobierno para atraer capitales extranjeros podría empezar a despertarse en 2018; el apetito de los inversores financieros por los activos de Argentina no cesa y los cambios sutiles en la cúpula de YPF

01 diciembre de 2017

Por Leandro Gabin 

Los esfuerzos del Gobierno por atraer capitales extranjeros, algo que más que una "lluvia" está siendo una tenue garúa, podría empezar a despertarse el año que viene. Sobre eso concuerdan los ejecutivos de bancos internacionales que operan en la Argentina, aquellos que son representantes de las grandes firmas del exterior pero que en Buenos Aires ocupan tan sólo una oficina en algunas de las tantas torres de Retiro o Puerto Madero. En charlas privadas dicen que el país se financió estos dos últimos años con dinero de los argentinos y que de ahora en más vendrán los de afuera, los grandes ausentes. "Los presidentes de los bancos extranjeros, todos o casi todos, se reunieron con (Mauricio) Macri. Y de esas reuniones salió la convicción de que el cambio y las reformas vienen para largo. Despejado lo político, por lo menos en los próximos años, la tentación de sumar negocios es creciente", detalló un representante de un banco europeo que trajo hace no mucho al número uno de su casa matriz para conocer al Presidente. "Se fue muy entusiasmado", agregó. Claro que las inversiones no necesariamente se traducirán en hundir capital directamente. La banca, por caso, lo que hace es acelerar sus líneas de préstamos o directamente traer dólares desde su casa matriz para financiar proyectos de las empresas. Léase, financian la emisión de deuda de las grandes compañías, principalmente las ligadas al sector energético y telecomunicaciones. "Las empresas están muy desendeudadas, en la medida que la economía siga repuntando van a necesitar seguir invirtiendo", afirmaba. En la misma línea se refirió Diego Ocampo, senior director de Corporate Ratings en Standard and Poor's. El especialista, en una charla con un reducido grupo de periodistas, admitió que las compañías argentinas necesitarán de más capital para desarrollar sus planes de inversión hacia adelante.

Claro, no hay nadie saliendo a tomar deuda desaforadamente porque el horizonte tampoco es tan extenso. Se cree que Cambiemos tiene altas chances de seguir cuatro años más después del 2019, pero se duda del rearmado del peronismo. "El que tiene que invertir para un proyecto a veinte años no está tan claro qué va a pasar. Puede ser que siga este Gobierno o alguno con ideas similares, o que pase todo lo contrario. Es Argentina", admitió otro importante ejecutivo de la calificadora, Roberto Sifón Arévalo.

A nadie se le escapa que el país fue un "defaulteador serial" y que quedaron muchos heridos en el camino. Eso, a pesar de Macri, sigue (aunque en menor medida). Cuentan en los bancos de afuera que ese resabio se ve en los comités en donde tienen que aprobar una línea de financiamiento para un proyecto en la Argentina. "Siempre hay alguno que otro en las votaciones que recuerda la historia de default del país, o las empresas extranjeras que se tuvieron que ir por la expropiación del gobierno anterior", aseveraba el banquero argentino que trabaja para una entidad europea, la más golpeada por las "estatizaciones" de Cristina. "Pero rápidamente uno le recuerda que terminaron ganando plata, o casi, porque el Ciadi falló siempre a favor de las empresas. Tarde o temprano, se paga", recordó.

"El que tiene que invertir para un proyecto a veinte años no está tan claro qué va a pasar. Puede ser que siga este Gobierno o alguno con ideas similares, o que pase todo lo contrario. Es Argentina", admitió otro importante ejecutivo de la calificadora, Roberto Sifón Arévalo

Lo que no cesa es el apetito de los inversores financieros por los activos de Argentina. Queda claro que las tasas altas en pesos, para hacer la bicicleta financiera, el dólar quieto y los retornos de los bonos argentinos aún muy interesantes en comparación con la región, son un combo difícil de igualar. Por eso el atractivo hace que cada vez haya más recomendaciones por parte de los grandes popes del exterior. Morgan Stanley salió a vaticinar que el índice MSCI de acciones locales llegaría 5100 puntos el año que viene, lo que implica un aumento de más de 28% en dólares.  Al Morgan le gusta Galicia (GGAL), Francés (BFR), Supervielle (SUPV), Pampa (PAM) y Edenor (EDN). También el Citigroup emitió una recomendación similar para las acciones argentinas (siempre los ADR o sea los papeles que cotizan en Nueva York): dicen que hay que comprar Galicia y Banco Francés.

Uno de los bancos de inversión más entusiasta con el país definió hacer un evento de fin de año en Buenos Aires para sus clientes. Obviamente, la Argentina es el topic de esa charla exclusiva para los selectos invitados. La organiza XP Securities, y se hará a mediados de este mes en el Hotel Four Seasons. Vedado a la prensa, estarán además de los ejecutivos del banco como Pedro Silveira (el CEO) y Alberto Bernal (el estratega jefe de XP), Luciano Laspina (presidente del comité de Presupuesto), Mariano Flores Vidal (gerente general del BCRA), Leandro Cuccioni (secretaría de Servicios Financieros del Ministerio de Finanzas), Hernán Lacunza (el ministro de Hacienda de la Provincia) y Vladimir Werning (jefe de asesores de la Jefatura de Gabinete), completan la lista entre los exponentes del Gobierno.

Finalmente, en el ámbito empresario también hay movimientos interesantes. En el gigante YPF, por ejemplo. El CFO de la petrolera y ex Merrill Lynch, Daniel González, se trajo a la compañía otro aliado. Según cuentan en el mercado, la llegada de otros ejecutivos de alto nombre a la petrolera se enmarca en la idea de "profesionalizar" aún más a la compañía. Y para eso, se llevan gente de Petrobras. Hace seis meses arribó como "Finance and M&A Manager" el ultra conocido en el sector, Luis Sas. Ese fue el primer desembarco de un hombre con renombre en el sector privado que venía de la época de ex Pérez Companc. Pero ahora, en poco, llegaría Jorge Subijana para hacerse cargo de la Tesorería de YPF, un puesto clave. También Subijana es un ex Petrobras Argentina donde arrancó en 1993 cuando era Pérez Companc. La lectura del sector es que estos cambios, fogoneados por González, vienen para dar cuenta de la injerencia que terminó teniendo el ex Merrill en la compañía. Si bien llegó de la mano de Miguel Galuccio, el ex Merrill siguió firme en la petrolera con ambiciones de más poder. Después de todo, es un ex Newman.

Los

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés