El Economista - 70 años
Versión digital

mar 19 Oct

BUE 18°C

Versión digital

mar 19 Oct

BUE 18°C

Con cambios, avanza superley

Necesitó de mucho diálogo para que Cambiemos lograse el respaldo de sectores importantes de la oposición y acelerar así el tratamiento de la ley ómnibus.

10-06-2016
Compartir

El oficialismo logró consensuar con el Frente Renovador y el bloque Justicialista para obtener dictamen de mayoría en el debate por la ley ómnibus y avanzar así con su tratamiento. Se votará en Diputados el próximo miércoles, para cuando Cambiemos confía conseguir la media sanción sin inconvenientes.

A la hora del plenario, tres de la tarde, el debate no era más que una formalidad, debido a que el diálogo y las negociaciones por los cambios en el texto del proyecto habían finalizado a la mañana. El diputado de Cambiemos y presidente de la comisión de Presupuesto y Hacienda, Luciano Laspina, se reunió con el referente económico en la Cámara Baja del Frente Renovador, Marco Lavagna, y el ex titular de la Anses e integrante del bloque Justicialista, Diego Bossio. Pusieron en común los temas que mayor conflicto generaban y lograron acordar para ir con un dictamen de mayoría en conjunto.

Modificaciones

Entre los cambios más resonantes, se agregó en el texto original la exclusión de los tres poderes del Estado en el blanqueo de capitales. Inicialmente sólo aparecía el Ejecutivo, y en todos los niveles de Gobierno, Nacional, provincial y municipal. Sin embargo, no están excluidos de la posibilidad de exteriorizar los familiares de los funcionarios públicos como tampoco los contratistas del Estado, tema que será debatido en el recinto.

En cuanto a la pensión universal a la vejez para mujeres a partir de los 65 años, la oposición reclamaba que, siendo los 60 la edad de las mujeres para jubilarse, se extendiese la moratoria. Laspina confirmó que, por los próximos tres años, quedará prolongada para que reciban la jubilación aquellas mujeres de entre 60 y 65 años.

 Ante el reclamo de Bossio y Lavagna, el oficialismo defendió el artículo del proyecto que promulga la emergencia en materia de litigiosidad previsional, al mencionar que existen 380.000 casos sin sentencie firme y que “estaríamos hablando de, en promedio, más de seis años para resolver estos casos, sin contar los miles que se agregan por montos similares que respectan a nuevos juicios que se están abriendo contra el Estado y la Anses”, señaló Laspina. Además, agregó “que el costo de los abogados en el caso de aquellos jubilados sin juicios iniciado será a cargo de la Anses. No va a implicar ningún costo para los jubilados”.

A su vez, el presidente de la comisión de Presupuesto manifestó el compromiso de la Nación en recomponer la armonización de las cajas provisionales de las provincias y que el Gobierno cumplirá con las transferencias requeridas.

A pedido del Frente Renovador, Cambiemos aceptó quitar el impuesto de las ganancias al medio aguinaldo que se percibirá a fin de mes. Y agregó que, por los tiempos del tratamiento, se hará un reintegró si no alcanzan a aprobar la ley con la celeridad necesaria para este caso.

Uno de los puntos más candentes de la discusión de la superley refería al financiamiento del “Programa de Reparación Histórica”, en donde tanto el bloque Justicialista como el Frente Renovador exigían un resguardo del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) y de la venta de las acciones en empresas privadas por parte de la Anses. En este caso, Cambiemos afirmó que “hay que preservar la rentabilidad del FGS, sin politizar los activos del fondo, con un criterio de defensa que considere situaciones extraordinarias que ameriten realizar la venta de las acciones” y mencionó que en algunos casos la Anses “perdió mucha plata”.

Huidas y chicanas

“Che Luciano, acá, Axel (Kicillof), ¿treinta minutos para el quórum?”, fueron palabras del ex ministro de Economía, quien en ese instante se levantó del asiento y salió de la sala junto al bloque del FpV que integran las comisiones de Presupuesto y Previsión Social, reunidas en el plenario. La reunión estaba pactada para las 15, y pasada más de media hora Cambiemos no lograba reunir el quórum, con una demora por parte del Frente Renovador. Minutos después del reclamo de Kicillof, el oficialismo logró los diputados necesarios para dar inicio al debate y el kirchnerismo regresó a sus puestos.

Finalizando el debate, Luciano Laspina realizaba un recorrido por las modificaciones hechas en el proyecto y al referirse al blanqueo sostuvo: “Veo en algunos diputados, la necesidad de sobreactuar esta transparencia. Claro, se entiende, leemos todos los días titulares en los diarios de ex funcionarios y contratistas acusados de lavado de dinero, es entendible”. Estas palabras ofendieron a la diputada del FpV Ana Gaillard que contestó: “En primer lugar que no chicanee, es un tema muy dedicado para que se ponga a chicanear a nuestro bloque” y agregó que para ellos era muy importante que “que los funcionarios y sus familiares sean excluidos de este beneficio”. “Durante de las tantas horas de debates recibí un montón de chicanas así que pido disculpas si se me escapó alguna a mi y alguien se sintió aludido”, respondió el diputado de Cambiemos.

De esta manera, el Gobierno consigue un primer paso importante en lo que respecta a la superley que incluye pago de juicios a los jubilados y el blanqueo de capitales.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés