El Economista - 70 años
Versión digital

jue 28 Oct

BUE 25°C

Versión digital

jue 28 Oct

BUE 25°C

CGT declara el fin de la tregua

03-02-2017
Compartir

Luego de un 2016 en el que prevaleció la negociación por sobre el conflicto, la CGT decidió declarar el fin de la tregua. En su primera reunión del año, el Consejo Directivo de la central acordó retirarse de la mesa de diálogo con el Gobierno y convocar a medidas de fuerza para repudiar la política económica de Cambiemos y exigir el cese de los despidos y las suspensiones. Según lo definido, los trabajadores se movilizarán al Ministerio de Producción el próximo 7 de marzo y realizarán un paro nacional la segunda quincena de ese mismo mes.

“Ya no hay tiempo para el diálogo”, declaró Héctor Daer, uno de los integrantes del triunvirato que conduce la CGT, a la salida del cónclave que se extendió durante más de tres horas. Juan Carlos Schmid, otro de los triunviros, ya había anticipado esta semana la decisión de abandonar la mesa del Diálogo para la Producción y el Trabajo a raíz de los “incumplimientos” en los acuerdos firmados en ese ámbito. “Hubo mucho compromisos, pero no asumieron ninguno. Empresarios y Gobierno están jugando en conjunto y eso va en contra de los trabajadores”, agregó ayer Daer, luego de que el Consejo Directivo de la central obrera hiciera oficial la decisión.

La instancia de diálogo de la que la CGT dejará de participar ahora fue constituida en octubre pasado por el Gobierno Nacional para contar con un ámbito de intercambio institucional entre funcionarios, sindicalistas y cámaras empresariales. En la primera reunión se firmó un compromiso para que las empresas paguen un bono de fin de año de al menos $2.000, que muchas desoyeron alegando una situación económica frágil. En la segunda mesa, convocada en noviembre pasado, las partes sellaron un acta en el que los empleadores se comprometían a no despedir gente hastamarzode2017, quetampocofue respetado con rigurosidad.

Hasta el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, aportó ayer argumentos para la decisión de la CGT, al admitir que “se ha perdido la confianza con algunos sectores empresarios” porque “no dejan de hacerse los vivos”. En declaraciones a Radio Mitre, aclaró que no se trata de una situación “generalizada”, pero que hay empresarios que “ven una oportunidad” y actúan en beneficio propio, sin “valorar el esfuerzo común”.

En este marco, la CGT decidió movilizarse al Ministerio de Producción el próximo 7 de marzo junto a los gremios de la industria, el sector más afectado por los despidos y suspensiones. Asimismo, acordó “un cese de actividades con una movilización de la totalidad de los gremios confederados para la segunda quincena de marzo”. De concretarse, se tratará del primer paro nacional contra la administración de Mauricio Macri. Según anticiparon desde la CGT, la medida cuenta con plena adhesión de los gremios del transporte y de organizaciones sociales.

Durante el 2016 los líderes sindicales se mostraron reacios a concretar un paro ?aunque amenazaron con la idea más de una vez? en parte para no aparecer como un sector desestabilizador durante el primer año de gestión de Cambiemos. Con el calendario renovado, los reparos se diluyeron. Carlos Acuña, el tercer integrante de la conducción de la CGT, cuestionó ayer duramente el “modelo económico” vigente y anticipó que las medidas tomadas son sólo “el inicio de un plan de lucha para que se cumplan los compromisos”.

Schmid, por su parte, señaló que “el diálogo está roto en la medida en que el Gobierno no reaccione y tenga otro enfoque económico”, y sumó críticas generales sobre la orientación del Gobierno. “Hubo desaciertos en la implementación de algunas medidas económicas y hay mucha incertidumbre. El cuadro tarifario y los aumentos en distintos rubros, peajes, combustibles, prepagas y educación está erosionando el poder adquisitivo de los trabajadores”, señaló.

Además del deterioro de la situación laboral, otro motivo de la tensión creciente entre el Gobierno y la CGT es la modificación del régimen de Aseguradoras de Riesgos del Trabajo (ART), que pese a contar con media sanción en el Congreso, el Gobierno decidió instalar mediante un decreto.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés