El Economista - 70 años
Versión digital

jue 28 Oct

BUE 25°C

Versión digital

jue 28 Oct

BUE 25°C

Cambios en monotributo: orientados a reducir el enanismo fiscal

10-02-2017
Compartir

por Marianela López (*)

Hasta el momento, existen muchos contribuyentes monotributistas que tienen ingresos muy superiores a los declarados ante el Fisco, tributando entre las categorías más bajas del régimen o, peor aún, que ya deberían encontrarse excluidos. Buscando disminuir ese escenario, es que se terminaron de reglamentar cambios fundamentales al régimen.

Dentro de las modificaciones que comenzaron a regir a partir de 2017, fue la reincorporación de la categoría A, incrementando los valores máximos de facturación, siendo para prestaciones o locaciones de servicios hasta $700.000 anuales y para venta de cosas muebles un monto máximo de $1.050.000.

Recategorizacion de oficio. La AFIP, en función a la categoría que venía teniendo cada contribuyente, recategorizó de oficio inicialmente entre una o dos categorías menos. Ante esto, el contribuyente tiene la opción de modificar esta categoría cuando no se encontrara de acuerdo a la otorgada. Este cambio podrán hacerlo en cualquier mes pero sin tener el beneficio de ser retroactivo al 1° de enero.

No obstante eso, la AFIP también podrá realizar reconversiones a una categoría superior a la categoría acreditada, y la modificación la basará cuando se constate que el monotributista posea acreditaciones bancarias por un valor que supere el importe de los ingresos brutos anuales máximos admitidos para la categoría en la cual está encuadrado.

¿Cómo se asignara esa nueva categoría? Existirá una presunción por parte de AFIP estableciendo un supuesto ingreso real de cada contribuyente (lo calcularían mediante la suma de aquellos bienes que hayan adquirido, más gastos que sean personales del sujeto, más acreditaciones bancarias detectadas). Ese resultado se incrementara en 20% cuando se trate que la actividad sea prestaciones o locaciones de servicios y en 30% cuando la actividad se trate de venta de cosas muebles.

Cuando la resultante de dicha sumatoria exceda los valores máximos permitidos de ingresos brutos anuales de $700.000 -prestaciones o locaciones de servicios- o en $1.050.000 - ventas de cosas muebles-, el contribuyente quedará excluido del régimen simplificado.

Deberán emitir sus comprobantes en forma electrónica quienes estén encuadrados en las Categorías F y G, quedando exceptuados de esta obligación las facturas que respalden operaciones con consumidores finales.

Domicilio fiscal electrónico. Obligación que rige para los nuevos monotributistas incorporados, ya que para los que se encontraban ya inscriptos en el régimen tendrán un plazo de vigencia para su declaración.

Mi Categoría. Para facilitar la permanencia y correcta categorización de los contribuyentes, se habilita este servicio. Se trata de información que la AFIP tiene del monotributista.

Cuando finalicen las fechas claves de recategorización para cada cuatrimestre se pondrá a disposición del monotributista la información que se posee sobre su situación tributaria, a través del sitio web de AFIP y mediante la remisión de alertas al domicilio fiscal electrónico. De esa forma, se realizará la recategorizacion mediante una declaración jurada proforma.

La recategorización cuatrimestral correspondiente al período mayo/agosto de cada año y será obligatoria aun cuando el pequeño contribuyente deba permanecer en la misma categoría. Esto implica una confirmación de la categoría en la que se encontrare en ese momento. Quedan exceptuados quienes estén inscriptos en el Registro Nacional de Efectores de Desarrollo Local y Economía Social del Ministerio de Desarrollo Social y los asociados a cooperativas de trabajo.

Declaración jurada informativa. Queda sin efecto.

Incumplimiento. La omisión de la nueva reglamentación impedirá al contribuyente y sus clientes obtener la constancia de opción de monotributo, aunque deberá seguir pagando el pago mensual.

Importante

Aquellos sujetos que hayan quedado excluido de oficio del régimen, que se hayan autoexcluidos o que hubieran renunciado al mismo, podrán reingresar al monotributo sin esperar tres años, opción que podrán ejercer hasta el 31 de mayo del 2017.

Concluyendo. En este sentido, hay que darle suma importancia a la situación comercial que vayamos a desarrollar ya sea, por ejemplo, prestación de servicios profesionales con alto monto de facturación o venta de libros exentos en IVA. Y también habrá que considerar a qué clase de clientes se apunta el negocio: consumidor final, RI, monotributistas o sujetos exentos, ya que en algunos casos nos encontraríamos con que habría un incremento fiscal anual si nos adherimos al régimen simplificado debido a los incrementos establecidos en la norma sobre los nuevos montos a ingresar, pudiendo quedar dentro de las categorías más elevadas y, ante esto, resultar más conveniente inscribirnos en el régimen general.

(*) Experta de contenidos para Thomson Reuters

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés