Autos y ladrillos (con brotes) auguran mejor 2017 para la industria

24-01-2017
Compartir

“Indicadores provenientes de la industria automotriz y la actividad de la construcción ya comienzan a pintar un cuadro más optimista sobre la evolución de la actividad agregada, sumando elementos que apuntan a que la recuperación podría haber comenzado en el cuarto trimestre del año pasado”, se comentan desde el Banco Ciudad a través de su informe semanal, dado a conocer ayer.

Tanto la industria automotriz como la actividad de la construcción, indican desde el banco, “culminaron el año pasado en mejores condiciones de lo que lo empezaron, con la vista puesta en consolidar su recuperación en 2017”.

Brotes ponen primera

En el caso particular del sector automotriz, de acuerdo a los datos de la Asociación de Fabricantes de Automotores (ADEFA), la producción de vehículos se expandió 27,1% interanual en diciembre, la segunda suba del año después de la de noviembre (3,3%), reduciendo la merma acumulada durante 2016 a 10,2% anual (frente a una baja acumulada en el primer trimestre del año de 18%).

Asimismo, las exportaciones del último mes de 2016 crecieron en 71,8%, recortando la caída acumulada a 20,8%. El comportamiento del mercado brasileño fue determinante en el desempeño de la fabricación local, a través de las ventas externas.

Por el lado de las ventas internas, de producción nacional también experimentó una suba, de 19,4% interanual, acumulando una leve baja de 1,1% en el total del año con relación a 2015.

“Asimismo, la cantidad de patentamientos de 0 kilómetros continuó creciendo, en 27,3% en el mes y 10,2% en todo 2016, siendo los vehículos importados los que lideraron el alza de las ventas en el mercado local”, completan desde la entidad que preside Javier Ortiz Batalla.

Más ladrillos

Con altibajos, la construcción también reacciona, previéndose que el impulso del 2017 provenga, mayormente, de la obra pública. “Aproximando el nivel de actividad del sector de la construcción con el Índice Construya (que mide la actividad de un grupo de empresas proveedoras de insumos líderes del rubro), se observa una mejora sustancial durante el último mes del año, con una suba en términos desestacionalizados de 6,3% respecto de noviembre”, indican desde la entidad financiera.

El impulso en diciembre, aunque ayudó a compensar las retracciones de los dos meses previos, no alcanzó a detener la caída durante el cuarto trimestre del año en relación al tercero (-1,4%), luego de la recuperación que experimentara durante dicho período (6,2%). En ambos casos, sin estacionalidad.

“A pesar de esto, el indicador registra un alza de 11,2% con respecto al piso observado en el mes de abril de 2016, evidenciando una considerable recuperación durante los últimos ocho meses”, dice el informe.

Las expectativas de reactivación de este sector encuentran sustento no sólo en los planes de obra pública en marcha y en las mejoras de acceso al crédito impulsadas por las políticas gubernamentales, sino también en el efecto del blanqueo de capitales que se vuelquen a la inversión en construcción, sumándole dinamismo.

Asimismo, la mejora en el mercado inmobiliario durante 2016, también apunta a una recuperación de la actividad de la construcción durante este año. “La cantidad de actos de compraventa en la ciudad de Buenos Aires, relevados por el Colegio de Escribanos durante el mes de noviembre, superó en 45,1% a los de igual mes del año 2015, acumulando 17,5% de suba en el año”, indica el reporte.

El mercado inmobiliario, explica, recompuso su dinámica luego del levantamiento del cepo cambiario y, poco a poco, retoma impulso, favoreciendo una mayor inversión privada en construcción.

Algo similar ocurre con los despachos de cemento, un indicador clave del sector, que muestran subas interanuales consecutivas en los meses finales de 2016.

“Según las estimaciones de la Asociación de Fabricantes de Cemento Portland (AFCP), los despachos de cemento al mercado interno registraron una suba de 1,3% en diciembre, luego del incremento de 1,8% interanual en noviembre, indicando, junto con las expectativas del sector, que la actividad de la construcción comienza a repuntar”, concluye el Ciudad.

Resurge la industria

“Todo indicaría que, durante el 2017, la industria podría retornar el crecimiento de la mano de un nuevo impulso en la industria automotriz y en los bloques derivados de la actividad de la construcción”, dicen desde el Banco Ciudad.

Es que la sensibilidad de la producción manufacturera a estos dos sectores jugaría a su favor en un contexto como el que se espera para este año, con expectativas de inflación en baja y la demanda agregada en ascenso, tanto interna como externa.

“Sectores como el de la producción de minerales no metálicos y el siderúrgico, verán incrementada su demanda interna para atender las necesidades de la actividad de la construcción y de la fabricación de maquinaria agrícola, aportando mayor dinamismo al nivel de actividad durante 2017, en conjunto con una mejora esperada en la economía de Brasil, principal destino de las exportaciones automotrices de Argentina”, reseñan desde la entidad.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés