El Economista - 70 años
Versión digital

dom 17 Oct

BUE 12°C

Versión digital

dom 17 Oct

BUE 12°C

Acuerdos y cláusulas laborales

En 20 años, pasaron de ser casi inexistentes a ser un elemento central

25-07-2016
Compartir

Los acuerdos comerciales que contienen cláusulas laborales permiten elevar el valor del intercambio de bienes y servicios, fomentan el acceso al mercado del trabajo y no provocan la reducción ni el desvío de los flujos comerciales, según el último estudio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) . El informe “Evaluación de las disposiciones laborales en los acuerdos de comercio e inversión”, elaborado por el Departamento de Investigación de la OIT, relevó un significativo aumento del número de acuerdos comerciales en el mundo, y estableció que en 2014 casi 55% de las exportaciones se realizó en el marco de tratados bilaterales y plurilaterales, frente a sólo 42% en 1995.

Según la investigación, hay conclusiones ambivalentes en cuanto a la repercusión del comercio en los mercados laborales, en particular en lo referido a la calidad del empleo y la distribución de los ingresos, cuya desigualdad se agudizó en la mayoría de los países desde la década del '80, en parte debido a la liberalización del comercio y las inversiones. Sin embargo, “es cada vez más habitual que los acuerdos de comercio incluyan disposiciones laborales”, indicó Marva Corley, economista superior de la OIT, principal autora del informe.

“En diciembre de 2015 había 76 acuerdos comerciales en vigencia pertinentes a 135 economías que incluían disposiciones laborales, y casi la mitad de ellos se había firmado después de 2008. Más del 80% de los acuerdos vigentes desde 2013 contiene ese tipo de disposiciones”, precisó. En la actualidad, una cuarta parte del valor del comercio en ese tipo de acuerdos corresponde al ámbito de dichas disposiciones, las cuales hasta mediados del decenio de 1990 eran prácticamente inexistentes.

En cuanto a la naturaleza de las disposiciones de los acuerdos analizados, el informe indicó que en la mayoría “se basan en el compromiso de que las partes no rebajen sus normas laborales ni renuncien a su legislación laboral para impulsar la competitividad”. Estas cláusulas también buscan “fomentar el aumento de la capacidad, y en algunos casos, mejoras de las condiciones de trabajo a escala sectorial”, sostuvo el estudio.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés