El Economista - 70 años
Versión digital

mar 04 Oct

BUE 13°C
Versión digital

mar 04 Oct

BUE 13°C

AAEP 2017: hacia una disciplina más aplicada

La reunión mostró un saludable sesgo hacia los trabajos aplicados, y muchos se destinaron a descifrar mejor el funcionamiento de la economía argentina

21-11-2017
Compartir

Por Pablo Mira Economista

Se celebró entre el miércoles y el viernes pasados una nueva Reunión de la Asociación Argentina de Economía Política (AAEP), que nuclea un conjunto diverso de contribuciones de economistas de universidades locales. Se presentaron alrededor de 160 artículos (algunos de ellos presentados como posters), y como todos los años se conformaron mesas de debate y conferencias de invitados extranjeros.

Los papers versaron sobre diversos temas de la macro y la microeconomía, pero lo que llama la atención es la creciente irrupción de trabajos descriptivos, empíricos y econométricos, que fueron amplia mayoría frente a los puramente teóricos. Esta tendencia no ocurre exclusivamente en nuestro país. La profesión ha observado en las últimas décadas un cambio de dirección en la lógica de la investigación, con una mayor preocupación por evaluar más y mejores datos, no solo con el objetivo de testear teorías instituidas, sino además para identificar nuevas relaciones, basadas en las observaciones concretas, y no tanto, en las grandes teorías.

Otra tendencia saludable son las progresivas aplicaciones de las investigaciones a Argentina. Varios trabajos reconocen directa o indirectamente que nuestro país es un caso particular al que no siempre pueden aplicarse los marcos analíticos pretendidamente universales desarrollados en el exterior. También se percibe una preocupación por estudiar la temática social, teniendo en cuenta que al estancamiento económico que sufrimos desde 2012 se ha sumado la inquietud por la pobreza y la indigencia, fenómenos que no ceden, y que es necesario entender para luego encarar el desafío de solucionarlos.

La propensión a discutir cuestiones empíricas y descriptivas se extendió a las conferencias especiales, tradicionales en las reuniones. Por ejemplo, Ernesto Rezk remarcó en su exposición que durante la crisis de 2007-2009 fueron virtualmente “tiradas a la basura” las teorías que predecían que la política fiscal era inefectiva o perjudicial para tratar estas perturbaciones. En otra conferencia muy interesante, el profesor invitado David Hendry propuso automatizar al máximo los procesos de investigación económica, tanto en lo empírico como en lo teórico. El econometrista Walter Sosa Escudero, mientras tanto, discutió las realidades del fenómeno de Big Data y defendió el giro epistemológico de la economía hacia el inductivismo y el análisis descriptivo sofisticado.

Y como siempre ocurre, el plato fuerte de la reunión fue el panel de análisis de coyuntura (¿hay algo más aplicado que la coyuntura?), que estuvo a cargo de tres pesos pesados. Miguel Angel Broda alertó sobre la profundización de los déficit gemelos y la tibieza de algunas propuestas de reforma del oficialismo. Si bien pronosticó un buen primer semestre para 2018, se mostró algo escéptico sobre el inicio de un proceso sostenido de crecimiento. Juan Carlos De Pablo también llamó a profundizar las reformas en un momento políticamente favorable al Gobierno, y pidió una participación más activa de los economistas expertos en el proceso de toma de decisiones. Finalmente, Daniel Heymann alertó sobre el “eterno retorno” de la restricción externa, que sigue estando presente como fenómeno estructural de la economía argentina. Consideró que es necesario ahondar en medidas que contribuyan a expandir las exportaciones, debido a la estructuralmente elevada elasticidad-crecimiento de nuestras importaciones. En cuanto al déficit fiscal, se inclinó por suavizar la transición hacia el equilibrio, intentando cerrar la brecha lentamente a través de la mayor recaudación fruto del crecimiento, minimizando así los costos sociales del ajuste.

La reunión de la AAEP, así, siguió mostrando un saludable sesgo hacia la presentación de trabajos aplicados, y muchos se destinaron a descifrar mejor el funcionamiento de la economía argentina y sus particularidades, que son muchas. Mantener la perspectiva autocrítica, el debate y la visión local son condiciones ineludibles para lograr que la profesión mejore sus aportes para contribuir a sacar al país adelante.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés