2012 y 2002

10 años después, una medida similar.

09-05-2012
Compartir

El Gobierno sacó del kit de herramientas un instrumento creado y utilizado en la época de Eduardo Duhalde: los exportadores deben liquidar las divisas en no más de 15 días. Muchos se sorprendieron de ver una disposición similar a la de diez años atrás: el Ministerio de Economía modificó los tiempos de liquidación de exportaciones dejándolo en tres plazos (antes seis).

La norma fue complementada por la Comunicación «A» 5.300 del BCRA, que fijó un plazo de 15 días hábiles como máximo para entrar los dólares por el mercado de cambios. Y en los casos de los que venden a más plazo, por ejemplo 90 días, queda vigente este período de 15 días para entrar las divisas. El espíritu de la disposición es como el de la 3.473 del 9 de febrero de 2002, comentan cerca de la oficina de Control de Cambios del Banco Central.

Claro que el contexto es muy diferente. Habían transcurrido apenas unas semanas tras la devaluación de 2002 cuando el equipo económico de Duhalde tenía que sí o sí conseguir los dólares (cuanto antes) para sostener el tipo de cambio y la estabilidad financiera. Y entonces dictaron la norma.

Quince días

El tema no afecta a las cerealeras pero sí a la mayoría de las industrias. Un cálculo privado señala que el impacto será sobre el 64% de las exportaciones. La nueva normativa acortó los plazos para liquidar las divisas cuando en la mayor parte de las operaciones el plazo de cobro es mucho más extenso que el definido la semana pasada por el Gobierno.

Este descalce de plazos entre el cobro efectivo de una venta y la liquidación de los dólares por el mercado oficial de cambios dejaría a muchas empresas directamente fuera de competencia. La medida de Economía y el Banco Central complementa otra exigencia, vigente desde 2008, según la cual si un exportador cobra antes del plazo de 360 días en una cuenta de una entidad financiera del exterior, tiene diez días hábiles para transferir esos fondos a una cuenta de corresponsalía de una entidad financiera local. A partir de esta modificación, éste último plazo se mantiene y se le agregan 15 días hábiles para liquidar los fondos en el mercado local de cambios.

¿Tan grave es todo?

La decisión provocó incertidumbre entre los empresarios. Para seguir exportando tendrán que anticipar los dólares e ingresarlos en el mercado local ya que en la mayoría de los casos los importadores en cada país están lejos de pagarle a 15 días. Pero la medida también causó inquietud entre los economistas privados: ¿tan sombrío es el panorama que el Gobierno tiene en la cabeza para los próximos meses? ¿Por eso mismo quiere asegurarse los dólares ya mismo y no dejar que transcurra más el tiempo?

En el Ministerio de Economía creen que la desaceleración será profunda y si no hacen nada al respecto entonces el crecimiento del nivel de actividad será bajo. Por eso han tomado una batería de medidas (ver aparte). La decisión de Economía refleja el apuro por conseguir el mayor ingreso de divisas posible en el tiempo más corto. Si bien el Central viene comprando muchos dólares, en las últimas dos semanas hubo mayor presión cambiaria por lo que la entidad que preside Mercedes Marcó del Pont dejó de comprar grandes cantidades diariamente.

Sin cambios

Todavía hay dudas sobre el impacto que tendrá en la economía las mayores trabas a las importaciones y cómo afectará a los exportadores la obligatoriedad de liquidar las divisas en 15 días. Según las estimaciones de la Unión Industrial Argentina pareciera que no tanto porque nada revertirá un fenómeno estructural que subyace a la demanda de dólares. En la UIA proyectan un rojo externo (para el sector) de U$S 28.000 millones. En 2011 había llegado a U$S 31.000 millones. Claro que el año pasado la actividad creció por encima del 6% y para este año lo haría entre 1% y 3%.

(De la edición impresa)

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés