El Economista - 70 años
Versión digital

lun 25 Oct

BUE 18°C

Versión digital

lun 25 Oct

BUE 18°C

Tesoro y BCRA

¿Un cambio de política?

23-03-2012
Compartir

(Columna del economista Jorge Ingaramo)

La recaudación tributaria del Estado nacional fue buena en enero de 2012. Aún descontando el efecto del aguinaldo en el Sistema de Seguridad Social, la recaudación de AFIP alcanzó $ 36.518 M (28,3% interanual), con muy buena recaudación por fuente interna del IVA (36% más). Se sabía que en febrero las cosas empezarían a complicarse para el Tesoro, ante el enfriamiento de la economía y los menores Derechos de Importación. Podría haber mantenido una pauta expansiva del gasto, como la que venía llevando hasta enero. En ese mes, si bien pagó $3.437 M por intereses, tuvo un déficit financiero de $ 2.815 M, pese al excedente corriente de $ 2.325 M del Sistema de Seguridad Social.

Aparentemente, a estar por los números de Hacienda, cambió su política de gasto. Así, en febrero, registran bajas nominales los siguientes rubros: Gastos Corrientes: 18%, de los cuales Remuneraciones y Bienes y Servicios cayeron 9,7 y 24,3%, respectivamente. Prestaciones de la Seguridad Social: 5,9%. Transferencias Corrientes: 17,6%, entre las cuales, al Sector Privado (subsidios) 16,7% y al Sector Público 20,3% (las que van a provincias y Ciudad de Buenos Aires caen 47,4%). Nótese que, si bien se pagaron muchos menos intereses (U$S 603,4 M), el superávit económico corriente creció a más del doble (107,8%). Finalmente, como los Gastos de Capital también cayeron 14% (entre ellos bajaron 24,7% las transferencias a las provincias y CABA, por este concepto), el resultado primario pasó de un déficit de $ 2.815 M en enero a un excedente de $ 95,5 M. El excedente financiero fue de $ 94,6 M.

Salta a la vista que el ajuste abarcó prácticamente todos los rubros susceptibles de tales decisiones de política. Ahora, compararemos recursos y erogaciones de febrero pasado, con las de hace un año, teniendo en cuenta que uno esperaría un crecimiento de al menos 27,5% nominal, resultante de 2% de crecimiento real y aproximadamente un 25% de inflación (Made in Congreso). Los resultados de la comparación dan: Ingresos y Gastos Corrientes crecieron al 25,8 y al 27,9%, respectivamente.

Los Recursos Tributarios subieron 31,1% y los de la Seguridad Social 28,7%.El Tesoro recibió menos de un tercio de Ingresos por Rentas de la Propiedad (transferencias intra-Sector Público).Las Remuneraciones subieron 28,3%, pero el Gasto en Bienes y Servicioslo hizo apenas 20,9%. Las Prestaciones de la Seguridad Social crecieron 33,9% y eso que aún no se efectivizó el ajuste previsional, que recibirán los beneficiarioscon los haberes de marzo. Las Transferencias Corrientes crecieron al 16,5%, entre las cuales las destinadas al Sector Privado lo hicieron al 18,7%. Las provincias ylos municipios recibieron 17,2% menos que hace un año. Los Gastos de Capital son lo más discordante, ya que crecieron 42,1%, entre los cuales la Inversión Real lo hizo al 73,8% mientras que las Transferencias a las Provincias aumentaron 50,6%. Finalmente, Ingresos y Gastos Primarios crecieron (interanual) 25,8 y 29,4%, respectivamente.

Está cambiando, aunque no demasiado, la pauta de gasto que todavía sigue siendo superior, en términos interanuales, al crecimiento nominal esperado. Pero, cuando se sabeque va a haber menor recaudación,como ocurrió en febrero, se tomanmedidas de reducción nominal como las planteadas más arriba que, casi sin excepción, produjeron bajas en la mayoría de los gastos corrientesy de capital. ¿Habrá llegadola sintonía fina?

¿Y por el Banco Central?

La base monetaria se redujo en el5,8% entre enero y febrero, principalmentepor una caída en el circulante,de 1%, y por una reduccióndel 22% en los encajes de depósitosen cuenta corriente, registrados porel Banco Central, ya que es evidenteque hay un aumento en los depósitosa plazo fijo (que no forman partede la base monetaria), en detrimentode los depósitos a la vista. Siuno tiene en cuenta que el precio deldólar cambió 8,2% en un año, las tasas,medidas en dólares, son positivas. Nominalmente las de febreroson menores a las de enero. Las dedepósitos a plazo fijo rondan el12,5% anual (casi 4% real en dólaresoficiales).

El indicador M1, que incluye lascuentas corrientes, declinó, comoera previsible, 3,4% intermensual.Algo similar ocurrió con M2, que incorporalas cajas de ahorro en pesos:2,3% de baja. Estas modificacionesen los agregados monetariosresponden a una caída del 6,5% enlos depósitos a la vista y una subadel 7,7% en los depósitos a plazo,una modificación que incentiva elahorro en pesos.

Si las comparaciones se hacen confebrero de 2011 y, teniendo en cuentael mismo crecimiento “esperado”en el acápite anterior (27,5% interanual), las subas no son tan alentadoras:

Base 27,9%.

Circulante 32,1%.

M1 28,9%.

M2 29,5%.

M3 (incluye todos los depósitos enpesos) 29,8%.

Sirva para consuelo, que los agregadosbase y circulante crecían en diciembre, al 34,4 y 38% interanual. La acumulación de reservas fue, en febrero, apenas del 0,5%, mientras que los stocks de LEBAC y NOBAC, crecieron la friolera de 8,3%. Estos títulos, que rinden el 13,5% anual, pasaron de representar 49,1% de la base monetaria en febrero de 2011, al 32,5% en enero de 2012 ya que, durante ese período se perdieron reservas sistemáticamente y bajó la necesidad de esterilizar liquidez. Lamentablemente, la desconfianza, la suba de la tasa de interés y la necesidad de mostrar algún aumento en los activos externos, hicieron que el ratio mencionado creciera del 32,6 al 37,5% en sólo un mes.

En síntesis, puede decirse que en febrerose redujo la emisión para elSector Público Nacional y, merceda un cambio en el portafolio de losdepositantes, bajó la base monetaria y, obviamente, también el circulante,sin que subieran demasiadolas tasas de interés (en realidad bajaron, con respecto a enero). Si los indicadores monetarios evolucionan a nivel interanual en torno al 28%, se estaría justificando una inflación del 25%.Ya no son subas del 34,4 o 38%. ¿Habrá empezado la sintonía fina? En ambos casos, Tesoro y Banco Central, al menos, parecerían corregir algunos excesos.

(De la edición impresa)

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés