Surfeando la ola del día a día

2015 se presenta complicado para el sector privado

19-01-2015
Compartir

(Columna de Juan Pablo Ronderos, economista y gerente de Desarrollo de Negocios de abeceb.com)

Comienza el último año de la administración kirchnerista o, al menos, de gobiernos encabezados por el apellido Kirchner. Empieza un 2015 muy complejo en Argentina, donde la economía y la política marcarán la dinámica. Un ritmo que se prenuncia para nada tranquilo. Las autoridades han logrado acercar el barco a puerto, aunque no en las mejores condiciones. A pesar de la sensación de estabilidad con la que se despidió 2014 y comenzó enero, este año comienza peor que el anterior en materia económica. Y, en este contexto, lo que nos espera es un horizonte de certezas para tomar decisiones que no se extiende más allá de la semana tanto en las empresas como incluso en nuestros hogares. Por no decir del día a día, con todo lo que esto implica a la hora de esperar resultados.

El que demarca esta variable temporal de decisiones es el Gobierno que, acorralado en su propio laberinto, ha decidido jugar con estas reglas de vencimientos inmediatos. Es que luego de un 2014 en el que se acabaron los atajos, en especial el de conseguir dólares en los mercados financieros internacionales, las autoridades enfrentarán los retos de este año administrando día por día.

Ya sin alternativas a mano para evitar reordenar la macroeconomía como condición necesaria para una verdadera estabilidad, el objetivo oficial será administrar las variables para sostener un orden más o menos tolerable. Y sin herramientas ni predisposición para hacer lo que habría que hacer, la única posibilidad es administrar con un horizonte muy corto.

¿En base a qué administrará día a día? Principalmente concentrando el ojo en dos factores: 1) La evolución de las reservas internacionales; y 2) el conflicto social y/o el clima político. El puente entre ambos es el nivel de actividad y el empleo, ya que luego de varios años de restricciones, la oferta local se mueve de la mano de las divisas a las que puede acceder para producir, determinando al final de la jornada cuánto crece la economía y, por ende, cuántos puestos de trabajo se necesitan ?clima político o social?.

Algo de esto ya anticiparon en 2014, en especial en el último trimestre, revirtiendo algunos temores sobre el empleo y clausurando el ejercicio con más divisas en el Banco Central de las esperadas, con estrategias “creativas” como el swap con China y la licitación de 4G. Pero el horizonte de decisión se ha reducido considerablemente a lo largo de estos meses.

Así, todas las decisiones de política económica se tomarán con el foco en estas dos variables, que llamativamente se mueven en sentido contrario. La resolución del conflicto con los holdouts, el nivel del tipo de cambio, las tarifas de los servicios públicos y su efecto en las cuentas fiscales, dependerán de la evolución semanal o diaria de estas variables y su proyección (también de corto plazo). Es por eso que la sensación dominante, que además queda expuesta claramente en el discurso oficial, es que no habrá acuerdo rápido con los tenedores de bonos en default con fallo a favor, sino una negociación larga pero lo suficientemente flexible que se pueda retomar y cerrar en caso de que algo inesperado dispare la necesidad de un acuerdo. También se descuenta que el Banco Central seguirá manteniendo su política de tipo de cambio cuasi fijo como única ancla nominal de la economía, pero sin cerrar definitivamente la puerta a otro “enero de 2014”. Y esperamos que no se modifiquen las tarifas de servicios públicos, al menos mientras la ventanilla del BCRA siga abierta sin poner en jaque el objetivo de llegar a fin de año.

Por supuesto que se trata de una estrategia de costo elevado y riesgosa. Administrar el día a día implica un horizonte muy corto para elegir las mejores opciones de política económica para las autoridades pero también para empresas y para consumidores en materia de producción, inversión y/o consumo. Lo que finalmente termina desalentando el crecimiento. Es en este contexto que en abeceb.com esperamos para 2015 una nueva contracción del PIB real del orden del 0,8% (versus un estimado de -1,5% el año pasado).

Pero, además, con riesgos a una retracción mayor, ya que el margen de error de este modo de gestión es muy alto. En especial cuando todos los indicadores locales muestran un deterioro importante, fundamentalmente el frente fiscal y sus derivaciones sobre la política monetaria, cambiaria y comercial. Y en un mundo cada vez más vertiginoso, donde las principales variables que afectan a nuestro país también se deterioran sin pausa. Como es el caso de Brasil y su anunciado ajuste, con efectos sobre el crecimiento esperado y, por ende, sobre nuestras exportaciones. Pero también tenemos la apreciación del dólar frente a prácticamente todas las monedas emergentes, en particular la de nuestros socios comerciales, la caída en el precio de las commodities (con el petróleo siendo la excepción ya que hoy repercute positivamente para Argentina), y Europa con sus viejos y nuevos problemas, con la amenaza de la salida de Grecia del euro y sus posibles consecuencias.

No son buenas noticias para aquellos que deben conducir sus negocios. Aun cuando en los últimos años la rentabilidad de la mayoría de las empresas no ha sido mala, 2015 se anuncia muy complicado. Será necesario estar muy atentos al día a día, en particular a este trade off entre reservas y clima político, para poder cerrar el año sin sobresaltos. Paradójicamente, la expectativa de cambio de Gobierno es un aliado del actual, ya que muchas empresas siguen sosteniendo empleos y tomando todo tipo de decisiones con el nuevo ciclo que se iniciaría en 2016 en la cabeza, ya que a pesar de que la tarea para el que venga no será para nada sencilla, la sensación generalizada es que lo que viene será mejor sea quien fuere el que gane. Será cuestión de estar bien preparados para surfear la ola de 2015 y llegar a destino, para empezar de nuevo el año que viene.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés