El Economista - 70 años
Versión digital

jue 28 Oct

BUE 30°C

Versión digital

jue 28 Oct

BUE 30°C

"Primavera" cambiaria

¿Cuánto puede durar?

09-11-2014
Compartir

"(Axel) Kicillof se anotó una valiosa victoria táctica con el derrumbe de la cotización del dólar Blue de casi 3 pesos desde su máximo. Desde el gobierno tienden a atribuir este movimiento a la cacería de cuevas y arbolitos que organizó el BCRA con apoyo de Gendarmería. Pero el argumento adolece de un error conceptual: el precio de un bien no puede caer si se reduce su oferta", sostiene Federico Muñoz en su último informe. "En todo caso, esos operativos pudieron haber contribuido a la calma cambiaria en la medida que hayan desalentado la demanda de dólares por los canales blue y CCL. Al reducirse el volumen negociado de esos mercados, el Gobierno encontró mayores facilidades para enfriarlos: en el caso del CCL, mediante ventas de títulos dolarizados propios o de terceros y en el caso del dólar blue, a traves del reciclaje del dólar ahorro", sostiene.

De todos modos, en la gestación de esta fase de calma cambiaria -continúa el informe-, hubieron varios otros factores seguramente más influyentes que las incursiones de Gendarmería en la city. "A saber: i) El refuerzo a las reservas del BCRA derivado del swap con China y el aporte de cerealeras. Con el repunte de las reservas, el compromiso oficial de no devaluar ganó credibilidad. ii) La emisión del bono del Tesoro dollar linked: el novedoso título entregó al público un instrumento de ahorro en pesos con tasas de rendimiento atractivas (dadas las elevadas expectati- vas de devaluación, especialmente si se prevé el levantamiento del cepo a mediano plazo). El título no sólo ofrece a los privados una alternativa al dólar, sino que además reduce la pre- sión que el fisco ejerce sobre el BCRA al demandar fondos. iii) El creciente optimismo en torno a la posibilidad de que en el inicio del 2015 se alcance un arreglo con holdouts; Admitimos que nos sorprendió la magnitud de la caída reciente del dólar blue", explica Muñoz.

Desde ACM sostienen que la emisión del Bonad 2016, y la intención de volver a emitir otro título similar por US$ 500 millones, permiten comprar tiempo pero no solucionan los desequilibrios subyacentes de la economía. Muñoz coincide: "De todos modos, Kicillof no debiera confiarse. Más allá de esta tregua, al Gobierno le queda mucho trabajo todavía para evitar una crisis cambiaria en 2015. En rigor, no han habido progresos en ninguno de los desequilibrios macro básicos (inflación, déficit fiscal, retraso cambiario) que den motivos para el optimismo. La baja circunstancial del dólar blue permite a Kicillof seguir ganando tiempo en pos del objetivo básico que se propuso a comienzos de año: que Cristina llegue al final de su mandato sin crisis".

Desde Empiria hablan de "primavera cambiaria" y detallan una serie de factores que tuvieron que ver con la caída de las brechas. Sin embargo, la primavera terminará más temprano que tarde: "En el 2015, aún suponiendo ingresos de fondos por colocaciones de deuda que seguirían a un eventual acuerdo con los holdouts, los tipos de cambio informales volverían a subir paulatinamente, una vez superado el efecto positivo en las expectativas del regreso al mercado internacional. La razón es sencilla: el atraso cambiario, que seguiría creciendo, llevará a que se descuente que el próximo Gobierno deberá devaluar, por lo que hacia el tercer trimestre todos intentarán cubrirse del riesgo cambiario de la manera que sea, incluyendo los mercados informales en la medida que no haya alternativas disponibles".

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés