El Economista - 70 años
Versión digital

jue 30 Jun

BUE 10°C
Versión digital

jue 30 Jun

BUE 10°C

“Para desarrollarse, el país debe tener algo de inflación”

Entrevista a John Weeks.

08-10-2012
Compartir

El economista británico John Weeks, profesor emérito de la Universidad de Londres, fue una de las estrellas de las Jornadas Monetarias y Bancarias que organizó el BCRA esta semana. El especialista en desarrollo económico dialogó con El Economista y sentenció que “si un país quiere desarrollarse debe aceptar algún grado de inflación”.

“El Banco Central de la Argentina es un líder global y por eso está siendo atacado”, dijo en su presentación. ¿Por qué cree esto?

El nuevo BCRA es un buen modelo para el futuro. En los últimos 30 años, por lo menos, más del 90% de la tarea de los bancos centrales fue la lucha contra la inflación. Para muchos bancos centrales, esa es su única función. Pero es una lucha contra un fantasma. La inflación internacional de los '70 y '80 fue producto de la fluctuación del petróleo y luego por el fin del sistema en el que el precio del dólar estadounidense estaba pegado al oro. Ese proceso terminó en los '90. En los últimos 20 años, desde mi punto de vista, el problema de la inflación se explica por las fluctuaciones en los tipos de cambio como, por ejemplo, el caso famoso de Zimbawe. Ahora, el problema del mundo es el crecimiento y la nueva Carta Orgánica del BCRA se enfoca no sólo en la estabilidad de precios sino también en el crecimiento y la distribución del ingreso. Es un modelo para otros bancos centrales. No es muy diferente al de Estados Unidos: tiene las mismas instrucciones, aunque sí difiere en la práctica.

¿Qué piensa de las críticas que han hecho a la Carta Orgánica, por ejemplo, que es inflacionaria?

Son tácticas políticas propias del juego democrático. Si le preguntamos a cualquier persona si está a favor o en contra de la inflación, todos van a decir que están en contra. Por lo tanto, la inflación es un buen medio de ataque político. Para un país subdesarrollado que encara un proceso de modernización no es posible crecer sin inflación. Lo que hay que discutir es cuánta inflación es necesaria. La Argentina debe cambiar la distribución de los recursos desde el sector primario hacia la industria.

¿Qué implica eso?

Esto implica aumentar los salarios en los sectores menos competitivos. Este proceso tiene una tendencia inflacionaria por naturaleza. A la hora de hablar de inflación también hay que tener en cuenta la inflación importada, que también es importante hoy para un país que importa mucho como la Argentina. Si un país quiere desarrollarse debe aceptar algún grado de inflación.

¿Cuánto?

No hay una cifra exacta ni soy experto en economía argentina, pero mirando otros países similares yo diría que ese nivel debería ser de alrededor de 15%. En los últimos años de la década del '90, la tasa de inflación fue casi 0% pero también el nivel de desarrollo fue cero. Esto fue porque no se logró cambiar los precios relativos y absolutos para conseguir una economía más moderna, eficiente y avanzada.

¿Cuál sería una estrategia antiinflacionaria a su juicio?

Inversión para reducir los cuellos de botella y reducir los costos del transporte, los alimentos y otros bienes. Por eso creo que la Carta Orgánica le permite al Gobierno llegar a un balance entre crecimiento e inflación y, también, apuntalar el crédito a diferentes sectores de la economía. En el caso de Corea del Sur o China, la economía que más crece en todo el mundo, esto es una facultad muy importante. La Carta Orgánica está en línea con la tradición de los países asiáticos más exitosos.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés