El Economista - 70 años
Versión digital

mie 20 Oct

BUE 16°C

Versión digital

mie 20 Oct

BUE 16°C

La inflación se aceleró

En julio fue de más de 2,5%

19-08-2014
Compartir

La coyuntura macroeconómica se complica y empieza a poner en riesgo la transición. El default es un obstáculo más. Pese a la recesión, a la estabilidad cambiaria tras el shock de enero y a la moderación en la expansión monetaria que siguió el BCRA tras la devaluación, la inflación no detiene su marcha: en julio volvió a acelerarse. El encarecimiento de la economía, con la consiguiente pérdida de competitividad, es un problema que se agrava por la reciente baja en los precios de las materias primas, por la falta de crédito externo que seguramente traiga el default y por el acotado nivel de las reservas internacionales con que cuenta el BCRA.

Pese a la insistencia del Gobierno de que la inflación está controlada y muestra una tendencia bajista, la dinámica que muestran los precios es preocupante. De acuerdo a la mayoría de las estimaciones, en julio la inflación volvió a acelerarse al marcar un alza superior al 2,5%, acumulando un incremento de 27%, casi lo mismo que todo 2013. La performance del último mes le pone fin a la desaceleración que se venía registrando desde marzo tras la fuerte suba de enero y febrero por el shock de devaluación, los ajustes de algunas tarifas de servicios públicos y del “efecto Moreno”.

Como se suponía y tal como lo marcan todas las experiencias anteriores, el programa de Precios Cuidados no fue el la política más eficiente para detener la dinámica de los precios. Pero mientras la inflación siguió subiendo, sin un plan creíble para bajarla, el BCRA prácticamente no tocó el tipo de cambio. De hecho, desde el salto devaluatorio de fines de enero hasta el 31 de julio el peso subió apenas 2%, diez veces menos que los precios, con lo que se diluyó la ganancia en competitividad de principios de año ?medida con el tipo de cambio real?. La buena noticia fue que en el mismo período, tanto el real como el euro se apreciaron, lo cual moderó la pérdida del tipo de cambio real multilateral que aún muestra una leve mejora respecto al año pasado.

La pérdida de competitividad agudiza los problemas de la restricción externa, y en especial afecta la industria, principal demandante de divisas. Concretamente, en los últimos doce meses el saldo comercial marcó un superávit de US$ 6.000 millones gracias al agro, que aportó US$ 28.000 millones mientras que la energía tuvo un rojo de US$ 5.500 millones y la industria ?pese a las trabas a las importaciones? tuvo déficit récord de US$ 14.000 millones.

En lo que resta del año, con menor oferta de divisas del agro, sin ingreso de financiamiento externo y con mayores pagos de deuda del sector público, la presión sobre el tipo de cambio y la inflación volverán. En un contexto de demanda neta de moneda extranjera, aumentará la presión sobre el tipo de cambio, pues de lo contrario el BCRA debería vender más divisas (esta última sería una estrategia más peligrosa dado que la caída de reservas agudizaría aún más la salida de capitales, realimentando el proceso).

Pero mientras se esperan menos dólares, habrá más oferta de pesos debido a la mayor emisión monetaria prevista para financiar el déficit fiscal que en el primer semestre se triplicó (entre enero y junio el rojo fiscal llegó a $90.000 millones).

Claramente, con menos dólares y más pesos en el mercado, es difícil pensar que el mercado cambiario pueda permanecer estable. Así, el escenario más probable es que en los próximos meses aumente el ritmo de devaluación y se acelere la expansión monetaria, presionando aún más sobre la inflación, que tendrá un piso de 2% por mes. Vemos así que estamos lejos de resolver el principal problema que presenta la economía. Mientras que hace un tiempo preveíamos que con “sintonía fina” el Gobierno podría ir moderando la escalada de precios, ahora simplemente nos “conformamos” con que no suba mucho más allá del 40% interanual. Si no lo logra, la dinámica inflacionaria tomará un rumbo difícil de torcer.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés