El Economista - 70 años
Versión digital

jue 21 Oct

BUE 25°C

Versión digital

jue 21 Oct

BUE 25°C

La economía llegará "volando" a las elecciones

Proyecciones 2013.

18-09-2012
Compartir

Se sabe que la economía crecerá el año que viene. En 2013 el clima y Brasil jugarán a favor. En los próximos meses la economía funcionará con más dólares. Un cálculo de la consultora Econométrica sostiene que las exportaciones crecerán US$ 10.000 millones. A eso hay 'agregarle' US$ 2.200 millones por el menor pago de la deuda pública en moneda extranjera.

El Estudio Broda estima el crecimiento en 2,8%. Econométrica, 3,5%. El Departamento de Economía del IAE-Universidad Austral, en 3,5%. Y el Estudio Bein, en 5%. La amplitud de las proyecciones es grande. Pero todas señalan el mismo rumbo: el crecimiento económico para el año que viene parece garantizado.

La oferta de dólares podría ser mayor si el Gobierno revierte la apreciación cambiaria y el déficit energético, sostiene el último informe de la consultora Econométrica. La importación de energía se incrementó US$ 1.600 millones este año, “pese al freno económico, la recesión en la industria y la menor cosecha”. Según un trabajo de Ramiro Castiñeira, economista de la consultora, las compras de combustible al exterior se incrementarán US$ 3.900 millones. En 2012 el rojo llegará a US$ 4.800 millones y el año que viene podría ser US$ 9.000 millones. Ahora, ¿qué significa que la economía crezca a una tasa más alta el año próximo?

¿Qué consecuencias habrá? El consumo y, por ende, la recaudación subirán. El Gobierno dispondrá de una caja más holgada. El sector industrial intensificará, como sucede cada vez que la economía acelera su ritmo de expansión, el proceso de sustitución de insumos locales por importados. La necesidad de dólares aumentará. “La combinación de déficit energético y atraso cambiario hace que la elasticidad de las importaciones por cada punto de crecimiento económico aumentará US$ 700 millones a US$ 3.400 millones en 2013, porque la elasticidad de las importaciones energéticas crece 46% y las no energéticas al 20%, ambas respecto al 2011”, expresa Castiñeira. La elasticidad de las importaciones es un término que señala el incremento de la demanda de productos importados por cada punto de aumento del producto bruto.

Para Castiñeira las consecuencias del aumento de la tasa de actividad son inevitables: “Una suba de 3,5% del PIB agota los nuevos dólares que ingresan a la economía porque aumenta la elasticidad. Esto pondrá la economía frente a la restricción externa a fines de 2013”. Los especialistas en temas agrícolas calculan que Estados Unidos no debería sufrir una sequía al año próximo. Y la cosecha argentina debería ser superior a la actual. El consenso de economistas cree que la soja podría dejar entre US$ 2.800 millones y US$ 3.000 millones de retenciones en 2013. “El financiamiento del BCRA al Tesoro bajaría de 3,5% del PIB este año a 2,5% del PIB el año entrante”.

Antes de las elecciones

Juan Llach, director del Departamento de Economía del IAE, dice que la reactivación de la economía se manifestará “de manera evidente” sólo en el primer semestre de 2013. “¡Justo antes de las elecciones!”. El economista vaticina que el precio de los granos muy probablemente se mantendrá cerca de US$ 500 hasta que los productores del Cono Sur terminen de vender sus cosechas. “El ingreso adicional de divisas para la Argentina puede llegar hasta US$ 16.700 millones de los que US$ 4.500 quedarían para el Gobierno. Tales montos representan 3,6% y 1% del PIB, respectivamente, por lo que su impacto reactivante espontáneo es muy significativo, especialmente en la pampa húmeda. A esto se agregará una política fiscal tan expansiva como le sea posible al Gobierno, lo que implicará un sostenido aumento de la base monetaria que, créase o no, se incrementó cerca del 38% interanual en agosto”.

Por último, Llach cree que el crecimiento global ayudaré levemente menos a la Argentina porque espera una menor actividad mundial. Estados Unidos mantendrá su desempeño pero espera una profundización de la recesión en la zona euro (0,2% a 0,4%). América Latina crecerá 3,2%. “Será una de las zonas menos afectadas, ayudando de ese modo a la Argentina”. La consultora Economía & Regiones, por su parte, difiere de Econométrica. “Aún con una cosecha de soja 10 millones de toneladas más, el flujo de dólares para toda la economía no mejoraría sustancialmente en 2013, ya que el aumento de las importaciones (12%) superaría al incremento de las exportaciones totales (8%), generando una reducción del superávit comercial de US$ 1.516 millones”.

Economía & Regiones prevé que no mejorará sustancialmente el flujo global de dólares hacia la economía. “No se esperan grandes cambios en materia de política económica. El BCRA seguiría financiando al sector público y se seguirían consumiendo reservas. La política cambiaria también proseguiría sin grandes cambios. El tipo de cambio nominal oficial continuaría depreciándose aproximadamente 10 puntos porcentuales por detrás de la inflación y el Gobierno nacional devaluaría diferenciadamente aplicando impuestos sectoriales”.

En este marco, sostienen los economistas de la consultora, “descontamos que no habría relajación de la intervención y las trabas cambiarias, que seguirían igual o se intensificarían marginalmente en 2013”.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés