El Economista - 70 años
Versión digital

lun 06 Feb

BUE 31°C
Versión digital

lun 06 Feb

BUE 31°C

La desaceleración

Y el riesgo de errar el diagnóstico.

27-03-2012
Compartir

(Columna de opinión de Fausto Spotorno, director de OJF & Asociados)

La economía argentina muestra una marcada desaceleración del nivel de actividad. A diferencia de lo que podía pasar en la década del '90, las restricciones al crecimiento económico no vienen dadas por la demanda agregada sino por la tasa de expansión de la oferta. La demanda agregada se ha estado incentivando fuertemente a través de la emisión monetaria y de la expansión del gasto público y eso ha hecho que la demanda crezca por encima de la tasa de expansión potencial de la oferta. En otras palabras, a través de políticas económicas expansivas se ha empujado el crecimiento de la demanda por encima de lo que puede crecer la producción local.

El resultado es una economía recalentada. ¿Qué implicancia tiene una economía recalentada? En esta coyuntura el exceso de demanda provocada artificialmente por la emisión monetaria, por ejemplo, genera inflación e incrementa las importaciones. El problema es que a la larga, la inflación reduce incentivos a ahorrar, distorsiona y desincentiva la inversión y el crédito de largo plazo, todo lo cual lleva a reducir el crecimiento potencial de la oferta, lo cual tiende a reducir la suba de la actividad económica y a acelerar la inflación.

Para la Argentina es fundamental tener este diagnóstico correctamente. Porque ante una desaceleración de la actividad económica, también se frena la recaudación y empeoran las cuentas públicas. Ante lo cual, se puede caer en el error de intentar reactivar la economía y financiar al Fisco mediante emisión monetaria. Pero en una economía recalentada, tal política puede ser contraproducente. Una política económica expansiva actúa, principalmente, incentivando la demanda agregada, en especial, la política monetaria, cuando lo que se necesita hoy es incentivar la oferta.

En el comienzo del 2012 la desaceleración de la economía, debido a las limitaciones de la oferta se está haciendo más evidente y, claramente, las trabas a las importaciones no ayudan porque reducen directamente la oferta. Este cambio de tendencia se puede empezar a ver en varios indicadores relativos al comercio, industria, crédito e inversión, que reflejan que el país abandonó el crecimiento a tasas elevadas para hacerlo a un ritmo más moderado e incluso podría estar encaminándose a una recesión. El Indice Líder de la Universidad Di Tella busca anticipar no sólo un cambio en la tendencia en el ciclo económico sino la eventualidad de una posible recesión. El dato de diciembre registró una caída de 2,7 puntos porcentuales respecto al mes anterior constituyéndose en la segunda contracción consecutiva.

Sin embargo, el dato más llamativo es que la probabilidad de que la economía entre en recesión supera el 70%. Con excepción de 2004, cada vez que el indicador se situó por arriba de 80%, la proyección se cumplió. O sea, existen altas probabilidades de que la desaceleración de la economía termine configurándose en una recesión. Este no es el único indicador que viene señalando desde hace unos meses una desaceleración en el nivel de actividad de la economía argentina. Algunos indicadores de consumo muestran lo mismo. De acuerdo con las cámaras que representan al sector, este fenómeno ya está empezando a evidenciarse. En enero de 2012 las ventas minoristas, medidas en cantidades, crecieron 5,7% frente al mismo mes de 2011, mientras que un año atrás, la tasa interanual fue de 9,3%, según informó la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

Asimismo, es probable que esta tendencia se intensifique desde marzo, cuando suban las boletas de los servicios básicos. Asimismo, también el instituto de estadísticas oficial reveló una marcada desaceleración en el consumo. Siendo que las ventas en los centros comerciales tuvieron en enero una caída de 1,6% mensual considerando la medición desestacionalizada, y registraron un aumento de 22,1% anual en términos nominales, dato que, en función de la inflación real, evidenciaría una contracción de las ventas de 1,4% anual en enero. En este contexto, de acuerdo con el IGA-OJF, la economía en el período enero-febrero creció 2,9% anual, impulsada principalmente por las actividades de intermediación financiera que en el primer bimestre del año evidenciaron un incremento del 21% anual.

Por otro lado, los sectores de agricultura y ganadería, crecieron en conjunto 1,7% en dicho período. Esta cifra se vincula mayormente al dinamismo de las actividades ganaderas, mientras los datos agrícolas han mostrado cierto deterioro. Finalmente, la actividad manufacturera se expandió un 1,6% anual en enero durante el primer bimestre, de acuerdo con el IPI-OJF. Este resultado se vinculó a la fuerte desaceleración de la industria automotriz. En particular, y a pesar de que hay que tener en cuenta las paradas técnicas, la producción de automóviles creció a un ritmo promedio del 3% en ese período. A esto se le suma el dato que proviene del Indec que confirmó la desaceleración de la actividad industrial durante enero, evidenciando un magro crecimiento del 2%.

Por otra parte, los datos de capacidad utilizada continúan mostrando señales de recalentamiento. En los últimos 18 meses la capacidad utilizada mensual de la industria se ubico en 9 ocasiones por encima del 80%, cosa que sólo ocurrió 6 veces durante los 23 años anteriores. En conclusión, todo indica que este año la economía tenderá a desacelerarse por las limitaciones de la oferta de bienes y servicios. En este contexto intentar incentivar la demanda mediante emisión monetaria o restringir la oferta mediante trabas a las importaciones puede ser contraproducente. El camino debería estar vinculado a estimular la oferta agregada a través de la inversión y el ahorro y esto requiere credibilidad, estabilidad económica, reglas de juego transparentes, regulaciones estables y eficientes, seguridad jurídica, o por lo menos la indicación de que la economía va en ese rumbo.

(De la edición impresa)

últimas noticias

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés