El Economista - 70 años
Versión digital

mar 19 Oct

BUE 17°C

Versión digital

mar 19 Oct

BUE 17°C

La batalla por los dólares

Especuladores y medidas desacertadas

22-03-2013
Compartir

Imposible no seguir la evolución del dólar en el mercado informal. Aunque el Gobierno le quita relevancia y advierte que es un solo un precio más para la economía, su impacto sobre la actividad general es inevitable. La Argentina atraviesa momentos difíciles. Hay mucha desconfianza en el mercado local, las inversiones productivas están paralizadas, y los vaivenes de la divisa marcan la presencia de debilidades macroeconómicas que hace tiempo persisten, pero ahora se hacen más evidentes y convierten nuevamente a la Argentina en un país expuesto a los golpes financieros.

La cotización del blue llegó a tocar los $9 y por momentos siquiera las cuevas vendían dólares.

Los intentos por pesificar la economía, si bien parecía que con tiempo y confianza podían funcionar, quedaron truncados con la escalada de la divisa que vuelve a liderar, junto a la inflación, los temas de preocupación de los argentinos. Un sector de referencia para evaluar hasta dónde la pesificación del pensamiento económico se instala es el inmobiliario: hoy compradores y vendedores vuelven a ver cómo se frena la dinámica de operaciones que más o menos se venían acomodando a la regla de pautar en pesos.

El Gobierno responsabiliza a los especuladores financieros que, ciertamente y cada vez que pueden, atentan contra la estabilidad de la moneda alentando devaluacionesen en busca de sus propias ganancias. La Argentina es víctima una y otra vez de esas operaciones.

Pero también, producto de una secuencia de medidas económicas desacertadas, el país fue perdiendo el mejor activo para combatir a los buitres internos: las reservas, que se acercan a los US$ 41 mil millones y están en el nivel más bajo de los últimos seis años. Escasean los dólares en el Banco Central y eso deja el terreno libre para operaciones especulativas, obligando a aplicar medidas más y más restrictivas para cerrar todos los grifos.

La economía así está confusa. Los pronósticos de crecimiento para este año vuelven a ajustarse hacia abajo. El empleo no crece. Y la inflación sube. El tiempo dirá si la soja en 2013 alcanzará para abastecer al mercado en un contexto donde por todos lados los dólares se van. Aunque por la dinámica que tomó el mercado cambiario, tampoco con eso parece alcanzar. ¿Habrá medidas económicas para restablecer la confianza y reimpulsar el desarrollo argentino? ¿O seguiremos en manos de la especulación?

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés