El Economista - 70 años
Versión digital

mar 28 Jun

BUE 11°C
Versión digital

mar 28 Jun

BUE 11°C

La Argentina y el mundo

La "nueva normalidad" vs. la soja y Brasil

12-10-2012
Compartir

El impacto del contexto global en la economía argentina ha producido, como tantos otros debates, posiciones opuestas en el país. Por un lado, están quienes resaltan esa incidencia y tienen de frase de cabecera “el mundo se nos cayó encima”. Por el otro, están quiénes creen que el impacto del contexto externo ha sido neutro, o incluso positivo, para el país y sostienen, en cambio, que el freno de la economía corresponde a errores internos. Como muchos otros debates, sigue sin saldarse. Intentemos actualizar el debate con las nuevas tendencias de la economía mundial.

Para Juan José Llach, “el viento es de frente”, es decir, el mundo está jugando en contra. Los motivos son varios: se cortó la seca en EE.UU., cedió la especulación en commodities ?que suele agregar 20% al precio 'genuino'- y los granos bajaron más de un 10%. “Pero esto fue apenas una brisa comparada con otras cuestiones que llevaron al viento a virar, por ahora, de frente. Es que cada vez son más abundantes los signos de una 'nueva normalidad' de crecimiento bajo en los países desarrollados ?muy bajo en Europa? y más moderado en los países emergentes”, sentencia Llach en el último informe del IAE Business School. Es una visión que comparten muchos en el Gobierno. “La crisis mundial viene para largo”, dijo Mercedes Marcó del Pont al inaugurar recientemente las Jornadas Monetarias y Bancarias del BCRA.

Agrega Llach: “Las 'tasas chinas' a las que creció la Argentina la mayor parte de los últimos años dependieron no poco de un mundo creciendo al 5% anual, valor insostenible porque estaba anormalmente apalancado por endeudamiento. Por tanto, la 'nueva normalidad' de un mundo creciendo a 3%/3,5% no nos será inocua. No sólo crecerán menos los desarrollados sino, por arrastre, también algo menos los emergentes que, como venimos diciendo hace años, son los clientes más estratégicos de la Argentina en tanto aportan cerca del 90% del aumento de la demanda de nuestros productos agropecuarios, pesqueros o mineros”.

No todos sus colegas comparten esta visión, al menos en lo referido a 2013. Según Miguel Braun, director ejecutivo de la Fundación Pensar, el mundo será el gran impulsor del alza del crecimiento esperado para la Argentina en 2013. Por dos motivos: se espera una mejora del ciclo económico en Brasil y los precios de los alimentos están en niveles récord. La correlación de los ciclos económicos de Brasil y la Argentina es muy elevado, y prácticamente todos los analistas creen que la economía brasileña está dando claras señales de recuperación. Esto es un buen dato para los sectores exportadores y, especialmente, para la industria automotriz y metalmecánica.

“De acuerdo con nuestras estimaciones econométricas, 1 punto porcentual (p.p.) de crecimiento de Brasil generaría un aumento de las exportaciones de automotores de entre 3,5 y 4,1 puntos porcentuales. Paralelamente, su impacto sobre las exportaciones totales sería de entre 1,4 p.p. y 1,8 p.p. por punto de crecimiento. La industria sería el sector económico más beneficiado por el repunte de Brasil, ya que su producción tendería a mejorar entre 1,4 y 1,8 p.p por cada punto de crecimiento de nuestro socio comercial”, sostiene la consultora Economía & Regiones.

Según la consultora, además, es esperable que se revierta, al menos parcialmente, la racha bajista a la cual ingresó la soja a mediados de agosto. Los motivos son el QE 3 (que debilita al dólar y afirma las commodities) y que se liquidará la soja americana (y no habrá hasta que se coseche la producción sudamericana). Por eso, al menos en 2013, no son pocos los economistas que creen que el viento de cola, si bien moderado, seguirá soplando.

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés