El Economista - 70 años
Versión digital

sab 03 Dic

BUE 21°C
Versión digital

sab 03 Dic

BUE 21°C

India: Namasté a los negocios

Un vínculo bilateral de creciente relevancia.

04-11-2011
Compartir

(Artículo de Gabriel R. Molteni, economista jefe de la Cámara Argentina de Comercio -CAC-)

Namasté es una expresión de saludo de Asia del sur, originaria de la India, que se utiliza tanto como el hola y el adiós del idioma español, para saludar, despedirse, pedir, dar gracias, mostrar respeto o veneración y para rezar. Normalmente se acompaña por una inclinación ligera de la cabeza hecha con las palmas abiertas y unidas entre sí, ante el pecho, en posición de oración. La necesidad que tiene hoy la Argentina de continuar expandiendo sus exportaciones y mercados, diversificándolos, hace que sea imprescindible explorar las oportunidades que ofrece este importantísimo mercado ?más allá del aceite de soja?, en virtud del acuerdo Mercosur-India que entró en vigencia en junio de 2009. Por ello, India: namasté a los negocios.

Analicemos a continuación la importancia de la economía india y la evolución de nuestro comercio internacional con este país para destacar algunas oportunidades comerciales. La República de la India es el séptimo país más extenso y el segundo país más poblado del mundo, y su PIB ?medido por la paridad del poder adquisitivo? es el cuarto más grande del mundo. La economía india, luego de haber seguido una estrategia de desarrollo hacia adentro (sustitución de importaciones) entre las décadas del '50 y el '80, giró hacia una economía de mercado con las reformas económicas adoptadas a principios de los '90, que hicieron énfasis en el comercio exterior y la inversión como motor de la economía. Como consecuencia de esta estrategia orientada hacia afuera, durante la última década (2001-2010) la economía india creció a una tasa anual del PIB de 7,54%, convirtiéndose en una de las economías mundiales de más rápido crecimiento, junto a países como China y Brasil.

Es así como su PIB ha superado el billón de dólares (trillion economy) con un sector agrícola mayormente autosuficiente, una base industrial diversificada y un sector financiero y de servicios con una importancia relativa creciente. En términos de producción, en 2010 el sector agrícola representó el 18,5% del PIB, la industria el 26,3 % y el sector de servicios el 55,2%. Los principales productos agrícolas y ganaderos incluyen el arroz, el trigo, las semillas oleaginosas, el algodón, el yute, el té, la caña de azúcar, las papas, los búfalos de agua, las ovejas, las cabras, las aves de corral y el pescado. Las principales industrias son la textil, los productos químicos, el procesamiento de alimentos, el acero, los equipos de transporte, el cemento, la minería, el petróleo, la maquinaria y el comercio de software.

Cabe destacar que la economía india se ha convertido en un polo de atracción de inversión extranjera directa en la última década ?mientras que en los '90 ingresaron U$S 1.871 millones al

año, en la última década este flujo ascendió a U$S 17.734 millones?. En los últimos cinco años,

el promedio se incrementó: ingresaron aproximadamente U$S 30.000 millones anuales en

promedio. Es así como la tasa de inversión (inversión/PIB) pasó del 22,64% en 2001 al 39,20% en 2010. Además, la India cuenta con una de las fuerza de trabajo más grandes del mundo, con

aproximadamente 500 millones de personas.

La India y el mundo

En materia de comercio exterior, durante los últimos diez años, el comercio total de la India se expandió a una tasa promedio anual de 21,7% ?pasando de U$S 100 mil millones a U$S 545 mil millones?muy superior al crecimiento promedio de su economía. De esta manera, la India

incrementó su participación en el comercio mundial: sus exportaciones pasaron de representar

el 0,68% en 1990 al 2,12% en 2010. Asimismo, en relación al PIB, las exportaciones pasaron de representar el 8,09% en promedio para la década del '90, al 12,5% en promedio para la última década. Sin embargo, dada la importancia del consumo interno, la India todavía sigue estando bastante aislada de los shocks externos, tal como quedó demostrado con la crisis de 2009 cuando su economía la exhibió una tasa de crecimiento del 6,8%.

En relación al comercio bilateral de la Argentina con la India, en los últimos diez años éste se expandió a una tasa anual promedio de 22,8% ?manteniendo siempre un saldo favorable a

nuestro país. Nuestras exportaciones crecieron a una tasa mayor de 26% ?pasando de U$S 440

a U$S 1.320 millones en 2010?, mientras que nuestras importaciones lo hicieron al 19% ?aumentando de U$S 150 a 567 millones en 2010?. El año 2010 significó un repunte en el comercio bilateral ?luego de 3 años de caída en las exportaciones y de estancamiento en las importaciones?, donde India ocupó el 20° lugar como destino de las exportaciones argentinas (por encima de Colombia y por debajo de Canadá) y el puesto 21° como origen de nuestras importaciones (por debajo de Uruguay y por encima de Trinidad y Tobago).

El año pasado la Argentina le compró a la India gasóleo; autopartes; vehículos (autos y motocicletas); hilados y químicos (insecticidas) ?explicando éstos un 37% del total de importaciones. Es importante destacar, sin embargo, que el 87% de nuestras exportaciones están explicadas por aceite de soja ?siendo otros productos de exportación el aceite de girasol y cártamo; cueros; maíz; compresores de gas; bombas centrífugas; válvulas; películas para rayos X; desodorantes corporales y extracto de quebracho. De hecho, aproximadamente el 28% de nuestras exportaciones de aceite de soja tienen como destino a la India, lo cual demuestra nuestra dependencia de este mercado que, recordemos, jugó un rol clave al sustituir a China luego de la fuerte caída de nuestras ventas entre agosto 2010 y febrero 2011 como consecuencia de las restricciones impuestas al aceite de soja argentino por parte del gobierno chino.

Esta concentración de las exportaciones demuestra que todavía existe un gran potencial para la

Argentina, sobre todo en virtud del Acuerdo Preferencial de Comercio entre el Mercosur e India

que entró en vigencia en la segunda mitad de 2009 y que todavía no se ha aprovechado completamente.

El análisis de este acuerdo, y sus principales anexos, permite identificar una lista de productos (aproximadamente 900) para los cuales se otorgaron concesiones tarifarias de ambos lados. Los principales productos incluidos en la lista de concesión de India son: carne y productos elaborados en base a carne; químicos orgánicos e inorgánicos; tinturas y pigmentos; pieles y cueros en crudo; artículos en cuero; lana; hilos de algodón; vidrio y cristalería; artículos de acero; piezas de maquinaria; maquinaria y equipos eléctricos; aparatos de óptica, fotografía y cinematografía, entre otros. Por otra parte, los principales productos incluidos en la lista de concesión del Mercosur son: preparaciones alimenticias; químicos orgánicos; farmacéuticos; aceites esenciales; plásticos; caucho y productos de caucho; herramientas e implementos; piezas de maquinaria; maquinaria y equipos eléctricos.

Depende de la implementación del Acuerdo por parte de ambos gobiernos y de nuestros empresarios que se puedan explotar aún más las oportunidades de negocios que se han abierto con el mismo. La relación de nuestro país con la India tendrá, sin duda alguna, cada vez más importancia, tanto por el peso y el crecimiento de la economía india a nivel mundial como por las nuevas oportunidades comerciales que surgen para el desarrollo de nuestro país.

(De la edición impresa)

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés