El Economista - 70 años
Versión digital

mie 08 Feb

BUE 27°C
Versión digital

mie 08 Feb

BUE 27°C

Importaciones y desarrollo

Debates económicos.

13-03-2012
Compartir

Un trabajo del IERAL-Fundación Mediterránea sostiene que las experiencias tanto en la Argentina como en el mundo no permiten recomendar a la sustitución de importaciones como modelo eficiente para el crecimiento de la economía. “En el caso de la experiencia nacional, este tipo de políticas fueron implementadas a fines de la década de 1930 y estuvieron vigentes con distinta intensidad hasta mediados de los '70. De acuerdo a estudios empíricos, la experiencia no resultó muy exitosa ya que contribuyó a la disminución del crecimiento evidenciada por la Argentina durante los años en que estuvieron vigentes estas políticas (1939/1975) respecto de períodos anteriores (1890/1918) donde la economía era más abierta al mundo desde el punto de vista comercial y alcanzaba tasas de crecimiento incluso superiores a economías muy pujantes, como la de Estados Unidos”.

Por el lado de la evidencia empírica internacional, el control y sustitución de importaciones tampoco presenta gran adhesión. La experiencia de los países más exitosos en materia de crecimiento en los últimos cincuenta años, muestra que durante los períodos de alta expansión de estas economías, en todos los casos, el proceso estuvo acompañado por una creciente integración al mundo, expresada en un sostenido incremento de los volúmenes de exportaciones e importaciones en términos del PIB. La fuerte dinámica exportadora requiere el acceso a la más avanzada tecnología, mercados internos altamente competitivos y eficientes como así también acuerdos comerciales con otros países.

Todas estas condiciones se traducen en una creciente participación de las importaciones en la economía (en simultáneo con las exportaciones) como sucedió en los países con mayor crecimiento en los últimos cincuenta años. La actual participación de las importaciones en la economía argentina (16%) es reducida si se toma como referencia a los países de experiencia más exitosa de crecimiento, dice el IERAL. Por lo tanto, intentar reducir este porcentaje podría afectar negativamente la eficiencia de la economía y con ella su nivel de desarrollo.

“Este punto resulta aún más evidente cuando se analiza la composición actual de las importaciones de la Argentina ya que gran parte de las mismas se explican por bienes relacionados a la tecnología y a los insumos productivos como son los bienes de capital, los intermedios y los accesorios. El control a las importaciones difícilmente ayude a la estrategia de desarrollo económico del país. Pero, además, en la medida en que se pretenda continuar con políticas fiscales expansivas y de fuerte incentivo al consumo, estas medidas tampoco ayudarán a cuidar las divisas del balance comercial”.

Por último, el documento del que IERAL ensaya una explicación a lo sucedió en los últimos años. “El principal problema macroeconómico de nuestro país desde hace varios años es la elevada tasa de inflación que, medida por institutos provinciales de estadísticas, multiplica por cuatro a cinco veces el promedio de los países emergentes”.

(De la edición impresa)

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés