El Economista - 70 años
Versión digital

vie 22 Oct

BUE 25°C

Versión digital

vie 22 Oct

BUE 25°C

Importación de gas

Volverá a crecer en 2013.

31-01-2013
Compartir

(Columna de Horacio Lazarte, analista sectorial de abeceb.com)

Como viene sucediendo de manera rotunda desde 2004, el 2012 no fue la excepción en cuanto al desempeño productivo gasífero.En ese período, acumula una caída del 15% producto del agotamiento de las cuencas existentes. Entre esos años, tanto el desempeño productivo como el proceso de incorporación de reservas no resultó aquel que el crecimiento económico demandaba. Así lo demuestra la divergencia entre las tasas de crecimiento de la oferta y la demanda. Esta última tuvo un crecimiento acumulado del 30% y una tasa promedio anual del 3% frente a una caída de la producción del 1,8% promedio anual. Como resultado, el horizonte de producción se redujo a 7,3 años frente a los 17 que poseía a inicios del nuevo milenio.

Naturalmente, el desabastecimiento local tuvo que ser compensado con importaciones desde Bolivia cada vez mayores, pero a precios 3,8 veces el del mercado interno, y 5,7 veces en el caso del gas natural licuado generando un elevado costo en términos de divisas, que afectaron el balance comercial global. De hecho, las compras desde Bolivia le costaron al Gobierno en 2012 unos US$ 1.350 millones, con un incremento de 137% con respecto a 2011.El gas natural licuado (GNL) por barco, en tanto, insumió otros US$ 2.750 millones (43% superiores al 2011).Así, ambas partidas supusieron una erogación por US$ 4.100 millones el año pasado y las perspectivas para este año indican que estos cargos seguirán en aumento.

De cara a 2013, de acuerdo con el crecimiento económico esperado del 3% (frente a un tibio desempeño del 1% del 2012), se espera un incremento tanto de la demanda de gas como de combustibles líquidos, mientras que la oferta de producción local de gas se espera que continúe la tendencia negativa registrada hasta el momento, dados los tiempos de maduración de los proyectos. Bajo estos supuestos, considerando además que los cargamentos de GNL en barco llegarían a 80 frente a 54 del año pasado y el acuerdo con Bolivia de incrementar el flujo en 7 MM de metros cúbicos por día, las Argentina necesitará unos US$ 3.500 millones en el primer caso y cerca de US$ 2.000 para las compras al Gobierno de Evo Morales, lo que implica un incremento del 34% en el costo de importación total de gas en términos de divisas para este año (US$ 5.483 millones frente a US$ 4.100 millones).

La respuesta oficial

Ante esta coyuntura, y después de que el costo en términos de divisas instigó al Gobierno a tomar conciencia del problema, se reconoce, de alguna manera, que no estaban dados los incentivos a la producción que el país requiere, y que para viabilizar proyectos de los prometedores yacimientos no convencionales resulta preciso comenzar a brindar señales más contundentes que en el pasado. Los paliativos brindados en el pasado mediante la implementación del programa Gas Plus no alcanzaron para cumplir con estos objetivos, dado que los resultados no fueron los esperados y la producción siguió cayendo debido al proceso de agotamiento de los pozos. En este contexto, el Gobierno decidió aumentar el precio del gas en boca de pozo a US$ 7,5 por MTBU frente a estar entre US$ 5 y 6 para los proyectos que accedían al Programa Gas Plus y muy lejos de los US$ 2,8 de las cuencas convencionales.

Tiempos de producción

Si bien el aumento a boca de pozos generará mejor previsibilidad y viabilidad a los nuevos proyectos y los existentes, los impactos se relacionan con la actividad perforatoria y de exploración, dado que el interés de parte del sector está, en principio, en conocer la realidad geológica de los yacimientos no convencionales. Por lo tanto, no se espera una reversión del signo de variación de la producción, considerando que un plan perforatorio puede demorar doce meses (como el caso de Chevron), y después hay que ponerlos en producción. Por ello, difícilmente podrán reflejarse efectos productivos de cara a 2013 y las necesidades de recurrir a las importaciones y, por lo tanto, a los dólares necesarios para su adquisición seguirán presentes. En definitiva, más allá de las medidas de rescate, aún quedan pendientes cuestiones de fondo como los alcances del Decreto 1277/12 en cuanto a la definición de “rentabilidad razonable” que se menciona y la disponibilidad de los recursos, como también el acceso a las divisas para la adquisición de insumos, la disponibilidad de equipos perforatorios de origen extranjero y la superposición de facultades entre las provincias y la Nación en cuanto a las definiciones del marco legal tributario. No obstante, tornar viable la actividad de exploración y el renovado interés de parte de los principales operadores mundiales de gas no convencional nos trae la esperanza de que el costo en términos de divisas esta vez no sea en vano y los frutos de la exploración puedan a comenzar a verse a partir de 2014.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés