El Economista - 70 años
Versión digital

lun 18 Oct

BUE 16°C

Versión digital

lun 18 Oct

BUE 16°C

El plan del BCRA

Fortalecer las reservas y evitar una devaluación

06-11-2014
Compartir

Fortalecer las reservas y evitar una devaluación. Esas parecen ser las premisas rectoras de la nueva conducción del BCRA. Y, por ahora, las está logrando cumplir. “Las autoridades redoblaron sus esfuerzos para conseguir divisas. Así, a partir de mediados de septiembre se verificó un 'goteo' de ingresos que parece originarse en la línea del Banco de Francia. Adicionalmente el Banco Central el día 30/10 informó que se había activado el swap de monedas con China”, sostienen desde Empiria Consultores y calculan que “de esta manera, al cierre de octubre las reservas contienen cerca de US$ 1.300 millones de financiamiento de corto plazo”.

“La primavera cambiaria del refuerzo cosmético de reservas se complementó con una fuerte caída de los tipos de cambio informales, en todas sus versiones: CCL, MEP y blue, llevando a reducciones en las brechas cambiarias de alrededor de 20 puntos porcentuales (18% con el blue, 25% con el CCL y 21% con el MEP). De esta manera las nuevas autoridades del BCRA completaron su primer mes con lo que aparentemente sería un rotundo éxito: baja de las brechas cambiarias, stock de reservas que sube por primera vez desde el default, más una fructífera intervención para ayudar en la colocación del Bonad 2016 (dollar-linked), que se sumó al Bonar 2016 (Badlar + 200bps) colocado en septiembre y a su similar colocado a inicios de año, para completar colocaciones del Tesoro por $ 28.350M en lo que va del 2014. Finalmente, el piso de tasas en los plazos fijos minoristas y la exitosa negociación con las cerealeras para que ingresen antes de fin de año unos US$ 1.500M adicionales, completaron el paquete de medidas de las nuevas autoridades”, pero aclaran: “A diferencia de las connotaciones positivas de varias de esas medidas (más allá de que todas tengan aristas discutibles), como las colocaciones del Tesoro, el impulso de mayores tasas para los ahorristas, y las negociaciones con China, Francia y las cerealeras, la caída en las brechas cambiarias no se basa en razones positivas. La caída de las brechas en el CCL y el MEP se debió básicamente a una fuerte represión de la demanda y a la creación de una oferta compulsiva (aseguradoras que debieron liquidar bonos, alguna entidad financiera a la que se 'convenció' de comprar 'dollar-linked', y debió a cambio vender bonos). En el caso del blue, la fuerte persecución llevó a una importante caída en los volúmenes operados, y en ese marco de pocas operaciones, la oferta proveniente del dólar ahorro parece haber sido la principal razón para la caída del precio”.

Si bien el veranito puede seguir un tiempo más, “en 2015, aún suponiendo ingresos de fondos por colocaciones de deuda que seguirían a un eventual acuerdo con los holdouts, los tipos de cambio informales volverían a subir paulatinamente, una vez superado el efecto positivo en las expectativas del regreso al mercado internacional. La razón es sencilla: el atraso cambiario, que seguiría creciendo, llevará a que se descuente que el próximo gobierno deberá devaluar, por lo que hacía el tercer trimestre todos intentarán cubrirse del riesgo cambiario de la manera que sea, incluyendo los mercados informales en la medida que no haya alternativas disponibles”.

“Haber conseguido financiamiento asegura la capacidad para evitar una devaluación en lo que queda del año, mientras se espera el retorno a los mercados. Las autoridades parecen dispuestas a evitar a toda costa una devaluación brusca, y podría lograrlo con el acceso al financiamiento relacionado con un acuerdo con los holdouts. Pero sería precipitado dar por seguro dicho acuerdo”, explica el mismo informe. El tipo de cambio solo subió 4 centavos en el primer mes del “nuevo” BCRA. “Aunque es posible que sigan utilizando el tipo de cambio nominal como ancla, es esperable que traten de no incrementar tanto el fuerte atraso cambiario actual”, señalan y ven un dólar a fin de año que podría terminar en $8,72 si deciden acelerar un poco la devaluación o en $ 8,60 si el ritmo se mantiene.

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés