El Economista - 70 años
Versión digital

lun 30 Ene

BUE 25°C
Versión digital

lun 30 Ene

BUE 25°C

"El control de cambios llegó para quedarse"

Entrevista a Carlos Melconian.

06-03-2012
Compartir

¿Qué lectura hace de la decisión de reformar la Carta Orgánica del BCRA?

Comparto la idea de que fue una sorpresa, no tanto el anuncio en sí, sino el haberlo hecho en la Asamblea Legislativa.  Digo que no me sorprendió el anunció en sí porque era un camino ineludible que en algún momento se iba a tomar, tanto desde lo legal como desde lo práctico. En materia de reservas, o sea dólares,  programa monetario y asistencia en pesos al Tesoro, este proyecto representa la formalización de lo que venía ocurriendo.  Esta historia arranca en 2002-2003 y llega, decorosamente, hasta 2006. En ese primer período había simultaneidad entre el superávit del Fisco y factibilidad de usar reservas y asistencia monetaria del BCRA, que casi no se usaban.  En 2008-2009, hubo un punto de inflexión práctico.  Ahí es cuando se empezó a usar las reservas en dólares más asiduamente, así como también el financiamiento en pesos.  El momento más recordado de esta segunda etapa es el desplazamiento de Martín Redrado.  Allí, bajo una definición de reservas que sobraban, o disponibles, a mi juicio mal calculada, el Gobierno se apropia de un monto importante de dólares para pagar la deuda pública y de pesos para recibir asistencia.   Ahora, aún bajo esa definición polémica del Gobierno de reservas de libre disponibilidad, las reservas se han agotado.  Por eso, era evidente que el Gobierno algo iba a hacer. Este proyecto le da al Gobierno y al BCRA una libertad absoluta tanto para el manejo de reservas como para la no programación del programa monetario.  Otra idea que subyace, me parece, es que el BCRA cumpla un papel de banco de desarrollo, algo que la Argentina no tiene.  Esto es un retroceso que puede generar mucha incertidumbre en el sistema financiero. Cuando la desaceleración de la economía llegue con más fuerza, allí veremos la reacción que tenga el BCRA.

¿Cómo ve la situación económica actual?

Se sabía, aún antes de la reelección de Cristina, cómo iba a ser este mandato. Algunas de las medidas que se tomaron después del 23 de octubre ya estaban escritas.  Una de ellas, es el control de cambios. En los últimos 4 años se fugaron U$S 80.000 millones. Otra cuestión es la relacionada con la expansión del gasto y los subsidios, donde se navega más confusamente que en el tema del control de cambios.  Es un tema que lleva 4 o 5 años. La otra cuestión es la salarial.  El intento de nominalidad al 18%, que un colega mío le acercó al Gobierno, está terminado.

De todas maneras, las alzas salariales que se acordarán este año serán, en promedio, inferiores a las de 2011.

Es verdad, pero porque el año pasado las alzas fueron de 33%.   El punto es que la nominalidad al 18% sin corregir desvíos fiscales y monetarios fue una fantasía que demostró que no será posible.

¿Se puede anticipar que pasará con el crecimiento este año?

En los próximos 60 días se juega el nivel de actividad del año.  El nivel de actividad se ha estancado, pero hay que tener en cuenta que estamos en enero y febrero.  Marzo y abril van a terminar demostrando si el frenazo de los dos primeros meses ha sido un resabio del control de cambios, el cerrojo importador y otras medidas con impacto recesivo o si la desaceleración llegó para quedarse y tendremos un año de crecimiento muy tranquilo.

¿Cómo seguirá el mercado cambiario?

El mercado cambiario está obstruido. A mi juicio, el control de cambios es irreversible y llegó para quedarse.  La única manera de salir de este esquema es con confianza y no veo que el Gobierno pueda brindarla. Al menos, en el corto plazo.  Es más, veo que entra más gente al baile del control.  Recordemos que esto empezó con el atesoramiento de dólares, luego se expandió al comercio exterior y verbalmente a las utilidades y dividendos y las regalías. También está impactando en el mercado inmobiliario.  Si la inflación no baja de los dos dígitos, es muy difícil que la devaluación le gane a los precios. ¿Cómo hace la Argentina para que el tipo de cambio real suba 5%? Si la inflación es de 22%, ¿cuánto va a subir el tipo de cambio? ¿28%?  Estamos complicados.  Se ha dificultado hacer una devaluación real en la Argentina.

últimas noticias

Lee también

Seguí leyendo

Enterate primero

Economía + las noticias de Argentina y del mundo en tu correo

Indica tus temas de interés